KLA­SI­KA DE OR­DI­ZIA

Ra­fa Valls pu­so la guin­da al tra­ba­jo de Mo­vis­tar Team, que con­tro­ló la 96ª edi­ción de la Prue­ba Vi­lla­fran­ca-Or­di­zia­ko Kla­si­ka. En el po­dio le acom­pa­ña­ron Chu­chi del Pino (Vi­to Fei­ren­se) y Chu­pe Ló­pez-Có­zar (Eus­ka­di-Mu­rias).

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Tex­to Ál­va­ro Ca­lle­ja Fo­tos Luis Án­gel Gó­mez/Photo Go­mez Sport

Ra­fa Valls des­tie­rra el mal fa­rio.

Ni Or­di­zia era el Ti­rol, ni la vic­to­ria fue a rit­mo len­to, pe­ro co­mo el ape­lli­do del fe­liz pro­ta­go­nis­ta po­ne en ban­de­ja el ti­tu­lar, el au­tor de es­tas lí­neas se ha vis­to obli­ga­do a re­su­mir así el ele­gan­te bai­le que se mar­có Ra­fa Valls, un ali­can­tino de 32 años, ba­jo el sol abra­sa­dor de la lon­ge­va Kla­si­ka de Or­di­zia. Con el ter­mó­me­tro asus­tan­do a los pre­sen­tes -lle­gó a gri­tar 36 gra­dos-, la prue­ba gui­puz­coa­na vi­vió una agi­ta­da ci­ta en la que el ca­lor fue la guin­da de du­re­za pa­ra un ya de por sí exi­gen­te cir­cui­to, con cin­co pa­sos por el al­to de Abal­tzis­ke­ta, co­ro­nán­do­se el úl­ti­mo de ellos a es­ca­sos cin­co ki­ló­me­tros de la me­ta en Or­di­zia. De Or­di­zia, pre­ci­sa­men­te, ha­bía par­ti­do 165,7 ki­ló­me­tros atrás un pe­lo­tón pobre en equi­pos World Tour, re­pre­sen­ta­do úni­ca­men­te por Mo­vis­tar Team, en el que ade­más su máxima es­tre­lla pa­ra la ca­rre­ra vas­ca, Richard Ca­ra­paz, era anun­cia­da co­mo ba­ja de úl­ti­ma ho­ra. Las con­se­cuen­cias de su mar­cha al to­do­po­de­ro­so Ineos pro­vo­ca­ron una lis­ta de ins­cri­tos sin la luz más bri­llan­te, pe­ro con la ale­gría de com­pro­bar que el ci­clis­mo es­pa­ñol cuen­ta, tras tan­tas años huér­fano de es­cua­dras, con un nu­tri­do gru­po de blo­ques pe­leo­nes. Jun­to al men­cio­na­do Mo­vis­tar, en la 96ª Prue­ba Vi­lla­fran­ca-Or­di­zia­ko Kla­si­ka se die­ron ci­ta los tres con­jun­tos de la se­gun­da ca­te­go­ría (Ca­ja Ru­ral-Se­gu­ros RGA, Eus­ka­di-Mu­rias y Bur­gos-BH), así co­mo los dos con­ti­nen­ta­les (Fun­da­ción Eus­ka­di y Ko­me­ta Cy­cling Team). El Is­rael Cy­cling Aca­demy de Ru­bén Pla­za y el Del­ko Mar­sei­lle de Ja­vi Mo­reno y De­lio Fer­nán­dez subían el ni­vel de un pe­lo­tón com­ple­ta­do por los ha­bi­tua­les equi­pos por­tu­gue­ses y un pu­ña­do de otros ca­da vez me­nos exó­ti­cos: el es­ta­dou­ni­den­se 303 Pro­ject, el pa­ra­gua­yo Mas­si Vi­vo, el bah­rei­ní VIB Sports, el his­pano-gui­neano Guer­ciot­ti-Ki­wi Atlán­ti­co o la ani­mo­sa Se­lec­ción ja­po­ne­sa.

JU­GA­DA PER­FEC­TA DE MO­VIS­TAR

Por si ha­bía al­gu­na du­da, que­dó cla­ro des­de el ini­cio que Mo­vis­tar Team que­ría de­cir bien al­to por qué era el me­jor equi­po de los pre­sen­tes. Do­mi­nó con

cla­ri­dad to­da la jor­na­da, sa­bien­do mo­ver Pa­blo Las­tras sus pie­zas des­de el co­che te­le­fó­ni­co. Al prin­ci­pio, el pe­so de la es­cua­dra azul re­ca­yó so­bre las pier­nas del ba­lear Lluís Mas y del al­ba­ce­te­ño Héc­tor Ca­rre­te­ro, que tra­ta­ron de aho­gar la es­ca­pa­da del día. En ella iban vie­jos co­no­ci­dos co­mo Gus­ta­vo Cé­sar Veloso (W52/FC Por­to), Ra­mu­nas Na­var­daus­kas (Del­ko Mar­sei­lle) o Do­min­gos Go­nçal­ves (Ca­ja Ru­ral-Se­gu­ros RGA), ade­más del asiá­ti­co Sho­ta­ro Iri­be (Se­lec­ción ja­po­ne­sa), el pro­me­te­dor Die­go Pa­blo Se­vi­lla (Ko­me­ta Cy­cling Team) y los vas­cos Mi­kel Alon­so y Peio Goi­koet­xea (Fun­da­ción Eus­ka­di). Una vez neu­tra­li­za­dos a 60 ki­ló­me­tros del fi­nal, fue el turno del mur­ciano Ru­bén Fer­nán­dez y del os­cen­se Jai­me Cas­tri­llo. El pri­me­ro lle­gó a lan­zar has­ta tres ataques, con­si­guien­do abrir un pe­que­ño hue­co jun­to a Ser­gei Cher­nets­kii (Ca­ja Ru­ral-Se­gu­ros RGA) y Chu­chi del Pino (Vi­to Fei­ren­se), quien es­ta­ba de dul­ce. Tam­bién lo pro­bó el se­gun­do, el de Ja­ca, con la in­ten­ción de

rom­per la mo­no­to­nía de un pe­lo­tón que ame­na­za­ba con, por fin, di­na­mi­tar­se. A ello con­tri­bu­ye­ron co­rre­do­res co­mo el por­tu­gués Joao Ro­dri­gues (W52/ FC Por­to) o el ga­lle­go De­lio Fer­nán­dez (Del­ko Mar­sei­lle), que mos­tra­ron su la­do más ofen­si­vo.

IM­PE­RIAL VALLS

Su­pe­ra­da la se­gun­da as­cen­sión a Al­tzo y en­ca­ra­da ya la quin­ta subida a Abal­tzis­ke­ta, lle­gó el mo­men­to de Ra­fa Valls, que se lan­zó a 12 km de re­gre­sar a Or­di­zia. El de Co­cen­tai­na, ex de con­jun­tos co­mo Geox, Va­can­so­leil, Lam­pre-Merida o Lot­to-Sou­dal, lo­gró con su arran­ca­da unos me­tros de ven­ta­ja que ya le se­rían su­fi­cien­tes pa­ra lle­gar des­ta­ca­do a la me­ta. Co­ro­nó Abal­tzis­ke­ta con vein­te se­gun­dos de di­fe­ren­cia so­bre lo que que­da­ba de pe­lo­tón, en el que Mo­vis­tar Team con­ti­nua­ba con­tro­lan­do to­do con un An­to­nio Pe­dre­ro que sal­ta­ba tras quien osa­ra in­ten­tar dar ca­za a su com­pa­ñe­ro. Valls, que cru­zó la pan­car­ta fi­nal en so­li­ta­rio y con mar­gen de so­bra pa­ra

ce­le­brar­lo co­mo me­re­cía la oca­sión, rom­pía así una se­quía que ha­bía de­ja­do va­cío su pal­ma­rés des­de ha­cía más de cua­tro años, des­de aque­lla ge­ne­ral con­quis­ta­da en el Tour de Omán an­te al­gu­nas de las fi­gu­ras del pe­lo­tón mun­dial. “Con­se­guir es­ta vic­to­ria es es­pe­cial pa­ra mí; la gen­te no se pue­de ima­gi­nar cuán­to”, di­jo, emo­cio­na­do, Ra­fa, que no se creía aún que ha­bía cor­ta­do una ma­la ra­cha que le tor­tu­ra­ba. “No ha si­do un ca­mino fá­cil con las le­sio­nes, es­pe­cial­men­te en es­tos cua­tro úl­ti­mos años tras el triun­fo en Omán. Siem­pre re­sul­ta di­fí­cil le­van­tar la ca­be­za des­pués de una caí­da, aun­que es aún más com­pli­ca­do cuan­do des­de aquel éxi­to só­lo ve­nían dis­gus­tos. Si sa­ca­ba la ca­be­za, otra le­sión me la vol­vía a hun­dir. Así se ha­ce muy du­ro en­tre­nar y man­te­ner­se mo­ti­va­do. Hoy, al me­nos, me lle­vo al­go de pre­mio pa­ra com­pen­sar esas de­silu­sio­nes”. El pre­mio lle­gó, en gran par­te, por el es­tu­pen­do tra­ba­jo del Mo­vis­tar. “Aun­que, la ver­dad, he­mos co­rri­do un po­co a con­tra­pié al ini­cio”, ad­mi­tió el ga­na­dor, que su­ce­de en el his­to­rial de la Kla­si­ka de Or­di­zia al aus­tra­liano Rob Power, quien dio la vic­to­ria en 2018 al Mit­chel­to­nS­cott, en­ton­ces su equi­po -es­te cur­so fi­chó por Team Sun­web-. “Nues­tra idea era es­tar en ca­da fu­ga y que to­dos pu­dié­se­mos te­ner opor­tu­ni­da­des, pe­ro no he­mos en­tra­do en ese pri­mer cor­te. Afor­tu­na­da­men­te, el equi­po ha con­tro­la­do muy bien pa­ra man­te­ner­lo cer­ca, con Lluís im­pre­sio­nan­te ti­ran­do, y con el res­to de com­pa­ñe­ros tam­bién muy, muy bien”. A par­tir de ahí, se­gún Ra­fa Valls, el guion pen­sa­do por Mo­vis­tar Team em­pe­zó a fun­cio­nar. “He­mos es­ta­do en to­dos los mo­vi­mien­tos pos­te­rio­res”, con­tó el ya ve­te­rano ci­clis­ta. “Mi po­si­ción era la de re­ser­var­me un po­co pa­ra el fi­nal. Sa­bía que te­nien­do siem­pre uno de­lan­te po­día ir tran­qui­lo, y una vez han ca­za­do a Ru­bén, he po­di­do sal­tar y mar­char­me. Nos ha aca­ba­do sa­lien­do muy bien”. Y tan bien, pues la ju­ga­da maes­tra de la es­cua­dra na­va­rra aca­bó dán­do­le su vic­to­ria más an­sia­da, la que rom­pe cua­tro años y me­dio pa­ra ol­vi­dar.

1 1 A la fu­ga. Gus­ta­vo Cé­sar Veloso -aquí jun­to al li­tuano Na­var­daus­ka­sa­fi­nó su gol­pe de pe­dal de ca­ra a la Vol­ta a Por­tu­gal.

2 Al bor­de del po­dio. El ho­lan­dés Jet­se Bol fue la me­jor ba­za del Bur­gos-BH y ter­mi­nó cuar­to, ter­ce­ro en el sprint del pri­mer gru­po. 2

1

4 Des­pe­gue. Po­cas ve­ces se capta con tan­ta pre­ci­sión el ata­que ga­na­dor. Ra­fa Valls arran­ca de­ci­di­do ca­mino de su pri­me­ra dia­na con Mo­vis­tar Team. 4

5 Ex­pec­ta­ción. Cual­quier lu­gar es bueno pa­ra se­guir una bonita ca­rre­ra que ade­más se ce­le­bra en un día fes­ti­vo. 5

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.