Jua­ris­ti po­ne la piel de ga­lli­na

Ciclismo a Fondo - - BICI SPORT -

Al aca­bar la Klasika de Amo­re­bie­ta, "abier­to de pa­tas en el úl­ti­mo pa­so por Aut­za­ga­ne", muer­to y re­ven­ta­do, a Txo­min Jua­ris­ti le es­pe­ra­ba en el par­king de au­to­bu­ses su di­rec­tor, Jor­ge Azan­za, lo­co de con­ten­to y hen­chi­do de or­gu­llo de sus cha­va­les na­ran­jas. De Ser­gio Hi­gui­ta, del que ya no hay ca­li­fi­ca­ti­vo que lo agran­de más, pe­ro tam­bién de él. "Me dio un abra­zo ¡y has­ta un beso y to­do! -cuen­ta Jua­ris­ti-. Me di­jo que se le ha­bía pues­to la piel de ga­lli­na. Se emo­cio­nó al ver al equi­po así, tra­ba­jan­do y ata­can­do an­te un equi­po de tan­to ni­vel co­mo el Mo­vis­tar, en la ca­rre­ra de ca­sa. Eso es mu­cho y es­ta­ba muy con­ten­to". No es pa­ra me­nos. La ac­tua­ción de to­da la Fun­da­ción Eus­ka­di ra­yó el so­bre­sa­lien­te en el GP Pri­ma­ve­ra. Los na­ran­jas se pa­sa­ron ca­si to­da la prue­ba ti­ran­do del gran gru­po y mi­ra­ron de ca­ra a la ca­rre­ra con los ata­ques de Peio Goi­koet­xea e Ibai Azur­men­di en la pri­me­ra par­te. Des­pués lle­gó el turno de Hi­gui­ta y del gran ta­pa­do del día: Txo­min Jua­ris­ti. Ata­có des­de el pe­lo­tón pa­ra dar ca­za a los fu­ga­dos jun­to a Ru­bén Fer­nán­dez y Ma­rio Gon­zá­lez y ya no per­dió com­ba con la ca­be­za. "Des­de por la ma­ña­na, Jor­ge Azan­za ya nos ha­bía di­cho a los dos que nos que­dá­se­mos guar­dan­do pa­ra el fi­nal". Y cum­plie­ron con no­ta. Y eso que Jua­ris­ti lo de que le echen la pre­sión en­ci­ma, "no lo sue­lo lle­var muy bien". Pe­ro al­go ha cam­bia­do den­tro de su ca­be­za en el úl­ti­mo mes. La res­pues­ta hay que bus­car­la en su bue­na ac­tua­ción en la Vuel­ta al Alen­te­jo. "Allí le di­je a Jor­ge que que­ría ir sin nin­gún ob­je­ti­vo y él me pro­pu­so ser el ca­ba­lli­to blan­co del equi­po, que co­rrie­se tran­qui­lo. Al fi­nal ca­si gano una eta­pa", la cuar­ta don­de ata­có al fi­nal y que se aca­bó lle­van­do Hi­gui­ta, "y ter­mi­né sex­to en la ge­ne­ral. Al no po­ner­me pre­sión ren­dí bien. A par­tir de ahí he co­gi­do con­fian­za en mí mis­mo, era lo que me ha­cía fal­ta", re­co­no­ce. En Amo­re­bie­ta, con esa res­pon­sa­bi­li­dad dic­ta­da por su di­rec­tor, Txo­min cum­plió. Lo hi­zo de­lan­te de su pú­bli­co y su gen­te. "Vi­nie­ron a ver­me unos vein­te fa­mi­lia­res a Mon­te­cal­vo. Es­ta­ba ner­vio­so por pa­sar, te­nía mu­chas ga­nas. Y cuan­do vi las ban­de­ras que me hi­cie­ron te da otro plus. En la pri­me­ra pa­sa­da les sa­lu­dé... en la ter­ce­ra creo que ya iba in­cons­cien­te, ¡tan cie­go! Ni los vi", ríe. Aho­ra hay que es­tar­lo pa­ra no atis­bar el tre­men­do fu­tu­ro que se cier­ne an­te las pier­nas del jo­ven ci­clis­ta na­ran­ja de Mar­ki­na. Él es el por­ve­nir del ci­clis­mo vas­co. Pa­so a pa­so. "En Amo­re­bie­ta me di cuen­ta de que lo de Alen­te­jo no fue una ca­sua­li­dad. Me ha de­mos­tra­do que ten­go un ni­vel y que de­bo ir a las ca­rre­ras tran­qui­lo, sin mie­do". Pa­ra se­guir po­nien­do de ga­lli­na la piel de los afi­cio­na­dos vas­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.