Rem­co, yo es­tu­ve allí

Mu­chas co­sas que con­tar en la edi­ción 2019 de la Clá­si­ca de San Se­bas­tián. Úl­ti­ma ca­rre­ra co­mo pro­fe­sio­nal de Mar­kel Irizar, es­treno de la ver­sión fe­me­ni­na de la prue­ba do­nos­tia­rra y ex­plo­sión por to­do lo al­to de un ta­len­ta­zo: Rem­co Evenepoel.

Ciclismo a Fondo - - OPINIÓN - @jo­se­ba­be­lo­ki Tex­to

Al­go me­nos de una ho­ra pa­ra que la Kla­si­ka de Do­nos­ti -la mas­cu­li­na, que las mu­je­res ya lle­va­ban rodando unos mi­nu­tos- se pu­sie­ra en mar­cha. Los co­rre­do­res lle­ga­ban al Bou­le­vard do­nos­tia­rra, mien­tras la me­ga­fo­nía ame­ni­za­ba una ci­ta es­pe­cial. El pri­me­ro en in­ten­tar fir­mar fue Mar­kel Irizar. Tras un mon­tón de años co­mo pro­fe­sio­nal, cuel­ga la bi­ci en la ca­rre­ra de ca­sa. Me­nos mal que sé que es de Oña­ti, de otra for­ma di­ría que es de Bil­bao. Po­cos se han des­pe­di­do a la car­ta. Re­cuer­do el día que le co­no­cí per­so­nal­men­te. Nos vi­mos en un bar de Arra­sa­te, él ve­nía con Jo­sé Luis Fer­nán­dez, un hom­bre de su con­fian­za al que te­nía­mos co­mo ami­go en co­mún. Ama­teur, con ilu­sión, ló­gi­ca­men­te con preo­cu­pa­cio­nes, pe­ro re­bo­sa­ba ga­nas e in­quie­tu­des. Si soy sin­ce­ro, nun­ca hu­bie­ra pen­sa­do que iba a com­ple­tar una de las ca­rre­ras de­por­ti­vas más lon­ge­vas del pe­lo­tón vas­co. Zor­te on, Mar­kel. Po­co a po­co, el Bou­le­vard se fue lle­nan­do de pú­bli­co, mien­tras lle­ga­ban las pri­me­ras no­ti­cias de la ca­rre­ra fe­me­ni­na. Mo­vis­tar Team e Ineos se lle­va­ban la no­ta más al­ta en cuan­to a ex­pec­ta­ción. Co­lom­bia al po­der, sus com­pa­trio­tas arro­pa­ban con mu­cha pa­sión en la sa­li­da a Egan Ber­nal, el nue­vo ga­na­dor del Tour. Los co­rre­do­res iban y ve­nían del con­trol de fir­mas. Son mo­men­tos pre­vios a la com­pe­ti­ción que ca­da ci­clis­ta vi­ve a su manera. Con­cen­tra­ción, bús­que­da de tran­qui­li­dad... Sin du­da, uno que se lo es­ta­ba pa­san­do muy bien era Evenepoel. Iba de un la­do pa­ra otro con una son­ri­sa per­ma­nen­te en ca­da una de las fo­tos que los afi­cio­na­dos le pe­día­mos. Uti­li­zo la pri­me­ra per­so­na del plu­ral por­que no­so­tros tam­bién lo hi­ci­mos. No le ha­bía vis­to nun­ca en per­so­na. He de de­cir que de no ser por esa ca­ra de ni­ño, a ni­vel mus­cu­lar pa­sa per­fec­ta­men­te por al­guien que ya lle­va unas tem­po­ra­di­tas en el

cir­co pro­fe­sio­nal. Lan­da, Alap­hi­lip­pe, Van Aver­maet, Ber­nal... Los hom­bres del re­cien­te Tour de Fran­cia es­ta­ban en la sa­li­da. Buen car­tel el de es­te año. Lo que ocu­rrió des­pués ya lo sa­béis.

PA­RA LOS ANALES

La Kla­si­ka nos ha de­ja­do mu­chos de­ta­lles sub­ra­ya­dos en su his­to­ria. Las vic­to­rias de Ma­rino Le­ja­rre­ta y Mi­guel In­du­rain; el apo­ca­lip­sis con vic­to­ria de Raúl Al­ca­lá; la pro­me­sa de Lan­ce Arms­trong; la sor­pre­sa de Za­dro­bi­lek, etc. His­to­ria viva de una prue­ba re­fe­ren­te a ni­vel mun­dial. La ex­hi­bi­ción de Rem­co, ló­gi­ca­men­te con el con­di­men­to de su edad, pro­ta­go­ni­za­rá otro ca­pí­tu­lo im­por­tan­te co­mo hi­cie­ron los an­te­rio­res. Na­die po­día ima­gi­nar, cuan­do el bel­ga per­día com­ba con el gran gru­po en Er­laitz y tam­bién pos­te­rior­men­te en la pa­sa­da por Men­di­zo­rrotz, que se presentarí­a en so­li­ta­rio y con re­ci­tal in­clui­do en las ca­lles de Do­nos­ti. No ha­bía otro comentario en las na­rra­cio­nes de los me­dios y en­tre los co­rri­llos del pú­bli­co. Sin­ce­ra­men­te, pien­so que to­do el mun­do se ale­gró. Una se­ma­na des­pués tam­bién se pro­cla­mó cam­peón de Eu­ro­pa con­tra­rre­loj. El bel­ga su­ma y si­gue en su cre­ci­mien­to, sin te­cho a prio­ri. ¿Has­ta dón­de po­drá lle­gar? Creo que los bue­nos re­sul­ta­dos no de­ben al­te­rar sus pla­nes. Es cier­to que Le­fe­ve­re ha mo­di­fi­ca­do su contrato, pe­ro el plan de eje­cu­ción di­se­ña­do el in­vierno pa­sa­do de­be­ría man­te­ner­se. Las ba­ses edu­ca­ti­vas, y so­bre to­do el cre­ci­mien­to en lo per­so­nal, ne­ce­si­ta su tiem­po. Mu­chos de­por­tis­tas han explotado pre­coz­men­te y lue­go no han po­di­do man­te­ner­se. De es­tos ca­sos no vamos a ha­blar aho­ra, pe­ro en la par­te po­si­ti­va hay un ejem­plo tan in­tere­san­te co­mo bo­ni­to. Si tie­nen la opor­tu­ni­dad, re­vi­sen la tra­yec­to­ria del ju­ga­dor de bas­ket, Ricky Ru­bio. Por cier­to, Lucy Ken­nedy con­si­guió la vic­to­ria en la ca­rre­ra fe­me­ni­na, tam­bién con una gran ex­hi­bi­ción. Una prue­ba mar­ca­da por una es­ca­pa­da nu­me­ro­sa que en la úl­ti­ma subida a Mur­gil ex­plo­tó por los ai­res. Lour­des Oyar­bi­de, sex­ta, fue la pri­me­ra ci­clis­ta de ca­sa. Ca­rre­ra mas­cu­li­na y ca­rre­ra fe­me­ni­na den­tro del pro­gra­ma. Ha­ce unos años ha­blé de que es­te era el for­ma­to ne­ce­sa­rio pa­ra que nues­tras chi­cas dis­pon­gan de un ci­clis­mo de ga­ran­tías. Un día pro­fun­di­za­re­mos en ello. Pa­ra ter­mi­nar, gra­cias de nue­vo a la afi­ción vas­ca por es­tar una vez más cer­ca de los co­rre­do­res, en es­te ca­so tam­bién de ellas. Nos ve­mos en sep­tiem­bre con La Vuel­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.