WA­RREN BAR­GUIL

Aun­que los flas­hes le ha­yan ilu­mi­na­do en mo­men­tos pun­tua­les, las dos úl­ti­mas tem­po­ra­das han si­do muy com­ple­jas pa­ra el lí­der del equi­po Ar­kéa-Sam­sic.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Tex­to Fran Re­yes Fo­tos Rafa Gómez

Fran Re­yes con­ver­só con el fran­cés.

Cre­cer no es fá­cil. Por sua­ve que sea el proceso, por bue­na com­pa­ñía y con­se­jo que ten­ga­mos, por pre­pa­ra­dos que nos sin­ta­mos: los desafíos de ha­cer­se gran­des, la exi­gen­cia que nos su­po­nen, des­es­ta­bi­li­zan. Cre­cer es pe­dir­se un po­co más y desear­lo lo su­fi­cien­te; ma­du­rar es acep­tar nues­tras li­mi­ta­cio­nes. Es fal­so que nues­tras po­si­bi­li­da­des sean in­fi­ni­tas. Hay co­sas que ja­más ten­dre­mos por­que no na­ci­mos con ellas. Sa­ber cuán­do re­nun­ciar, iden­ti­fi­car nues­tro te­cho pa­ra no que­dar­nos cor­tos ni rom­per­nos la ca­be­za gol­peán­do­nos con­tra él, es un ar­te que se apren­de a ba­se de ex­pe­rien­cia. ª He cre­ci­do mu­cho es­tos año­sº , di­ce Wa­rren Bar­guil (1991, Hen­ne­bont). ª Cre­ce­rº ha si­do dar­se cuen­ta de que los sa­cri­fi­cios que re­quie­ren el UCI World Tour y la de­di­ca­ción con la cual Team Sun­web en­tien­de el ci­clis­mo no son pa­ra él. Le pe­dían que rea­li­za­ra dos o tres con­cen­tra­cio­nes en la al­ti­tud de Sie­rra Ne­va­da ca­da año, tar­des en­te­ras en­ce­rra­do en las de­pen­den­cias del CAR. Le pi­die­ron que se mu­da­ra a Ni­za pa­ra en­tre­nar con buen tiem­po tam­bién en in­vierno. Pe­ro él echa­ba de­ma­sia­do de me­nos su Bre­ta­ña natal, su llu­via de in­vierno y pri­ma­ve­ra, su fa­mi­lia, sus ami­gos de to­da la vi­da. ª Sa­cri­fi­car­me sí, pe­ro con ale­gríaº , re­su­me. Por eso qui­so dar un pa­so atrás fir­man­do por un equi­po ProCon­ti, Ar­kéa-Sam­sic, que le per­mi­te prac­ti­car el ci­clis­mo tal y co­mo él lo en­tien­de. ª Ya no me ha­cen las mis­mas pre­gun­tas que an­te­sº. El en­tu­sias­mo que trans­mi­tía y des­per­ta­ba Wa­wa no ha re­mi­ti­do del to­do: si­gue sien­do una per­so­na ex­pre­si­va y ri­sue­ña, ju­ve­nil co­mo ese bi­go­ti­llo que a ve­ces ador­na su ros­tro. Sin em­bar­go, esa ale­gría aho­ra es­tá velada por el fil­tro de la ma­du­rez. Sa­be que ya no es un ni­ño ni una jo­ven pro­me­sa. Sien­te en sus hom­bros la pre­sión de li­de­rar un equi­po en pleno cre­ci­mien­to, la ener­gía de los ojos que es­pe­ran an­sio­sos que ma­te­ria­li­ce una ima­gen de éxi­to. Así son los flas­hes: alum­bran y que­man. Él lo asu­me con en­te­re­za, y con­tra­ata­ca: ª Só­lo ten­go 27 años. Aho­ra em­pie­za la me­jor épo­ca de mi ca­rre­ra de­por­ti­vaº.

LA FI­LO­SO­FÍA DE LA EXI­GEN­CIA

La fi­cha se ca­yó una No­che­bue­na. ª Mi no­via sa­lía de tra­ba­jar des­pués de co­mer y nos era im­po­si­ble co­ger el úl­ti­mo vue­lo pa­ra Bre­ta­ñaº , con­tó Bar­guil en el dia­rio ga­lo Le Mon­de. ª La es­pe­ré a la sa­li­da del ban­co en el que tra­ba­ja­ba pa­ra atra­ve­sar Fran­cia en co­che. En diez ho­ras de tra­yec­to nos cru­za­mos cua­tro ca­mio­nes, po­co más. Aque­lla sen­sa­ción de so­le­dad me hi­zo re­fle­xio­nar y lle­gar a la con­clu­sión de que ne­ce­si­ta­ba re­gre­sar a ca­saº. Ha­bía si­do un año, 2015, de ren­di­mien­to ba­jo par. ª Me pa­sa­ba las tar­des en el apar­ta­men­to ju­gan­do a la Play Sta­tion y co­mien­do M&M©sº. Un es­ti­lo de vi­da que no fun­cio­na­ba pa­ra él, acos­tum­bra­do a que las ve­la­das trans­cu­rrie­ran pa­ti­nan­do con su no­via y sus ami­gos por el pa­seo ma­rí­ti­mo de su pue­blo, ni pa­ra su tra­yec­to­ria de­por­ti­va, que se es­tan­có. No re­mon­tó en un 2016 frus­tra­do por aquel atro­pe­llo del que fue­ron víc­ti­mas en pre­tem­po­ra­da los ci­clis­tas del en­ton­ces de­no­mi­na­do co­mo Gian­tAl­pe­cin mien­tras pe­da­lea­ban por las ca­rre­te­ras ali­can­ti­nas. 2017 co­men­zó mu­cho me­jor, pe­ro se in­te­rrum­pió abrup­ta­men­te con una frac­tu­ra de pel­vis en el Tour de Ro­man­día que pu­so en ja­que la cam­pa­ña.

To­tal: dos años y me­dio con­se­cu­ti­vos de ren­di­mien­to in­su­fi­cien­te des­pués de un de­but pro­fe­sio­nal ex­ce­len­te en el cual el fran­cés su­mó dos eta­pas y un top10 en sen­das edi­cio­nes de la Vuel­ta a Es­pa­ña. To­do ello den­tro de una es­truc­tu­ra ca­rac­te­ri­za­da por la pre­sión a la que so­me­ten a su plan­ti­lla -su es­lo­gan es `Keep Cha­llen­ging', `Si­gue desafián­do­te'y co­no­ci­da en el mun­di­llo por su fal­ta de em­pa­tía con los co­rre­do­res. No es ca­sua­li­dad que va­rios de sus ci­clis­tas más re­pre­sen­ta­ti­vos, co­mo Mar­cel Kittel o John De­gen­kolb, ha­yan sa­li­do por la puer­ta de atrás. ª El de­por­te de al­to ni­vel es asíº , re­po­ne Bar­guil cuan­do le pre­gun­ta­mos por es­te te­ma. ª La fi­lo­so­fía del Team Sun­web es de una exi­gen­cia al­tí­si­ma, y eso les ha lle­va­do a ser uno de los me­jo­res equipos del mun­do. A ve­ces es­tá bien sen­tir esa pre­sión; a ve­ces, es de­ma­sia­da. Pe­ro va­mos: no me arre­pien­to de na­da y to­da­vía sa­lu­do al má­na­ger del equi­po, Iwan Spe­ken­brink, cuan­do me lo cru­zo por al­gún ho­tel du­ran­te las ca­rre­ra­sº.

EL APRE­TÓN DE MA­NOS

Con Spe­ken­brink se reunió en vís­pe­ras del Tour de Fran­cia 2017 pa­ra co­mu­ni­car­le que sen­tía que su eta­pa en el con­jun­to de raí­ces neer­lan­de­sas y li­cen­cia ale­ma­na, don­de se ha­bía re­fu­gia­do du­ran­te el ini­cio de su ca­rre­ra de­por­ti­va pa­ra huir de los flas­hes de esa pren­sa fran­ce­sa de­seo­sa de un com­pa­trio­ta ga­na­dor del Tour, to­ca­ba a su fin. ª Me que­da­ba un año más de con­tra­to y le pe­dí que me li­be­ra­ra. Ha­bla­mos, nos di­mos un apre­tón de ma­nos, y me di­jo: Si te quie­res ir,

ten­drás que es­pe­rar dos años º. Des­pués de es­ta re­ve­la­ción, el ren­di­mien­to de Bar­guil en aque­lla Gran­de Bou­cle to­ma otra di­men­sión. Se apun­tó dos eta­pas y la ge­ne­ral de la mon­ta­ña en una ac­tua­ción fe­no­me­nal, agre­si­va, des­bor­dan­te de cla­se y po­ten­cia, dig­na del me­jor Ri­chard Vi­ren­que. Por las tar­des for­za­ba la mano ne­go­cian­do con Spe­ken­brink y con la es­truc­tu­ra bre­to­na co­no­ci­da por aquel en­ton­ces co­mo For­tu­neo una sa­li­da pa­ra la si­guien­te tem­po­ra­da. Ga­nó el pul­so y el mo­vi­mien­to se anun­ció a prin­ci­pios de agos­to. Un mes más tar­de, en ple­na Vuel­ta a Es­pa­ña, Team Sun­web ex­pul­só a Bar­guil de su dis­ci­pli­na. En un pro­li­jo co­mu­ni­ca­do ex­pli­có que le ha­bían pe­di­do que se su­pe­di­ta­ra a Wil­co Kel­der­man, que dispu­taba su pri­me­ra ge­ne­ral en una ron­da de tres se­ma­nas, y ha­bía des­obe­de­ci­do las ór­de­nes de los di­rec­to­res en la eta­pa de Cuen­ca: tras la subida al Al­to del Cas­ti­llo, Bar­guil se ha­bía que­da­do a rue­da del gru­po de fa­vo­ri­tos en lu­gar de es­pe­rar al je­fe de fi­las que les per­se­guía. Otra sa­li­da más por la puer­ta de atrás pa­ra el his­to­rial de Spe­ken­brink.

EL DE­SEO DE OL­VI­DAR

Wa­rren Bar­guil en­con­tró en su ac­tual equi­po, re­bau­ti­za­do aho­ra co­mo Ar­kéa pa­ra re­fle­jar la iden­ti­dad cor­po­ra­ti­va de la mu­tua a la cual per­te­ne­ce el ban­co For­tu­neo, un am­bien­te fa­mi­liar en el cual ac­ce­den a su for­ma de ver el ci­clis­mo. ªA­quí to­dos los com­pa­ñe­ros y téc­ni­cos son un po­co co­mo yoº , ex­pli­ca so­bre

su adap­ta­ción al con­jun­to ges­tio­na­do por Em­ma­nuel Hu­bert. ª Me gus­ta­ba el am­bien­te in­ter­na­cio­nal de Sun­web. Allí pu­de co­no­cer cul­tu­ras, sen­ti­dos del hu­mor y rit­mos de vi­da di­fe­ren­tes al mío, lo cual su­pu­so una ex­pe­rien­cia fan­tás­ti­ca. Sin em­bar­go, aho­ra la se­de del equi­po, los en­tre­na­do­res y tan­tas otras co­sas es­tán al la­do de mi ca­sa. Eso tie­ne mu­chas ven­ta­ja­sº. Aun así, su pri­me­ra tem­po­ra­da con el con­jun­to bre­tón no mar­chó pre­ci­sa­men­te co­mo la se­da. Des­con­ten­to con las bi­ci­cle­tas Look, fue una de las vo­ces can­tan­tes que pi­die­ron a los je­fes del equi­po uti­li­zar BH a par­tir del Tour de Fran­cia se­gún se pu­bli­có en la pren­sa ga­la. ª No quie­ro co­men­tar na­da so­bre el te­maº , reac­cio­na cuan­do le pe­di­mos una acla­ra­ción. ª Só­lo di­ré que fue un año muy di­fí­cil en lo pro­fe­sio­nal y en lo per­so­na­lº. En el as­pec­to ín­ti­mo, le afec­tó mu­chí­si­mo el de­ce­so de su abue­la ma­ter­na, la úl­ti­ma que le que­da­ba vi­va, en ma­yo. Así se en­tien­de me­jor su tris­te Tour de Fran­cia, un ejer­ci­cio de quie­ro y no pue­do. ª Es­tu­ve de­ma­sia­do ac­ti­vo. De­be­ría ha­ber­me con­cen­tra­do en eta­pas con­cre­tas pa­ra con­se­guir me­jo­res re­sul­ta­do­sº , ana­li­za. El he­cho, re­co­no­ci­do por él mis­mo, es que su es­ta­do de for­ma era me­nor al de sus me­jo­res mo­men­tos. Se re­pi­tió una y otra vez el si­guien­te es­que­ma: va­rios For­tu­neo en­tran­do en la es­ca­pa­da ca­da día pa­ra es­col­tar a Bar­guil, que se veía su­pe­ra­do en el ter­cio fi­nal por ri­va­les más fuer­tes. ª No fue el Tour de Fran­cia que desea­ba -ad­mi­te-. Aho­ra quie­ro de­jar 2018 atrás y mi­rar a 2019º. Vi­vi­da la os­cu­ri­dad, que vuel­va el bri­llo y alum­bren los flas­hes.

2 Lí­der ma­du­ro.Su­pe­ra­da la eta­pa ini­cial co­mo pro­me­sa, el es­ca­la­dor fran­cés car­ga aho­ra con la pre­sión de li­de­rar un equi­po en pleno cre­ci­mien­to.

1 En ca­pi­lla. Po­co an­tes de arran­car la tem­po­ra­da 2019, Fran Re­yes con­ver­só con Wa­rren Bar­guil en la con­cen­tra­ción del Ar­kéa-Sam­sic.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.