CLÁ­SI­CA DE SAN SE­BAS­TIÁN

Rem­co Evenepoel se ex­hi­bió pa­ra con­se­guir su pri­mer triun­fo World Tour y con­ver­tir­se en el ga­na­dor más jo­ven de la his­to­ria de la Kla­si­ka. Pa­só de ro­dar cor­ta­do y su­bir bi­do­nes a sus com­pa­ñe­ros a ter­mi­nar ata­can­do pa­ra ga­nar.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Des­de San Se­bas­tián Ai­na­ra Her­nan­do Fo­tos Luis Án­gel Gó­mez/Photo Go­mez Sport

La eclo­sión do­nos­tia­rra del im­ber­be Rem­co Evenepoel.

La vi­da son mo­men­tos, ins­tan­tes que lo de­fi­nen to­do y pue­den lle­gar a cam­biar el mun­do. El pri­me­ro, por ejem­plo, su­ce­de cuan­do Ju­lian Alap­hi­lip­pe, uno de los atrac­ti­vos en el clá­si­co pa­seo por el Bou­le­vard en­tre au­to­bu­ses, ati­bo­rra­do de gen­te has­ta no po­der dar ni si­quie­ra un pa­so más, re­sa­co­so más que can­sa­do, di­ce bas­ta a mi­tad de la Clá­si­ca de San Se­bas­tián. Que pa­ra qué he ve­ni­do, apar­te del ba­ño de ma­sas y el lu­ci­mien­to del ci­clis­ta más atrac­ti­vo del pa­sa­do Tour de Fran­cia. Eso lo cam­bia to­do. Un mun­do. De re­pen­te, el equi­po De­ceu­ninc­kQuic­kS­tep se ve sin su lí­der na­tu­ral, sin su ban­de­ra. Huér­fano. Pe­ro pron­to se rear­ma. Sol­da­dos pa­ra la ba­ta­lla no le fal­tan. Mien­tras, van ca­yen­do uni­da­des. Pri­me­ro Egan Ber­nal, otro tan fun­di­do co­mo Alap­hi­lip­pe tras una fies­ta eter­na y mil y un cri­té­riums pa­ra ce­le­brar su Tour de Fran­cia. Lue­go Mi­kel Lan­da, su­frien­do el azo­te de un Gi­ro in­ten­so y una ron­da ga­la agria, vi­ve en su ru­le­ta ru­sa de emo­cio­nes y así co­rre, pri­me­ro pue­de, des­pués sien­te que re­vien­ta, lue­go se re­com­po­ne.

AMA­DOR Y PE­DRE­RO

Mo­vis­tar Team mues­tra sus car­tas y mi­ra de fren­te a una Kla­si­ka de la que quie­ren sa­lir mon­ta­dos en el be­llo ar­coí­ris que tan a me­di­da le sien­ta a Val­ver­de y tan bien que­da­ría en una foto pa­ra la eter­ni­dad. Ya sue­ñan con ella, la ter­ce­ra txa­pe­la pa­ra Ale­jan­dro Val­ver­de, que le ha­ga igua­lar el ré­cord que os­ten­ta

el mí­ti­co Ma­rino Le­ja­rre­ta. Así que no es­ca­ti­man. Na­die lo ha­ce. So­bre to­do An­drey Ama­dor y An­to­nio Pe­dre­ro, otra vez tre­men­dos, otra vez ejemplares. De nue­vo se ago­tan los ca­li­fi­ca­ti­vos con ellos, an­te se­me­jan­te des­plie­gue de en­tre­ga y pro­fe­sio­na­li­dad. De am­bos es el pro­ta­go­nis­mo y la foto, en reali­dad, de ca­si to­da la ca­rre­ra del Mo­vis­tar Team. Ex­ce­len­tes. Se em­pe­ña en ese tra­ba­jo el Mo­vis­tar, en es­pe­cial el ca­ta­lán y el cos­ta­rri­cen­se, cuan­do de sa­li­da se for­ma la es­ca­pa­da del día. Son nue­ve. Fer­nan­do Bar­ce­ló por par­te del Eus­ka­di-Mu­rias; Án­gel Ma­dra­zo del Bur­gos-BH; Jon Iri­sa­rri de Ca­ja Ru­ral-Se­gu­ros RGA; Fe­lix Grosss­chart­ner por par­te del Bo­ra-Hans­grohe; Jo­sef Cerny del CCC Team; Gre­ga Bo­le (Bah­rain-Merida); Koen Bouw­man (Jum­bo-Vis­ma); Cy­ril Le­moi­ne (Co­fi­dis) y uno más, el más es­pe­cial: Mar­kel Irizar. Él es quien más la dis­fru­ta. Nor­mal. Es su úl­ti­mo día co­mo ci­clis­ta pro­fe­sio­nal y se ha pro­me­ti­do sim­ple­men­te pa­sár­se­lo bien a lo­mos de la es­pec­ta­cu­lar bi­ci­cle­ta que Trek ha di­se­ña­do pa­ra él, ti­jas con la iku­rri­ña, un irrin­tzi en los per­fi­les de sus rue­das que tan­to ha des­tro­za­do durante años so­bre los tra­mos de pa­vés. Una ca­rre­ra im­pe­ca­ble que ter­mi­na y una son­ri­sa que ja­más se va a apa­gar re­ci­ben su me­re­ci­do reconocimi­ento cuan­do, des­de Mea­gas, el pri­mer puer­to en el ca­mino a San Se­bas­tián, has­ta Mur­gil, don­de ya pa­sa des­col­ga­do y atu­fa­do, Mar­kel re­ci­be to­do el ca­ri­ño de una en­tre­ga­da afi­ción vas­ca. A ese cues­tón de Mur­gil lle­ga­rá ya to­do de­ci­di­do. To­dos los mo­men­tos su­ce­di­dos, ex­plo­sio­na­dos. El que más aguan­ta de esa fu­ga es Fer­nan­do Bar­ce­ló.

Sus pier­nas ha­blan por él, de su fu­tu­ro y su ca­li­dad. En Er­laitz su ca­bal­ga­da, que ya es so­li­ta­ria, ago­ni­za, jus­to en el mis­mo ins­tan­te que Mi­kel Lan­da no pue­de con sus pier­nas y Egan Ber­nal tam­bién su­fre y ges­ti­cu­la si­mu­lan­do, con la cá­ma­ra y su son­ri­sa, te­ner el agua al cue­llo. En el mis­mo ins­tan­te que, co­mo en to­da la ca­rre­ra, Pe­dre­ro y Ama­dor si­guen im­pa­si­bles, ti­ran­do del pe­lo­tón y des­tro­zan­do fuer­zas.

REM­CO SE DESCUELGA

Un po­co más ade­lan­te su­ce­de el se­gun­do ins­tan­te má­gi­co de la Clá­si­ca de San Se­bas­tián. Que­dan cua­ren­ta ki­ló­me­tros pa­ra la me­ta y la ca­rre­ra se en­cien­de en las ram­pas de Men­di­zo­rrotz. En el seno del pe­lo­tón, ca­da vez más re­du­ci­do, sue­na el es­truen­do de un so­ni­do ra­ro. De esos siem­pre preo­cu­pan­tes y que a to­dos les ha­ce, por ins­tin­to, aga­char sus mi­ra­das. Pá­ni­co. ¡Clac, clac, clac! Y que no sea mi bi­ci, que no me pa­se a mí na­da. Y que el cam­bio en­tre bien, mi freno no ten­ga pro­ble­mas y la ca­de­na no se ha­ya sa­li­do. To­dos com­prue­ban que las su­yas es­tán en per­fec­to es­ta­do. To­dos me­nos Rem­co Evenepoel. El ni­ñi­to de 19 años, la perla que un día se cansó de dar­le pa­ta­das a un ba­lón de fút­bol, con to­do su ar­te y la cla­se que ate­so­ra­ba, a la que has­ta la se­lec­ción bel­ga ha­bía echa­do el ojo, cuan­do a él se le cru­za­ron los ca­bles y le dio por su­bir­se a una bi­ci­cle­ta, com­pro­bar que no se le da­ba na­da mal y que le gus­ta­ba. Ben­di­to ese ins­tan­te, el que lo ha de­ter­mi­na­do to­do. Es su bi­ci­cle­ta la que chi­rría. “He ido per­dien­do po­si­cio­nes, pe­ro por for­tu­na he con­se­gui­do arre­glar­lo”. Cuan­do lo ha­ce ya es­tá to­tal­men­te des­col­ga­do. Fue­ra de jue­go, pa­re­ce. Per­di­do en tie­rra de na­die. En la ci­ma de Men­di­zo­rrotz aprie­ta, con to­da esa lo­za­nía y ese punch que só­lo dan los 19 años que tie­ne. Sin pen­sar

en el des­gas­te que eso pue­de aca­rrear­le des­pués. La pan­car­ta del pe­núl­ti­mo puer­to de la It­zu­lia la cru­za a es­ca­sos 25 me­tros del pri­mer gru­po.

REM­CO SUBE BI­DO­NES

Así que, pues­to que to­da­vía no ha en­tra­do en el gru­po, su director Wil­fried Pee­ters le or­de­na que, ya que pa­sa­ba por allí, se me­ta unos cuan­tos bi­do­nes en la es­pal­da pa­ra su­bir a los com­pa­ñe­ros que to­da­vía aguan­tan en ca­be­za, En­ric Mas y Dries De­venyns. Otro mo­men­to. “Co­gí dos pa­ra ca­da uno y otros dos pa­ra mí”, cuen­ta des­pués. Así de sen­ci­llo. Jo­ya sa­cri­fi­ca­da. Que­dan trein­ta ki­ló­me­tros cuan­do eso su­ce­de. Des­pués to­do es­ta­lla. En la apro­xi­ma­ción a Mur­gil Ton­to­rra, don­de la pa­rro­quia ci­clis­ta vas­ca es­pe­ra en un pa­si­llo hu­mano bru­tal y emo­cio­nan­te, con sus ban­de­ras, su pa­sión, su co­lor y su gri­te­río, Rem­co Evenepoel se acer­ca a En­ric Mas cuan­do Toms Sku­jins mue­ve el ár­bol del pe­lo­tón, has­ta en­ton­ces im­pa­si­ble ba­jo la ba­tu­ta del Mo­vis­tar. “Me voy con él -le avi­sa-; y así si por de­trás hay mo­vi­mien­tos, que te arras­tren has­ta mí y yo te ha­go to­do el tra­ba­jo que pue­da por de­lan­te”.

REM­CO ATA­CA

Allá, con ellos, se va la Clá­si­ca de San Se­bas­tián. Jun­tos ha­cen ca­mino, pe­ro cuan­do llegan las des­co­mu­na­les ram­pas de Igel­do só­lo va a que­dar uno. El más jo­ven, el más fuer­te tam­bién. La perla que más bri­lla den­tro del uni­ver­so ci­clis­ta. De­trás, na­die se organiza. Pe­dre­ro y Ama­dor es­tán que­man­do sus úl­ti­mos car­tu­chos y a Val­ver­de ya no le que­da na­die que le pro­te­ja. As­ta­na se ha­ce el loco en pri­me­ra ins­tan­cia y el res­to de uni­da­des que re­sis­ten de lo úni­co que se preo­cu­pan ya es de so­bre­vi­vir y ama­rrar el pues­to que sea. Y mien­tras, por de­lan­te su­ce­de. Que Rem­co Evenepoel, sus mo­fle­tes hin­cha­dos, su ros­tro blan­co te­ñi­do de ro­ji­zo por el esfuerzo, su ac­né de ado­les­cen­te aún sin ma­du­rar y sus pier­nas ma­cha­co­nas cam­bian el rit­mo y se mar­chan. De­ja des­tro­za­do a Toms Sku­jins y se lar­ga. La fies­ta es pa­ra él y cuan­do lle­ga a las pa­re­des más du­ras de Mur­gil, la afi­ción vas­ca, más sa­bia que nin­gu­na, se en­tre­ga a él. Nor­mal. Rem­co es uno de los su­yos. De los que ha­ce del ci­clis­mo un au­tén­ti­co es­pec­tácu­lo. De eso va to­do has­ta el fi­nal. El mo­men­to. La his­to­ria. A Evenepoel, que se le te­nía por po­ten­te ro­da­dor, na­die va a dar­le ca­za su­bien­do. Y mu­cho me­nos en el ver­ti­gi­no­so des­cen­so al que se lan­za a tum­ba abier­ta ca­mino del Bou­le­vard do­nos­tia­rra. De su pri­mer triun­fo World Tour, de otra gran ex­hi­bi­ción tan su­ya, mar­ca de su jo­ven ca­sa. Cuan­do lle­ga, llo­ra por lo que aca­ba de ha­cer. “Es que no ten­go pa­la­bras, soy in­ca­paz de de­cir na­da. Só­lo que es in­creí­ble”. Des­de lue­go que él lo es.

1

5 Mur­gil Ton­to­rra dic­tó sen­ten­cia. Kon­rad, Mo­lle­ma, Frai­le... el gru­po de as­pi­ran­tes no pu­do re­du­cir la ven­ta­ja de Evenepoel. 5

4 4 Lo tie­ne to­do. La Clá­si­ca de San Se­bas­tián cuen­ta con un re­co­rri­do du­ro, pai­sa­jes her­mo­sos y un pú­bli­co en­tre­ga­do.

3 Hi­cie­ron ca­mino. Án­gel Ma­dra­zo (Bur­gos-BH) li­de­ra la fu­ga en la que tam­bién en­tra­ron Fer­nan­do Bar­ce­ló, Jon Iri­sa­rri y Mar­kel Irizar.

1 Pa­sión por Rem­co. La ha­za­ña del bel­ga del De­ceu­ninck-QuickS­tep per­ma­ne­ce­rá gra­ba­da en la re­ti­na de los afi­cio­na­dos vas­cos. 1

2 Val­ver­de se que­dó sin la ter­ce­ra. El cam­peón mun­dial, aquí jun­to a Mi­kel Lan­da, no tu­vo op­cio­nes de igua­lar a Le­ja­rre­ta en el pal­ma­rés.

4

5

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.