CLÁ­SI­CA SAN SE­BAS­TIÁN FÉ­MI­NAS

Lucy Ken­nedy (Mit­chel­ton-Scott) se lle­vó la pri­me­ra y bri­llan­te edi­ción de la Clá­si­ca de San Se­bas­tián fe­me­ni­na. Pin­chó ba­jan­do Men­di­zo­rrotz, pe­ro ca­zó a En­sing pa­ra pre­sen­tar­se en so­li­ta­rio en el Bou­le­vard.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Des­de San Se­bas­tián Ai­na­ra Her­nan­do Fo­tos Luis Án­gel Gó­mez/Photo Go­mez Sport

Una fe­liz idea he­cha reali­dad.

Cuan­do cru­za la lí­nea de me­ta, sex­ta y ex­ta­sia­da, Lour­des Oyar­bi­de ca­si no pue­de ha­blar, más por el esfuerzo, por el ai­re que le fal­ta y que por fin es­tá en­tran­do a bor­bo­to­nes, li­bre en sus pul­mo­nes, que por lo que aca­ba de ha­cer. Qui­zá no es cons­cien­te aún. Po­co a po­co. A una ro­da­do­ra he­cha en­tre la Lla­na­da Ala­ve­sa y el va­lle del Sa­ka­na navarro, pa­ra la que su­bir puer­tos pue­de ser una tor­tu­ra, le cues­ta asi­mi­lar una de las más bri­llan­tes de­mos­tra­cio­nes que ha fir­ma­do des­de que de­ci­dió que que­ría ser ci­clis­ta. Lour­des re­fle­xio­na en el as­fal­to del Bou­le­vard de Do­nos­ti, ya pu­dien­do res­pi­rar. “A es­te pa­so...” ¿re­con­ver­tir­se en es­ca­la­do­ra? Quién sa­be. Pe­ro su­yo es ya el re­cuer­do de una Clá­si­ca de San Se­bas­tián pa­ra la pos­te­ri­dad. Por ser la pri­me­ra edi­ción fe­me­ni­na. Con los mis­mos pre­mios e idén­ti­co fi­nal, con la mis­ma afi­ción vas­ca es­pe­rán­do­las a ellas co­mo ho­ras des­pués ha­rán con los hom­bres. Igual­dad real y con idén­ti­ca pa­sión. Una gran idea. Por ese “pa­si­llo hu­mano im­pre­sio­nan­te”, tran­si­tó Lour­des en la fu­ga que de­ter­mi­nó la ca­rre­ra.

FU­GA NU­ME­RO­SA

Quien lo hi­zo pri­me­ro fue Lucy Ken­nedy, bri­llan­te y es­pec­ta­cu­lar. La aus­tra­lia­na for­ma­ba par­te de esa fu­ga que la ala­ve­sa, jun­to a Anas­ta­siia Chur­si­na, die­ron for­ma al pa­so por Jaiz­ki­bel y a la que des­pués se unie­ron otras 14 co­rre­do­ras. Pron­to se en­ten­die­ron y el tiem­po co­men­zó a caer de­trás, en el pe­lo­tón, co­mo un castigo in­sal­va­ble. Has­ta cua­tro mi­nu­tos ce­den An­ne­miek Van Vleu­ten, Mool­man Pa­sio, Ane San­tes­te­ban, Ma­vi Gar­cía y otros nom­bres de pe­so. La ca­rre­ra es­tá ya de­lan­te. Y allí, Lour­des, se ve con las me­jo­res. Sien­do una de ellas. Cuan­do lle­ga el al­to de Men­di­zo­rrotz, a 39 ki­ló­me­tros de me­ta, co­mien­za el mo­men­to de la ver­dad. A Lucy Ken­nedy, de 31 años, le so­bre­vie­ne la idea de bus­car la épi­ca con un ata­que le­jano. Atle­ta de fon­do an­tes de po­ner­se su tar­dío pri­mer dor­sal en el ci­clis­mo, eso cur­te. Cuan­do la in­te­gran­te del Mit­chel­ton-Scott ini­cia el des­cen­so del pe­núl­ti­mo puer­to de la Clá­si­ca, su rue­da de­lan­te­ra se des­in­fla. Pin­cha­zo. Eso lo apro­ve­cha la ho­lan­de­sa Jan­ne­ke En­sing. La co­rre­do­ra del WNT-Ro­tor su­pera co­mo una ex­ha­la­ción a Ken­nedy, aún arre­glan­do su ave­ría, y se mar­cha en ca­be­za. Ella tam­bién quie­re la gloria. Pe­ro la aus­tra­lia­na no ha di­cho su úl­ti­ma pa­la­bra; ella es co­rre­do­ra de fon­do. “Y eso que des­pués tu­ve otro pro­ble­ma con el freno”, cuen­ta.

CA­ZA Y DES­PE­GUE

Se sin­tió “com­ple­ta­men­te per­di­da”. No te­nía ni idea de qué es­ta­ba pa­san­do en la ca­rre­ra. “De­so­rien­ta­da”. Pe­ro apa­re­ció su com­pa­ñe­ra Geor­gia Wi­lliams co­mo si fue­se su brú­ju­la pa­ra re­co­lo­car­la, re­ba­jar el mi­nu­to y me­dio de ven­ta­ja de En­sing y em­pu­jar­la a su vue­lo en so­li­ta­rio. En las ram­pas más du­ras de Mur­gil, fren­te a una afi­ción que “te po­ne la piel de ga­lli­na por­que no­so­tras no so­le­mos te­ner tan­to pú­bli­co y ver a la gen­te ani­mán­do­te gri­tan­do te ha­ce sa­car fuer­zas de don­de no las hay”, co­mo cuen­ta Oyar­bi­de, Ken­nedy ases­tó su gol­pe fi­nal y se des­hi­zo de la ago­ta­da En­sing. Otra bue­na idea. Has­ta la me­ta rue­da ma­jes­tuo­sa pa­ra lle­var­se el ma­ra­vi­llo­so es­treno de la Clá­si­ca de San Se­bas­tián fe­me­ni­na, que de­be con­ver­tir­se en una ci­ta fi­ja del ca­len­da­rio por su buen ha­cer. Sex­ta, aho­ga­da y ca­si sin res­pi­rar, lle­ga Lour­des Oyar­bi­de. “Fe­liz”, di­ce. “He da­do to­do has­ta el fi­nal por si po­día en­trar en el po­dio y me he que­da­do a 200 me­tros de las que lo han lu­cha­do, pe­ro me voy sa­tis­fe­cha. He he­cho una bue­na ca­rre­ra y es­pe­ro es­tar aquí el año pró­xi­mo y en si­guien­tes edi­cio­nes”. Oja­lá to­das lo es­tén. Se­ría una gran­dí­si­ma idea.

1 1 Plata de ley. Jan­ne­ke En­sing (WNT-Ro­tor), se­gun­da, lo hi­zo to­do pa­ra ga­nar, pe­ro el em­pe­ño de Ken­nedy le pri­vó del triun­fo.

3 Lu­cha has­ta el fi­nal. Otra ho­lan­de­sa, Pau­lie­na Rooi­jak­kers (CCC-Liv), su­peró a Chur­si­na en la pe­lea por el ter­cer pues­to. 3

2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.