BIOMECÁNIC­A

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO -

La in­cor­po­ra­ción de los dis­po­si­ti­vos de me­di­ción de po­ten­cia, tan­to en su ver­sión por­tá­til en las bi­cis con­ven­cio­na­les co­mo en ro­di­llos o bi­ci­cle­tas es­tá­ti­cas, ha su­pues­to un am­plio ho­ri­zon­te de desa­rro­llo pa­ra las nue­vas tec­no­lo­gías, tan­to en aná­li­sis de los da­tos de los ci­clis­tas co­mo en el tra­ta­mien­to de esa in­for­ma­ción.

Con es­te ar­tícu­lo tra­ta­ré de acer­car al lec­tor el aná­li­sis de la pe­da­la­da a tra­vés del gráfico de tor­que, que de­bi­do a su as­pec­to vi­sual se co­no­ce ha­bi­tual­men­te co­mo el ca­cahue­te, o in­clu­so hay quien lo de­no­mi­na el gráfico del ocho. En es­te dia­gra­ma de ti­po cir­cu­lar se ex­pre­sa la fuer­za de ti­po tan­gen­cial -la que es per­pen­di­cu­lar a la bie­la y, por lo tan­to, ha­ce que la mis­ma ace­le­re o fre­ne- del pe­da­leo. Hay que re­cor­dar en es­te pun­to que ade­más de es­ta fuer­za, exis­ten otras dos, co­mo son la la­te­ral y la ra­dial, que com­ple­tan la ex­pre­sión de fuer­za com­ple­ta de la pe­da­la­da. El he­cho de que es­tas dos fuer­zas no se con­tem­plen en el aná­li­sis del ca­cahue­te es uno de sus ma­yo­res hán­di­caps, tan­to pa­ra po­der en­ten­der­lo co­mo pa­ra in­ter­ve­nir so­bre el par­ti­cu­lar.

OB­SER­VA­CIO­NES SES­GA­DAS

Se­gún la gran ma­yo­ría de las re­co­men­da­cio­nes de los pro­pios fa­bri­can­tes, así co­mo de al­gu­nos en­tu­sias­tas que com­par­ten sus ob­ser­va­cio­nes en In­ter­net, cuan­do el ca­cahue­te es más cir­cu­lar, la ca­li­dad de la pe­da­la­da se an­to­ja me­jor o su­pe­rior es el ni­vel del de­por­tis­ta, mien­tras que cuan­do el ca­cahue­te se ase­me­ja a la for­ma de un 8, se tra­ta de un pe­da­leo peor, o más no­vel. Es­ta apro­xi­ma­ción es sim­ple­men­te una con­clu­sión ex­traí­da de la me­ra ob­ser­va­ción ses­ga­da. Su­ce­de por­que la va­ria­ble de ve­lo­ci­dad de pe­da­leo, o ca­den­cia, al­te­ra gra­ve­men­te la for­ma del ca­cahue­te sin que ello im­pli­que una me­jor o peor ca­li­dad de ese pe­da­leo. Si no se tie­ne en cuen­ta la ges­tión de las fuer­zas iner­cia­les, o di­cho de otro mo­do, la va­ria­ción de la ve­lo­ci­dad del pe­da­leo den­tro de ca­da ci­clo co­mo la re­sis­ten­cia del sis­te­ma en ese mo­men­to, tan­to la for­ma de ocho co­mo el círcu­lo pue­den ser óp­ti­mos o me­jo­ra­bles. Si se­gui­mos las in­di­ca­cio­nes, ca­ren­tes de ba­se cien­tí­fi­ca con­tras­ta­da, so­bre ge­ne­rar un círcu­lo tan­gen­cial -trans­for­mar el ca­cahue­te en un círcu­lo-, lo que sí se ha de­mos­tra­do que su­ce­de es que fun­da­men­tal­men­te au­men­ta el cos­to ener­gé­ti­co del pe­da­leo, por en­ci­ma de la me­jo­ra pro­vo­ca­da por el in­cre­men­to por­cen­tual de la fuer­za tan­gen­cial. O lo que es lo mis­mo, el pe­da­leo es más fuer­te pe­ro a ba­se de can­sar­me pre­ma­tu­ra­men­te.

ORI­GEN MUS­CU­LAR E INER­CIAL

La ra­zón la en­con­tra­mos en que el ré­gi­men de ge­ne­ra­ción de fuer­za de pe­da­leo es tan­to de ori­gen mus­cu­lar co­mo iner­cial, y que es­ta fuer­za se des­com­po­ne en tres ejes es­pa­cia­les. Por lo tan­to, ana­li­zar y mo­di­fi­car la fuer­za del pe­da­leo, sin sa­ber cuál es su ori­gen, im­pli­ca­cio­nes y/o con­se­cuen­cias, pue­de dar lu­gar al error que ex­po­ne­mos. La es­tra­te­gia ha de ser que la fuer­za mus­cu­lar se use del mo­do más efi­cien­te po­si­ble y ma­xi­mi­zar la iner­cia, que no con­su­me ener­gía, en vez de au­men­tar el tor­que a cual­quier pre­cio. Pa­ra ello, cuan­do ana­li­za­mos la pe­da­la­da, ade­más del tor­que, el ca­cahue­te o cual­quier otro sis­te­ma de aná­li­sis di­ná­mi­co, es ne­ce­sa­rio com­ple­men­tar­lo con elec­tro­mio­gra­fía pa­ra ais­lar la fuer­za mus­cu­lar, o con sensores de mo­vi­mien­to iner­cial (IMUs), pa­ra que el aná­li­sis del pe­da­leo sea com­ple­to. Es­te es el úni­co sis­te­ma de aná­li­sis di­ná­mi­co po­si­ble -ci­né­ti­co y ci­ne­má­ti­co-, da­do que ha­bi­tual­men­te se con­fun­de el tér­mino di­ná­mi­co con el me­ro he­cho de pre­sen­cia de mo­vi­mien­to, un error muy fre­cuen­te fru­to del des­co­no­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.