ADE­LAN­TO EDI­TO­RIAL

Pe­da­lean­do en el in­fierno, de Jor­ge Quin­ta­na.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO -

Es­tá a pun­to de ver la luz Pe­da­lean­do en el in­fierno. Es­cri­ta por Jor­ge Quin­ta­na, pe­rio­dis­ta es­pe­cia­li­za­do en ci­clis­mo, es una no­ve­la, pe­ro tam­bién el re­tra­to de una épo­ca, una pun­zan­te des­crip­ción de lo que ocu­rría en el ci­clis­mo pro­fe­sio­nal es­pa­ñol en los años pre­vios y pos­te­rio­res a la tris­te­men­te fa­mo­sa Ope­ra­ción Puer­to. Ha­bla­mos de un tiem­po de con­tras­tes: la burbuja in­mo­bi­lia­ria y la pro­li­fe­ra­ción de pa­tro­ci­nios pú­bli­cos per­mi­tie­ron el nacimiento de mu­chos equi­pos. Esa bo­nan­za in­cluía tam­bién un la­do os­cu­ro que co­no­ce­re­mos gra­cias a Lu­cas Cas­tro, un jo­ven con el que vi­vi­re­mos su evo­lu­ción des­de los sue­ños in­fan­ti­les por ser ci­clis­ta has­ta la lle­ga­da a la éli­te del de­por­te. Edi­ta­da por Li­bros de Ru­ta - www.li­bros­de­ru­ta.com-, la no­ve­la cons­ta de 250 pá­gi­nas y su pre­cio es de 18,90 €.

La pri­me­ra reu­nión con Adol­fo Ni­ño des­pe­jó mis du­das de lo que iba a vi­vir du­ran­te los años si­guien­tes e in­clu­so de la esen­cia del ci­clis­mo pro­fe­sio­nal de aque­llos pri­me­ros años del si­glo XXI. [...] El mé­di­co co­lom­biano pre­sen­tó un pro­gra­ma de com­pe­ti­cio­nes, con ca­rre­ras des­de fe­bre­ro has­ta ju­nio, cuan­do el equi­po ha­ría un pa­rón pa­ra ana­li­zar qué co­rre­do­res iban a ir a la Vuel­ta a Es­pa­ña y qué co­rre­do­res bus­ca­rían un plan al­ter­na­ti­vo. La Vuel­ta, co­mo es ló­gi­co, era nues­tro ob­je­ti­vo, pe­ro lo nor­mal es que al­guien de 22 años y en su pri­me­ra tem­po­ra­da co­mo pro­fe­sio­nal no es­tu­vie­ra en­tre los ele­gi­dos, así que de­bía asu­mir que mis ca­rre­ras iban a ser otras y, so­bre to­do, co­men­zar lo más fuer­te po­si­ble pa­ra ga­nar con­fian­za.

LA BOL­SA DEL SÚ­PER

To­da esa ex­pli­ca­ción so­na­ba a mú­si­ca ce­les­tial. Pe­ro en el fon­do sa­bía que ha­bía una par­te im­por­tan­te de la charla que se es­ta­ba que­dan­do atrás. De re­pen­te, Adol­fo mi­ró el re­loj y me di­jo: -¿Y de me­di­ci­na qué me cuen­ta? Ber­nat me ha di­cho que us­ted siem­pre ha si­do trans­pa­ren­te y que, por tan­to, tie­ne mu­cho mar­gen. En prin­ci­pio, la idea es que es­te pri­mer año se adap­te a la dis­tan­cia y al rit­mo, así que no nos va­mos a vol­ver lo­cos. Pe­ro me gus­ta­ría que se to­ma­se es­to du­ran­te un mes. Es una pas­ti­lla por la ma­ña­na y una por la no­che -di­jo mien­tras abría el ca­jón de su me­sa y sa­ca­ba una bol­sa de plás­ti­co de un su­per­mer­ca­do. -¿Qué es? -pre­gun­té. -Eso no se pre­gun­ta, her­mano. Es se­cre­to pro­fe­sio­nal. Us­ted nun­ca de­be­ría pre­gun­tar­le a una vie­ja por su edad ni a un mé­di­co por su me­di­ci­na. -Lo sien­to, pe­ro me gus­ta sa­ber lo que to­mo. Creo que, si va­mos a te­ner una re­la­ción de con­fian­za, es jus­to que uno in­for­me al otro de ca­da pa­so que va­mos a dar -di­je mi­ran­do al mé­di­co a los ojos. -Es una fór­mu­la ma­gis­tral que in­ven­té ha­ce mu­chos años y que le da­rá mu­cha fuer­za, mi­jo. Con­fíe en mí. Es­tá en bue­nas ma­nos, pe­ro no me pi­da más de­ta­lles. La he­mos pro­ba­do du­ran­te mu­cho tiem­po y siem­pre ha ido muy bien. Con us­ted tam­bién fun­cio­na­rá -di­jo mien­tras lu­cía la me­jor de sus son­ri­sas. Co­gí la bol­sa y me mar­ché del des­pa­cho sin ha­cer más pre­gun­tas. Subí a mi ha­bi­ta­ción y la abrí mien­tras las ma­nos me tem­bla­ban por los ner­vios. Den­tro ha­bía 60 pas­ti­llas, sin nin­gún ti­po de en­vol­to­rio ni pros­pec­to, por su­pues­to. Só­lo lle­va­ban im­pre­sa una le­tra: F. Na­da más. Aque­llo no te­nía muy bue­na pin­ta. Pa­re­cían al­gún ti­po de hor­mo­na pa­ra ga­nar ma­sa mus­cu­lar. En ese mo­men­to, re­so­plé con fuer­za y tomé una de­ci­sión. Me ves­tí de ci­clis­ta, pu­se la bol­sa en el bol­si­llo tra­se­ro de mi mai­llot y sa­lí a ro­dar en di­rec­ción al sur y por la ca­rre­te­ra más lla­na de la pro­vin­cia. Fue­ron po­co más de 50 ki­ló­me­tros he­chos a ve­lo­ci­dad de pa­seo. No te­nía nin­gu­na pri­sa en lle­gar a mi des­tino. No sa­bía bien por qué iba ha­cia allí, pe­ro era al­go que se me ha­bía me­ti­do en la ca­be­za des­de el mis­mo mo­men­to en que me die­ron la bol­sa. Lle­gué a Al­me­na­ra y a su es­pa­cio na­tu­ral, co­no­ci­do co­mo Els Es­tanys. Abrí la bol­sa y de­jé caer to­do su con­te­ni­do en uno de los pre­cio­sos la­gos. Las pas­ti­llas, una a una, fue­ron des­apa­re­cien­do an­te mi aten­ta mi­ra­da y ca­mino del fon­do del la­go. La de­ci­sión es­ta­ba to­ma­da: no iba a te­ner nin­gún pro­duc­to do­pan­te, pe­ro es po­si­ble que los pe­ces de Al­me­na­ra sa­lie­ran vo­lan­do del agua en ese in­vierno de 2003. El en­tre­na­mien­to si­guió a rit­mo de tor­tu­ga. No te­nía pri­sa. Sa­bía que to­dos los co­rre­do­res ha­bían pa­sa­do por la ha­bi­ta­ción de Ni­ño e in­tuía que nin­guno ha­bría ti­ra­do la bol­sa a un

la­go. Por no pen­sar en los que es­ta­rían con tra­ta­mien­tos más agre­si­vos, pues­to que, una vez más, ha­bía vis­to a va­rios com­pa­ñe­ros de equi­po su­bien­do a sus ha­bi­ta­cio­nes car­ga­dos de termos y no re­ple­tos de ca­fé, pre­ci­sa­men­te. El doc­tor me lo ha­bía de­ja­do cla­ro: Agus­tí y él es­ta­ban de acuer­do en que los jó­ve­nes tu­vie­ran un año tran­qui­lo, lo que sig­ni­fi­ca­ba que el res­to de ci­clis­tas no lo iban a te­ner y, so­bre to­do, que mi fu­tu­ro pa­sa­ba irre­me­dia­ble­men­te por en­trar en ese círcu­lo de uso cons­tan­te de sus­tan­cias do­pan­tes en el que ya es­ta­ba ins­ta­la­do el res­to del equi­po. En esos mo­men­tos me acor­dé de mi pri­me­ra charla con Agus­tí. Si lo pen­sa­ba bien, él nun­ca me ha­bía di­cho que no iba a ha­ber do­pa­je en su equi­po. Me ha­bía pro­me­ti­do que no ha­bría do­pa­je en el año amateur y me ha­bía avi­sa­do de que ya ha­bría tiem­po pa­ra pu­lir­me más ade­lan­te. Esas pri­me­ras pas­ti­llas de­bían for­mar par­te del pro­ce­so.

LA BRON­CA

Con esos pen­sa­mien­tos en la ca­be­za, lle­gué a las cin­co de la tar­de al ho­tel de cin­co es­tre­llas del Ma­gic Re­sort, el lu­gar don­de ce­le­brá­ba­mos la con­cen­tra­ción in­ver­nal. Ya era ca­si de no­che y lo cier­to es que me que­dé sin pa­la­bras al acer­car­me al ho­tel. La puer­ta es­ta­ba lle­na de co­ches e in­clu­so ha­bía una fur­go­ne­ta de la te­le­vi­sión au­to­nó­mi­ca. En ese mo­men­to com­pren­dí mi error. Me me­tí pa­ra den­tro a la má­xi­ma ve­lo­ci­dad po­si­ble, pe­ro lle­ga­ba tar­de. La re­cep­ción es­ta­ba lle­na de pe­rio­dis­tas y mis com­pa­ñe­ros de equi­po es­ta­ban per­fec­ta­men­te uni­for­ma­dos y aten­dien­do a la pren­sa. Mi­guel y Cla­ra Pellicer tam­bién es­ta­ban en ese mis­mo lu­gar, sa­lu­dan­do a dies­tro y si­nies­tro. El pri­me­ro que vino a por mí fue Ber­nat Agus­tí y no hi­zo fal­ta que em­pe­za­ra a ha­blar pa­ra in­tuir su en­fa­do. -¿Pe­ro dón­de co­jo­nes te has me­ti­do? Lle­va­mos una ho­ra lla­mán­do­te al mó­vil. Hoy es la tar­de de me­dios y na­die po­día sa­lir a en­tre­nar. De­bías es­tar aquí pa­ra aten­der a los pe­rio­dis­tas -el tono de voz era ba­jo pa­ra que na­die más lo es­cu­cha­ra, pe­ro la bron­ca era to­do me­nos ba­ja. De re­pen­te, un pe­rio­dis­ta se co­ló en nues­tra charla. Era Ra­món Az­nar y ejer­cía siem­pre de de­cano de la pren­sa de­por­ti­va cas­te­llo­nen­se. Me co­no­cía des­de mi pri­me­ra ca­rre­ra en la ca­te­go­ría ju­ve­nil y en sus cró­ni­cas siem­pre mos­tra­ba un es­pe­cial ca­ri­ño ha­cía mí. Ra­món ha­bía vis­to lo que es­ta­ba ocu­rrien­do y ha­bía de­ci­di­do sa­lir al res­ca­te con la au­to­ri­dad de sus ca­nas. -No te preo­cu­pes, Ber­nat. Pa­ra uno que tie­nes que quie­re en­tre­nar co­mo un cam­peón, no le pe­gues la bron­ca. -No es eso, Ra­món. Aquí hay unas nor­mas que cum­plir y va­len pa­ra los ve­te­ra­nos, pe­ro tam­bién pa­ra los jó­ve­nes. -Eso es­tá cla­ro, Ber­nat. La dis­ci­pli­na es lo pri­me­ro. Pe­ro aquí tie­nes pe­rio­dis­tas de Ma­drid y esos só­lo quie­ren ha­blar con Mi­guel, con­ti­go o con al­guno de los ca­pos del equi­po. Las en­tre­vis­tas con Lu­cas son co­sa mía y de los dos o tres pe­rio­dis­tas de Cas­te­llón y no­so­tros sa­be­mos que él nos atien­de siem­pre que le lla­ma­mos y con ex­qui­si­ta edu­ca­ción, así que no seas muy du­ro con el ju­ve­nil. De­ja que se du­che y en diez mi­nu­tos lo te­ne­mos aquí -di­jo Ra­món mien­tras me gui­ña­ba un ojo. In­ten­té son­reír pa­ra de­vol­ver el ca­po­ta­zo que Ra­món me aca­ba­ba de dar. Es­ta­ba ejer­cien­do de abo­ga­do de­fen­sor con ím­pe­tu. Pe­ro Ber­nat no es­ta­ba pa­ra bro­mas y no se da­ba por ven­ci­do. -Sube a la ha­bi­ta­ción, te du­chas y en diez mi­nu­tos te quie­ro aquí. Ya ha­bla­re­mos lue­go. Ber­nat Agus­tí es­ta­ba ner­vio­so por mi retraso de unos mi­nu­tos en el ac­to de pre­sen­ta­ción a los me­dios. Yo es­ta­ba ner­vio­so por­que el fu­tu­ro que veía an­te mí... era una pe­sa­di­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.