VOL­TA CO­MU­NI­TAT VA­LEN­CIA­NA

Tras dos años de se­quía y cua­tro de su úl­ti­ma -y úni­ca­ron­da por eta­pas, el del As­ta­na se re­en­con­tró con la vic­to­ria en una sen­sa­cio­nal Vol­ta a la Co­mu­ni­tat Va­len­cia­na. Su com­pa­ñe­ro Pe­llo Bil­bao, ter­ce­ro, y Val­ver­de, se­gun­do, le acom­pa­ña­ron en el po­dio.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Des­de Va­len­cia Ai­na­ra Hernando Fo­tos Luis Án­gel Gómez/Pho­to Go­mez Sport

Se­gun­da ron­da pa­ra Ion Iza­gi­rre.

Una cur­va. El sue­lo mo­ja­do y el as­fal­to pro­pio del cen­tro de una ciu­dad eu­ro­pea, Düs­sel­dorf. Acei­te en la ca­rre­te­ra, res­ba­la y de re­pen­te, en una mi­lé­si­ma de se­gun­do, to­do cam­bia: ¡Pam! Al sue­lo. Y pa­ra cuan­do se le­van­ten, cuan­do se al­cen los dos, se­rá pa­ra ir di­rec­tos a un hos­pi­tal. Se aca­bó to­do. Esa con­tra­rre­loj de la que ape­nas lle­va­ban unos ki­ló­me­tros re­co­rri­dos y to­do lo que iba a ve­nir por de­lan­te. Los ob­je­ti­vos, los an­he­los, los de­seos. El Tour de Fran­cia. Y qui­zás has­ta la bi­ci­cle­ta, quien sa­be. En esa maldita cur­va del pró­lo­go del Tour de 2017 se ca­yó Alejandro Val­ver­de. El mal tiem­po y las con­di­cio­nes ad­ver­sas di­fi­cul­ta­ron las tras­mi­sio­nes, pe­ro po­co an­tes tam­bién lo ha­bía he­cho Ion Iza­gi­rre. Ca­si no se su­po has­ta el fi­nal de la eta­pa. Se frac­tu­ró dos vér­te­bras. Y pa­só me­ses du­dan­do de si vol­ve­ría a ser el mis­mo. De si iba a po­der si­quie­ra con­ti­nuar su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. Los pri­me­ros días los pa­só apos­ta­do a una ca­ma del hos­pi­tal uni­ver­si­ta­rio de Düs­sel­dorf, a es­ca­sos me­tros de la ha­bi­ta­ción que ocu­pa­ba Alejandro Val­ver­de, con su ro­di­lla he­cha añi­cos. Los dos con los mis­mos mie­dos, los dos con idén­ti­ca in­cer­ti­dum­bre. Un año y dos me­ses des­pués, Ion Iza­gi­rre era el pe­núl­ti­mo hom­bre, ya so­lo con Mikel Nie­ve pa­ra pro­te­ger a Alejandro Val­ver­de mi­nu­tos an­tes de que se con­vir­tie­se, lá­gri­mas de oro me­dian­te, en cam­peón del mun­do en Inns­bruck. Esas co­sas mar­can. To­das. Pa­ra Val­ver­de, Ion es y se­rá siem­pre uno de los su­yos. Da igual en qué equi­po co­rra. En Mo­vis­tar Team, don­de era uno de sus más va­lio­sos gre­ga­rios, en Bah­rai­nMe­ri­da o, co­mo aho­ra, en As­ta­na. Ion si­gue sien­do Ion. `El vas­co'.

DE­CI­SI­VA CRI

Por eso, Alejandro Val­ver­de qui­so que es­ta Vol­ta a la Co­mu­ni­tat Va­len­cia­na

la ga­na­se él. La que­ría su­ya, no se en­ga­ñen. Pe­ro to­do se pre­ci­pi­tó, co­mo pa­sa en Va­len­cia, con una crono en Orihue­la que pre­sen­ta­ba una subida con vis­to­sas cur­vas co­mo fi­nal de lo más atrac­ti­vo pa­ra lu­cir el mai­llot ar­coí­ris, pe­ro allí Ion Iza­gi­rre mar­có el se­gun­do me­jor re­gis­tro, a só­lo cin­co se­gun­dos del ven­ce­dor, Ed­vald Boas­son Ha­gen (Di­men­sion Da­ta). El Ba­la ce­dió más de diez se­gun­dos. De­ma­sia­do pa­ra una ca­rre­ra de una se­ma­na con un úni­co fi­nal en al­to, el de la Er­mi­ta de San­ta Llú­cia en Al­cos­se­bre don­de se co­ci­nan las me­jo­res pae­llas del mun­do a la le­ña, y que en reali­dad era más bien una ram­pa, un re­pe­cho. Re­sul­tó, pues, que la con­tra­rre­loj, ape­nas una de­ce­na de ki­ló­me­tros, aca­bó sien­do la eta­pa más de­ci­si­va de es­ta Vol­ta de Án­gel Ca­se­ro, que ca­da día es más gran­de, más World Tour. Allí, en­ton­ces, Val­ver­de de­ci­dió que lo su­yo iba a ser le­van­tar los bra­zos, don­de fue­se, pe­ro que la ge­ne­ral iba a ser pa­ra el me­nor y ta­len­to­so her­mano vas­co. Ion, que llo­ró co­mo nun­ca en la me­ta de Inns­bruck al ver­le ves­ti­do de ar­coí­ris. Él, que le hi­zo los co­ros a un brin­dis an­to­ló­gi­co esa mis­ma no­che y ter­mi­nó ti­rán­do­le a la pis­ci­na, de la que el crack mur­ciano sal­dría ti­ri­tan­do. Se sen­tía, en cier­ta me­di­da, en deu­da con él.

AL­COS­SE­BRE SEN­TEN­CIÓ

No por ello no lo pe­leó. Los ojos cer­te­ros del Ba­la es­ta­ban pues­tos en Che­ra y San­ta Llú­cia. Los sprin­ters co­mo Mat­teo Tren­tin, que ya ha­bía de­gus­ta­do las mie­les del triun­fo una jor­na­da an­tes en Ali­can­te, per­dían op­cio­nes esos días. Val­ver­de dis­pu­tó la pri­me­ra lle­ga­da, pe­ro Greg Van Aver­maet se la le­van­tó pa­ra es­tre­nar su cuen­ta con el na­ran­ja del CCC Team. Oro olím­pi­co fren­te a oro ar­coí­ris. Un due­lo de al­tu­ra. El del Mo­vis­tar cru­zó la me­ta en cuar­ta po­si­ción, por de­trás de su pai­sano Luis León Sán­chez. To­do iba a de­ci­dir­se en Al­cos­se­bre, en los cua­tro ki­ló­me­tros de ram­pas y pe­que­ños des­can­si­llos ca­mino de la Er­mi­ta de San­ta Llú­cia. Allí, el As­ta­na ju­gó a ser más con­ser­va­dor que has­ta en­ton­ces. Las dos eta­pas an­te­rio­res des­gas­ta­ron al pe­lo­tón, pri­me­ro a fa­vor de Mag­nus Cort Niel­sen y, ca­mino de Che­ra, pa­ra ha­cer su­frir a Boas­son Ha­gen. Sin éxi­to. Así que cam­bia­ron de tác­ti­ca. A es­pe­rar. Tan­to lo hi­cie­ron, que la fu­ga de Di­llier, Ro­dri­gues y un im­pre­sio­nan­te Die­go Ru­bio, mai­llot de la mon­ta­ña ga­na­do a pul­so en el de­but del Bur­gos BH

en la tem­po­ra­da, ca­si se plan­ta en la me­ta con el po­ten­te sui­zo del Ag2r en so­li­ta­rio. Pe­ro apa­re­cie­ron los gran­des: Adam Ya­tes, Ion Iza­gi­rre, Val­ver­de, Pe­llo Bil­bao... y en­tre ellos, ª un ra­ton­ci­toº , co­mo él se de­no­mi­na, el bri­llan­te Ser­gio Hi­gui­ta (Eus­ka­di), que tie­ne tan­tas pier­nas y co­ra­zón co­mo fu­tu­ro por de­lan­te, y la ca­rre­ra se pu­so al ro­jo vi­vo. Eléc­tri­ca. Ru­bén Fer­nán­dez y Nel­son Oliveira se lan­za­ron al ata­que des­de le­jos pa­ra in­ten­tar que­mar las na­ves, pe­ro na­die se im­pa­cien­tó. Adam Ya­tes, suel­to y li­ge­ro, de­jó ha­cer. In­tra­ta­ble. Y el cam­peón mun­dial no aguantó más. Que­ría a to­da cos­ta le­van­tar los bra­zos, ver­se ga­na­dor, en su es­ta­do na­tu­ral y con ese ar­coí­ris que tan bien le sien­ta. Ten­drá que es­pe­rar. Por de­trás le ama­rra­ron bien, el bri­tá­ni­co del Mit­chel­ton-Scott cal­cu­ló su dis­tan­cia y lo re­ma­chó con un de­ma­rra­je sos­te­ni­do. Val­ver­de se que­dó en la ori­lla, re­man­do sin fondo. Atran­ca­do.

CUA­TRO AÑOS DES­PUÉS

La gue­rra de Ion Iza­gi­rre era otra. Y la te­nía de su par­te. El mai­llot ama­ri­llo era su­yo y na­die fue ca­paz de arre­ba­tár­se­lo. La me­jor ver­sión del nue­vo ci­clis­ta del

As­ta­na ya es­tá aquí. Vuel­ta a la sen­da del triun­fo. Ha­cía más de dos años que no lo pro­ba­ba, des­de aquel bru­tal des­cen­so en el Tour de Fran­cia ca­mino de Mor­zi­ne. Y cua­tro de su bau­tis­mo en una ca­rre­ra por eta­pas, la Vuel­ta a Po­lo­nia 2015. ª He tra­ba­ja­do muy du­ro en in­vierno pa­ra es­to, pe­ro mu­chas ve­ces ha­ces las co­sas bien y no te sa­len. Aquí, ha ido to­do de ca­ra des­de el prin­ci­pioº , se fe­li­ci­ta­ba. To­dos con­ten­tos. Tam­bién Val­ver­de, có­mo no. ª Ion es un buen ami­go y com­pa­ñe­ro de la se­lec­ción en el Mun­dial de Inns­bruck. Los dos nos caí­mos en la cur­va de la crono ini­cial del Tour y es una bue­na se­ñal que am­bos nos ha­ya­mos re­cu­pe­ra­doº. Lo es que los dos son­rían en un po­dio de al­tu­ra, jun­to a Pe­llo Bil­bao, cla­ve en el fi­nal de Al­cos­se­bre pa­ra au­par a Ion Iza­gi­rre al ama­ri­llo. ª Vol­ver a ga­nar me ha­ce sen­tir­me muy fe­liz. Las ma­las ra­chas siem­pre es­tán ahí, pe­ro tie­nes que con­ti­nuar es­for­zán­do­teº. Esa es la prin­ci­pal lec­ción apren­di­da. ª Que cuan­do te caes, tie­nes que le­van­tar­te y se­guir lu­chan­do. Mi úni­co ob­je­ti­vo era vol­ver a ser el de an­tes. Aun­que tu­ve mu­chas du­das, lo­gré re­gre­sa­rº. Y no sien­do el mis­mo co­mo le ha pa­sa­do a Ion Iza­gi­rre, sino aún me­jor.

2 Tren­tin do­mó aNa­cer Bouhan­ni. Su maes­tría al tra­zar las úl­ti­mas cur­vas per­mi­tió al cam­peón de Eu­ro­pa im­po­ner­se en Ali­can­te.

1 Boas­son Ha­gen,cro­ner. El no­rue­go del Di­men­sion Da­ta re­cu­pe­ró unas do­tes de con­tra­rre­lo­jis­ta que pa­re­cía ha­ber per­di­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.