AMS­TEL GOLD RA­CE

Mat­hieu Van der Poel pro­vo­ca el de­li­rio.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Tex­to Ál­va­ro Ca­lle­ja Fo­tos Bettini Photo

Cuan­do la ló­gi­ca in­di­ca­ba que ya era im­po­si­ble que ga­na­ra, el ho­lan­dés Mat­hieu Van der Poel nun­ca de­jó de creer y aca­bó lo­gran­do un triun­fo en la Ams­tel Gold Ra­ce, la clá­si­ca más pres­ti­gio­sa de su país, que pa­re­cía no es­pe­rar­le.

Que es es­pe­cial se no­ta en to­do lo que le ro­dea. En ab­so­lu­ta­men­te to­do. En su for­ma de ser. En su ma­ne­ra de co­rrer, de ga­nar. En su va­len­tía y su ha­bi­li­dad pa­ra adap­tar­se a to­do. En su fa­mi­lia. So­bre to­do, en su fa­mi­lia. Nie­to de un mi­to, hi­jo de una le­yen­da. El des­tino pa­re­ce em­pe­ña­do en que Mat­hieu Van der Poel (Co­ren­don-Cir­cus, 24 años) se con­vier­ta en es­tre­lla del ci­clis­mo, pe­ro en es­tre­lla de ver­dad, de las que no son fu­ga­ces, de las que que­dan pa­ra siem­pre, de las que de­jan mar­ca­da su es­te­la pa­ra los res­tos. Es un ci­clis­ta lla­ma­do a es­cri­bir una épo­ca. Más ob­ser­van­do el em­pe­ño que po­ne en con­ti­nuar con el le­ga­do de su abue­lo, Ray­mond Pou­li­dor, el que­ri­do Pou Pou, y de su pa­dre, Adrie Van der Poel. Y es que has­ta la afi­ción pa­re­ce son­reír con sus vic­to­rias más que con las de nin­gún otro. Y da igual si eres neer­lan­dés, bie­lo­rru­so o es­pa­ñol. Tu ca­ra re­ga­la una do­sis de ale­gría al mun­do cuan­do con­tem­pla có­mo Mat­hieu, que es el ac­tual cam­peón del mun­do de ci­clo­cross, que tam­bién tie­ne un bron­ce mun­dial en moun­tain bi­ke y que tan só­lo su­ma 24 añi­tos, ha­ce de las su­yas por cual­quier rin­cón del ma­pa. Más aún si ese rin­cón es­tá den­tro de las fron­te­ras de los Paí­ses Ba­jos, su ca­sa, y en una prue­ba que no co­no­cía un ga­na­dor lo­cal des­de el le­jano 2001 cuan­do se co­ro­nó Erik Dek­ker. To­da­vía re­sue­nan los gri­tos del pú­bli­co que se agol­pó pa­ra ver en di­rec­to la ex­hi­bi­ción de Van der Poel en la Ams­tel Gold Ra­ce. Una com­ple­ta. De ga­rra y ta­len­to, pe­ro tam­bién de con­fian­za, de no aga­char la ca­be­za cuan­do el ho­ri­zon­te ame­na­za­ba con tor­men­ta pa­ra apro­ve­char cual­quier cla­ro que re­ga­la­ra el cie­lo. Va­ya si lo apro­ve­chó.

OFEN­SI­VA TO­TAL

De­bía es­tar abu­rri­do Mat­hieu cuan­do a un mun­do de me­ta, a 43 ki­ló­me­tros de com­ple­tar los 265 del me­nú del día, qui­so re­ven­tar la ca­rre­ra. Con un ata­que de­mo­le­dor, de ve­lo­cis­ta de las ram­pas, sal­tó an­te la in­cré­du­la mi­ra­da del res­to.

Só­lo Gor­ka Iza­gi­rre (As­ta­na), vi­gen­te cam­peón es­pa­ñol, pu­do aguan­tar su bru­tal arran­ca­da. La pa­re­ja no du­ra­ría mu­cho con ven­ta­ja so­bre el pe­lo­tón -en ca­be­za aún mar­cha­ba una fu­ga de on­ce que aca­ba­ría ca­yen­do tres ki­ló­me­tros des­pués-, pe­ro sir­vió pa­ra abrir la ca­ja de los true­nos. A par­tir de ahí, la Ams­tel Gold Ra­ce fue pa­ra en­mar­car, que­dan­do pa­ra la his­to­ria co­mo una de las ca­rre­ras más en­tre­te­ni­das, sin lu­gar pa­ra el ci­clis­mo de­fen­si­vo que pa­re­ce ins­tau­rar­se en el pe­lo­tón mo­derno, aun­que con ti­pos co­mo Ju­lian Alap­hi­lip­pe, Egan Ber­nal o Mat­hieu Van der Poel va­mos su­man­do mo­ti­vos pa­ra la es­pe­ran­za. Con Van der Poel y el ma­yor de los Iza­gi­rre ca­za­dos, la Clá­si­ca de la cer­ve­za se vol­vió lo­ca, que­dan­do co­mo dam­ni­fi­ca­do el pro­pio Mat­hieu, con las pier­nas can­sa­das por el es­fuer­zo re­cien­te, va­cío pa­ra re­sis­tir al em­pu­je de los que aho­ra tra­ta­ban de sen­ten­ciar la ci­ta des­de le­jos. En­tre ellos, un desata­do Ju­lian Alap­hi­lip­pe (De­ceu­ninck-QuickStep), qui­zás el prin­ci­pal can­di­da­to al triun­fo en Val­ken­burg. “In­ten­té ata­car en la subida al Gul­per­berg, así que lue­go no pu­de re­cu­pe­rar­me pa­ra el Kruis­berg, que era el si­guien­te, aun­que te­nía la es­pe­ran­za de po­der ha­cer­lo, no lo con­se­guí”, ex­pli­ca­ba des­pués Van der Poel, que des­apa­re­ció de las pri­me­ras po­si­cio­nes cuan­do el li­viano fran­cés, al que tan bien le van los mu­ros, vo­ló a

37 ki­ló­me­tros del fi­nal pa­ra que­dar­se sin más ri­val que Ja­kob Fuglsang (As­ta­na). La ló­gi­ca, por có­mo se en­con­tra­ba el es­ce­na­rio, de­cía que la Ams­tel se ju­ga­ría en­tre los dos equi­pos más po­ten­tes de la tem­po­ra­da. Co­mo mu­cho, só­lo tres in­vi­ta­dos po­drían su­mar­se a la fies­ta, el rá­pi­do ita­liano Mat­teo Tren­tin (Mit­chel­ton-Scott), el ex­cam­peón del mun­do Mi­chal Kwiat­kows­ki (Team Sky) y el siem­pre pe­li­gro­so Mi­chael Woods (EF Edu­ca­tion First), quien, fa­ti­ga­do, aca­ba­ría ce­dien­do pron­to. Pe­ro es que el ci­clis­mo es ma­ra­vi­llo­so por­que es im­pre­de­ci­ble. Y ahí fue cuan­do em­pe­zó la fies­ta del neer­lan­dés. “Es que sen­tía que to­da­vía me que­da­ba al­go en las pier­nas”, di­jo lue­go Van der Poel, que en­ton­ces mar­cha­ba en un ter­cer gru­po, el que aglu­ti­na­ba a los fa­vo­ri­tos caí­dos por la cor­na­da de Ju­lian Alap­hi­lip­pe.

UNA RE­MON­TA­DA PA­RA EN­MAR­CAR

“Te­nía la es­pe­ran­za de que em­pe­za­ran a mi­rar­se el uno al otro”. Por eso, Van der Poel, que pa­re­cía eli­mi­na­do, des­car­ta­do pa­ra brin­dar con cer­ve­za al fi­nal de la du­ra y es­pec­ta­cu­lar jor­na­da, em­pe­zó a pe­da­lear a fon­do, sin es­con­der­se. “Di to­do lo que te­nía den­tro”, apun­tó cuan­do ya ha­bía en­con­tra­do la puer­ta que da ac­ce­so a la glo­ria. “Por ins­tin­to, con­ti­nué”. Por ins­tin­to, ese que di­fe­ren­cia a los gran­des del res­to, a los su­per­hé­roes de los mor­ta­les. Y ese que de­ci­dió que Mat­hieu, el nie­to del eterno se­gun­dón, da­ría la vuel­ta a la si­tua­ción pa­ra le­van­tar los bra­zos en Val­ken­burg, pa­ra emu­lar a su pa­dre, que ga­nó la Ams­tel Gold Ra­ce en 1990, en un pal­ma­rés en el que tam­bién apa­re­cen un Tour de Flan­des, una Lie­ja, una Clá­si­ca de San Se­bas­tián y dos eta­pas del Tour de Fran­cia, en­tre otros logros. An­tes, Kwiat­kows­ki de­jó a Tren­tin y al­can­zó a la pa­re­ja de ca­be­za, que, co­mo ima­gi­na­ba Van der Poel, se de­di­có a vi­gi­lar­se y a ol­vi­dar­se de la ca­rre­ra. Tan­to, que no só­lo lle­go el po­la­co, sino tam­bién el gru­po de Van der Poel, quien ti­ró, ti­ró y ti­ró has­ta al­can­zar a los de

de­lan­te a me­nos de 300 me­tros pa­ra que to­do aca­ba­ra. “Y só­lo ahí, en los úl­ti­mos 300 me­tros, fue cuan­do pu­de ver que to­da­vía era po­si­ble con­se­guir la vic­to­ria”, se­ña­ló el to­do­te­rreno neer­lan­dés, que guio a su gru­po sin re­chis­tar, co­mo una au­tén­ti­ca bes­tia, sin so­li­ci­tar un re­le­vo. “No ten­go ni idea de có­mo lo he he­cho”, di­jo tras de­rro­tar a Alap­hi­lip­pe, Fuglsang y Kwiat­kows­ki, quie­nes ni se en­te­ra­ron de su pre­sen­cia, sin tiem­po si­quie­ra de reac­cio­nar, y tam­bién a sus com­pa­ñe­ros de va­gón, es­pec­ta­do­res de lu­jo de la ex­hi­bi­ción que Van der Poel, que ha ce­rra­do su pri­ma­ve­ra de ca­rre­te­ra con seis vic­to­rias y que ya pien­sa en el moun­tain bi­ke, ob­se­quió al mun­do ci­clis­ta en una Ams­tel Gold Ra­ce que no ol­vi­da­rá ja­más su ha­za­ña.

1 1 Api­so­na­do­ra. Ju­lian Alap­hi­lip­pe pa­só por en­ci­ma de los es­ca­pa­dos con un de­ma­rra­je que hi­zo sal­tar el pe­lo­tón por los ai­res.

2 En tie­rra de na­die. Mi­chal Kwiat­kows­ki sol­tó a Mi­chael Woods, pe­ro gas­tó mu­chas ba­las pa­ra ca­zar al dúo y lle­gó sin fuer­za al sprint.

23

3

Acuer­do im­po­si­ble. En el áni­mo del da­nés Fuglsang pe­só la re­so­lu­ción de Strade Bian­che y pa­só la pre­sión a Alap­hi­lip­pe. 4

2 Tren­tin se fa­jó. El cam­peón eu­ro­peo, que co­mo Sa­gan no ha te­ni­do sus me­jo­res clá­si­cas de pri­ma­ve­ra, siem­pre lo in­ten­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.