En me­mo­ria de

Ciclismo a Fondo - - TUS CARTAS - Fa­mi­lia­res, ami­gos y com­pa­ñe­ros de Ricardo Pi­ca­zo Mar­tí­nez, nues­tro que­ri­do Pan­ta­ni

Os es­cri­bi­mos por una tris­te no­ti­cia, el fa­lle­ci­mien­to de nues­tro ami­go y com­pa­ñe­ro Ricardo Pi­ca­zo Mar­tí­nez, de 49 años. Ha­cien­do un re­su­men de los he­chos y la re­per­cu­sión de los mis­mos, se­ría al­go así. Ricardo fa­lle­ció en el ac­to tras ser atro­pe­lla­do el día 24 de mar­zo de 2019 por un con­duc­tor de 70 años, quien sin mo­ti­vo apa­ren­te in­va­dió el ca­rril con­tra­rio en la ca­rre­te­ra N-260, cer­ca de Mar­ti­net, lu­gar ha­bi­tual de en­treno de los ci­clis­tas de las co­mar­cas ve­ci­nas y de los pro­fe­sio­na­les que re­si­den en An­do­rra. El 29 de mar­zo, la Vol­ta a Ca­ta­lu­ña le rin­dió ho­me­na­je en Puig­cer­dà con un mi­nu­to de si­len­cio an­tes de la sa­li­da de la eta­pa y el lo­cu­tor le­yó el si­guien­te re­cor­da­to­rio en su me­mo­ria: "Ricardo era una ex­ce­len­te per­so­na, dis­cre­to, hu­mil­de, qui­zá tí­mi­do y de po­cas pa­la­bras, pe­ro de buen ca­rác­ter y un gran sen­ti­do del hu­mor. Te­nía una afi­ción ex­tra­or­di­na­ria al ci­clis­mo, jun­to a unas con­di­cio­nes fí­si­cas úni­cas. Con sus 53 kg era ca­paz de ro­dar de­lan­te en to­das las ci­clo­de­por­ti­vas, pa­ra com­par­tir pe­lo­tón con In­du­rain en la Que­bran­ta y ro­zar las seis ho­ras. Su fa­ci­li­dad es­ca­la­do­ra le va­lió el so­bre­nom­bre de Pan­ta­ni. Ade­más era un enamo­ra­do de la fi­sio­lo­gía y la teo­ría del en­tre­na­mien­to, que apli­ca­ba es­tric­ta­men­te con el po­ten­ció­me­tro y los ro­di­llos, es­tan­do co­nec­ta­do a cual­quier ho­ra con me­dio mun­do a tra­vés de Stra­va, don­de con­ta­ba con mu­chos se­gui­do­res y va­rios KOM en los puer­tos de la co­mar­ca. Nos que­da el tris­te con­sue­lo de pen­sar que Ricardo mu­rió en el ac­to, dan­do un ejem­plo de su afi­ción, mien­tras dis­fru­ta­ba de es­tos pai­sa­jes y re­co­rri­dos tan apre­cia­dos por to­dos los ci­clis­tas. Pe­ro no po­de­mos acep­tar que el nues­tro sea un de­por­te de al­to ries­go por el me­ro he­cho de com­par­tir la ca­rre­te­ra con vehícu­los mo­to­ri­za­dos. ¡To­dos los ci­clis­tas so­mos Ricardo y des­gra­cia­da­men­te es­ta­mos ex­pues­tos a los ac­ci­den­tes! ¡To­dos te­ne­mos fa­mi­lia y desea­mos re­gre­sar a ca­sa sa­nos y salvos! Una vez más pedimos a los con­duc­to­res: res­pe­to, pre­cau­ción, com­pren­sión, com­par­tir las ca­rre­te­ras -que son de to­dos los usua­riosy cum­plir las nor­mas de trá­fi­co, que des­gra­cia­da­men­te se ol­vi­dan a me­nu­do con trá­gi­cas con­se­cuen­cias pa­ra los más dé­bi­les". El 31 del mis­mo mes, fa­mi­lia­res, ami­gos y unos qui­nien­tos ci­clis­tas de la Cer­da­ña, el Ber­ga­dà, Alt Ur­gell, An­do­rra y otras par­tes de Ca­ta­lu­ña le ren­di­mos ho­me­na­je co­lo­can­do una pla­ca y un ra­mo de flo­res en el lu­gar del ac­ci­den­te. Asi­mis­mo, se le­yó un ma­ni­fies­to re­sal­tan­do la fi­gu­ra de Ricardo y re­cla­man­do ma­yor se­gu­ri­dad y res­pe­to pa­ra el co­lec­ti­vo ci­clis­ta, pro­po­nien­do me­di­das pa­ra evi­tar tan­tos ac­ci­den­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.