MAR­CHA PE­DRO DEL­GA­DO

Las mu­je­res fue­ron las pro­ta­go­nis­tas de una de las mar­chas más clá­si­cas de las que se ce­le­bran en nues­tro país, con­ser­van­do co­mo po­cas ese am­bien­te fa­mi­liar de to­da la vi­da.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Des­de Se­go­via Ser­gio Pa­lo­mar Fo­tos Ra­fa Gó­mez

No hay ve­rano que se pre­cie sin La Pe­ri­co.

No es­tá bien arran­car un re­la­to hablando de uno mis­mo, pe­ro tras te­ner­la que ver des­de la cu­ne­ta el año pa­sa­do a cau­sa de una le­sión des­pués de 14 par­ti­ci­pa­cio­nes con­se­cu­ti­vas, es­ta de­ci­mo­quin­ta te­nía un sa­bor es­pe­cial. El mis­mo sa­bor que, se­gún nos con­ta­ba Do­ri Ruano, quien re­ci­bía el ho­me­na­je en nom­bre de to­das las ci­clis­tas a las que se tri­bu­ta­ba es­te año la prue­ba, tie­ne pa­ra ella tras ha­ber par­ti­ci­pa­do un mon­tón de ve­ces, in­clu­so en los pri­me­ros años de es­ta mar­cha, cuan­do ella y Joa­ne So­ma­rri­ba abrían el ca­mino a las que ven­drían des­pués en ese de­sier­to que era el ci­clis­mo fe­me­nino en nues­tro país.

RE­COR­DAN­DO HÁ­BI­TOS

Re­sul­ta cu­rio­so vol­ver a re­pe­tir, ca­si sin pen­sar­lo, el mis­mo ri­tual que pre­ce­de a La Pe­ri­co. Lle­gar el sá­ba­do por la tar­de al pa­be­llón don­de se cen­tra­li­za la mar­cha, el ba­ño de mul­ti­tu­des que re­ci­be Pe­dro en cuan­to ha­ce ac­to de pre­sen­cia y la pa­cien­cia in­fi­ni­ta con la que atien­de a ca­da pe­ti­ción de foto o ca­da sa­lu­do. El re­en­cuen­tro con ami­gos y co­no­ci­dos, la re­co­gi­da de dor­sa­les o el ir­se pron­to a dor­mir, no sin an­tes echar unas cer­ve­zas en la te­rra­ci­ta fren­te al pa­be­llón y en­gu­llir el per­ti­nen­te pla­to de pas­ta, nun­ca fal­tan.

ATÍPICA

Den­tro de tan­tas si­tua­cio­nes ha­bi­tua­les, al­go rom­pe el guion cuan­do sue­na el des­per­ta­dor: nu­bes so­bre las mon­ta­ñas, tem­pe­ra­tu­ra fres­ca y una li­ge­ra bri­sa del oes­te. Por lo me­nos, ca­lor no pa­sa­re­mos en una mar­cha en la que es­te as­pec­to sue­le cau­sar es­tra­gos en­tre los par­ti­ci­pan­tes en el tra­mo fi­nal. Arran­ca­mos el lar­go tra­mo neu­tra­li­za­do que nos di­ri­ge ha­cia La Gran­ja con la tris­te visión en el ho­ri­zon­te de la ca­tás­tro­fe me­dioam­bien­tal cau­sa­da por el in­cen­dio fo­res­tal que su­frie­ron los cen­te­na­rios pi­na­res la se­ma­na an­te­rior. Al lle­gar a La Gran­ja, el co­che que abre ca­rre­ra ace­le­ra y em­pie­za la fies­ta en la ve­loz apro­xi­ma­ción a pie del Puer­to de Na­va­ce­rra­da. Una subida que se afron­ta con las pier­nas fres­cas y don­de hay que te­ner la ca­be­za fría pa­ra no mal­gas­tar fuer­zas. Arri­ba, en­ca­ra­mos ha­cia el ve­cino puer­to de Co­tos pa­ra des­cu­brir que las obras de re­pa­ra­ción de es­te puer­to han de­ja­do la ca­rre­te­ra lle­na de gra­vi­lla, lo que nos obli­ga a ex­tre­mar la pre­cau­ción a la ho­ra de trazar. Se­rán los pro­fe­sio­na­les, durante la de­ci­moc­ta­va eta­pa de La Vuel­ta, los que pri­me­ro dis­fru­ten de es­ta obra con­clui­da. Aun así, es­tá me­jor que ha­ce unas se­ma­nas en la prue­ba de So­to­sal­bos.

NO­VE­DA­DES

Un rá­pi­do ro­dar nos de­ja so­bre los ado­qui­nes que ja­lo­nan la tra­ve­sía de Ras­ca­fría. Aquí se si­túa la prin­ci­pal in­cor­po­ra­ción al de­sa­rro­llo de la prue­ba: una di­vi­so­ria que per­mi­te ele­gir en­tre el re­co­rri­do tra­di­cio­nal y una op­ción más cor­ta que evi­ta las dos si­guien­tes as­cen­sio­nes, di­ri­gién­do­se di­rec­ta­men­te al pue­blo de Lo­zo­ya. Una al­ter­na­ti­va que mu­chos ya uti­li­za­ban en el pa­sa­do de for­ma ofi­cio­sa y que des­de es­ta edi­ción tie­ne en­ti­dad pro­pia. En cual­quier ca­so, no­so­tros gi­ra­mos a la de­re­cha pa­ra en­ca­rar los 12 km que nos se­pa­ran de la ci­ma del puer­to de La Mor­cue­ra. Una subida cons­tan­te y ma­cha­co­na don­de de­fi­ni­ti­va­men­te se se­pa­ra el grano de la pa­ja. Es­ta vez nos to­ca en­cua­drar­nos en el se­gun­do gru­po, ya que la for­ma es la que es a es­tas al­tu­ras. De­ja­mos que el po­ten­ció­me­tro nos va­ya guian­do y ob­ser­va­mos en la par­te al­ta los efec­tos del in­cen­dio que tam­bién aso­ló es­tos mon­tes, en pa­ra­le­lo con el de La Gran­ja, con un cla­ro sen­ti­mien­to de in­dig­na­ción e im­po­ten­cia. A un ki­ló­me­tro de co­ro­nar se en­cuen­tra el avi­tua­lla­mien­to, que es­te año ob­via­mos ya que la tem­pe­ra­tu­ra, mu­cho menor que en otras oca­sio­nes, nos ha­ce lle­gar allí aún con re­ser­vas. La ba­ja­da es ful­gu­ran­te y an­tes de dar­nos

cuen­ta es­ta­mos ya su­bien­do las ram­pas de Ca­nen­cia, puer­to sen­ci­llo pe­ro que nos si­gue ha­cien­do acu­mu­lar fa­ti­ga. Lo más im­por­tan­te en él es la ba­ja­da, don­de re­sul­ta in­dis­pen­sa­ble unir­se a una bue­na gru­pe­ta con la que com­par­tir es­fuer­zos an­te el lar­go tra­mo llano que, va­lle arri­ba, nos lle­va­rá has­ta Lo­zo­ya, lo­ca­li­dad de co­mien­zo del Puer­to de Na­va­fría.

JUEZ DE LA PE­RI­CO

Es in­creí­ble có­mo un puer­to de al­go me­nos de 12 ki­ló­me­tros, sin pen­dien­tes com­pli­ca­das, e in­clu­so con un des­can­si­to en su par­te me­dia, cau­se tan­to des­tro­zo. Su­bir­lo tras más de 100 km re­co­rri­dos, nor­mal­men­te a un rit­mo más que in­ten­so, es la cla­ve que ex­pli­ca las ex­plo­sio­nes y dis­pa­ri­dad de rit­mos que se ob­ser­van en­tre los par­ti­ci­pan­tes. Ca­da uno su­pera Na­va­fría co­mo bue­na­men­te pue­de, apu­ran­do las úl­ti­mas fuer­zas que que­dan. El pro­ble­ma es que la mar­cha no aca­ba ahí. Des­de la ci­ma aún te­ne­mos que pe­da­lear ca­si 50 km has­ta al­can­zar la me­ta, un tra­mo en el que el vien­to fron­tal es ha­bi­tual, pe­ro no con la gran in­ten­si­dad que so­pla en es­ta oca­sión y que ha­ce tre­men­da­men­te penoso el avan­ce, so­bre to­do en los tres lar­gos re­pe­chos que po­nen a nues­tras pier­nas al bor­de del ca­lam­bre. Sin em­bar­go, aquí ocu­rre lo nun­ca vis­to. So­mos un gru­po de unos quin­ce y nos po­ne­mos a pa­sar ca­si to­dos al re­le­vo de for­ma sin­cro­ni­za­da, co­mo si nos co­no­cié­ra­mos de to­da la vi­da. A ve­ces cri­ti­ca­mos los com­por­ta­mien­tos de los par­ti­ci­pan­tes en las mar­chas, pe­ro es­ta vez no po­día­mos ha­ber ele­gi­do me­jo­res com­pa­ñe­ros, por lo que es­tos ki­ló­me­tros tan du­ros trans­cu­rren ca­si co­mo un me­ro trá­mi­te que dis­fru­ta­mos has­ta al­can­zar Se­go­via con ple­na sa­tis­fac­ción, la de ha­ber com­ple­ta­do una vez más la mar­cha de ca­sa, una de esas im­pres­cin­di­bles que to­do ci­clo­tu­ris­ta de­be­ría te­ner en su cu­rrí­cu­lum.

1 Más que me­re­ci­do. Hay que re­co­no­cer que La Pe­ri­co siem­pre ha apos­ta­do por po­ten­ciar el ci­clis­mo fe­me­nino, otor­gan­do un ob­se­quio es­pe­cial a to­das las chi­cas ins­cri­tas -91 en es­ta oca­sión-, un com­pro­mi­so que se ha re­for­za­do en es­ta edi­ción con el ho­me­na­je al ci­clis­mo fe­me­nino en la fi­gu­ra de Do­ri Ruano. 2 Hé­roes. Los bom­be­ros y el per­so­nal de re­te­nes fo­res­ta­les se ju­ga­ron la vi­da la se­ma­na pre­via a la mar­cha pa­ra apa­gar los in­cen­dios de La Gran­ja y La Mor­cue­ra, don­de re­ci­bie­ron el reconocimi­ento de los par­ti­ci­pan­tes a su pa­so.

3 En obras. La ba­ja­da de Co­tos, en pro­ce­so de as­fal­ta­do pa­ra re­pa­rar sus in­nu­me­ra­bles agu­je­ros, obli­gó a ex­tre­mar las pre­cau­cio­nes por la pre­sen­cia de gra­vi­lla. Im­pe­ró la tran­qui­li­dad en el des­cen­so, aun­que se pro­du­je­ron al­gu­nas inevi­ta­bles caí­das.

4 Una de las pio­ne­ras. Do­ri Ruano, cam­peo­na del mun­do de pun­tua­ción en 1998 en el Mun­dial de pis­ta de Bur­deos y bron­ce en el Mun­dial con­tra­rre­loj de Lis­boa en 2011, afron­tó el re­co­rri­do más lar­go de la mar­cha acom­pa­ña­da por el an­fi­trión, que no pier­de la son­ri­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.