Un dia­man­te muy pu­li­do

Ciclismo a Fondo - - BICI SPORT - Tex­to Fer­nan­do Bel­da Fo­tos L. A. Gó­mez/Photo Go­mez Sport

Ta­dej Po­ga­car ha si­do la sen­sa­ción de La Vuel­ta 2019. Y no por­que no su­pié­ra­mos de su enor­me ta­len­to -que ya ha­bía ex­hi­bi­do en Al­gar­ve, País Vas­co o Ca­li­for­nia-, sino por­que en su tem­po­ra­da de neo­pro­fe­sio­nal y en su pri­me­ra gran vuel­ta ha ga­na­do tres eta­pas y pues­to en ja­que has­ta el úl­ti­mo día a los me­jo­res de la ge­ne­ral. Al­go im­pro­pio de un chi­co de 20 años -cum­ple 21 el 21 de sep­tiem­bre- que ni si­quie­ra ten­dría que ha­ber co­rri­do aquí. "El plan del equi­po era que de­bu­ta­se en La Vuel­ta de 2020, pe­ro des­pués de Ca­li­for­nia de­ci­di­mos ve­nir... y aquí es­toy, pe­lean­do por el po­dio", co­men­ta­ba el se­gun­do día de des­can­so con una tran­qui­li­dad im­pro­pia de su ju­ve­nil edad. Por­que Ta­dej ha­bla co­mo co­rre, con la ma­du­rez y las ma­ne­ras de un ve­te­rano. Las que ha mos­tra­do en es­ta Vuel­ta, a la que lle­gó pa­ra dis­fru­tar y apren­der, y que fi­na­li­za con un bo­tín asom­bro­so: 3º de la ge­ne­ral, mai­llot blan­co de me­jor jo­ven y vic­to­ria en tres eta­pas de al­ta mon­ta­ña, Cor­tals d´En­camp (An­do­rra), Los Ma­chu­cos y Pla­ta­for­ma de Gre­dos. Con san­gre fría pe­ro mu­cho arro­jo, do­si­fi­can­do es­fuer­zos, sa­bien­do dón­de y cuán­do mo­ver­se, el es­lo­veno in­clu­so ame­na­zó el se­gun­do pues­to de Ale­jan­dro Val­ver­de en la Sie­rra de Gre­dos, cul­mi­na­ción de una ac­tua­ción pa­ra la his­to­ria. Por­que Po­ga­car se ha con­ver­ti­do en el ci­clis­ta más jo­ven de los úl­ti­mos 85 años en ga­nar tres eta­pas de mon­ta­ña en una gran vuel­ta -des­de Re­né Viet­to en el Tour de 1934-, y en el úni­co en los úl­ti­mos 45 en ha­cer po­dio en Gi­ro, Tour o Vuel­ta con me­nos de 21 años. El pre­ce­den­te fue Ba­ron­che­lli en la Cor­sa Ro­sa de 1974.

TOR­TA­ZO PA­RA EM­PE­ZAR

Y eso que no co­men­zó bien La Vuel­ta pa­ra Ta­dej y el UAE Team Emi­ra­tes, uno de los equi­pos más afec­ta­dos por el te­rreno res­ba­la­di­zo de la con­tra­rre­loj de To­rre­vie­ja. Ca­si to­dos sus in­te­gran­tes se fue­ron al sue­lo, lo que les hi­zo per­der más de un mi­nu­to res­pec­to al As­ta­na y 51" con Mo­vis­tar Team. En Cal­pe y Ja­va­lam­bre avan­zó po­si­cio­nes y, de ma­ne­ra si­len­cio­sa, se si­tuó en el top10. Ce­dió 51" en el ex­plo­si­vo Mas de la Cos­ta, pe­ro su triun­fo en la eta­pa de An­do­rra ba­jo in­fer­na­les con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas le me­tió de lleno en el gru­po de as­pi­ran­tes. Y más tras su bue­na crono en Pau, en la que só­lo Ro­glic le su­peró en­tre los fa­vo­ri­tos. Tres días des­pués, una nue­va vic­to­ria en Los Ma­chu­cos, en cu­yas te­rri­bles ram­pas fue el úni­co que pu­do se­guir a Ro­glic, le si­tuó en pues­tos de po­dio, con­fir­man­do que iba muy en se­rio. Pe­ro su ju­ven­tud e inex­pe­rien­cia ge­ne­ra­ban du­das. "Ya ex­plo­ta­rá; aca­ba­rá pa­gan­do el es­fuer­zo", pen­sa­ban mu­chos. Él mis­mo qui­so ser pru­den­te. "No sé có­mo reac­cio­na­rá mi cuer­po. Has­ta aho­ra só­lo me he desen­vuel­to en ca­rre­ras cor­tas y es­toy apren­dien­do a ad­mi­nis­trar mis fuer­zas. Es­pe­ro no ex­plo­tar". Pe­ro pa­sa­ban los días, con las du­ras eta­pas as­tu­ria­nas, y aguan­ta­ba en po­si­cio­nes de po­dio, de don­de le sa­có Nai­ro Quin­ta­na tras la es­pec­ta­cu­lar eta­pa de Gua­da­la­ja­ra. Des­pués flo­jeó en la Sie­rra de Gua­da­rra­ma, don­de ce­dió un mi­nu­to, ca­yen­do al quin­to pues­to. Aún se guar­da­ba una úl­ti­ma ex­hi­bi­ción pa­ra la ba­ta­lla fi­nal por la Sie­rra de Gre­dos. Con to­dos los as­pi­ran­tes al lí­mi­te, sa­có fuer­zas y arro­jo pa­ra lan­zar un ata­que en el Puer­to de Pe­ña Ne­gra, a 40 km de me­ta. Con una im­pre­sio­nan­te ca­bal­ga­da en so­li­ta­rio abrió un hue­co cer­cano a los dos mi­nu­tos y pu­so en ja­que la ca­rre­ra. Un mo­vi­mien­to am­bi­cio­so que tu­vo tri­ple pre­mio: eta­pa, mai­llot blan­co y ter­ce­ro de la ge­ne­ral. Fue Jo­xean Fer­nán­dez Mat­xin quien le echó el ojo cuan­do era jú­nior, "ya ha­cía co­sas es­pe­cia­les", y le ofre­ció un lu­gar en el World Tour. El má­na­ger ge­ne­ral del UAE avi­sa­ba a prin­ci­pios de tem­po­ra­da. "Es un ta­len­to pu­ro con ins­tin­to ga­na­dor. No des­ta­ca es­pe­cial­men­te en na­da, pe­ro to­do lo ha­ce bien. Es buen es­ca­la­dor y con­tra­rre­lo­jis­ta y tie­ne ca­rác­ter de cam­peón. Ade­más, ja­más he vis­to a na­die con un po­der de re­cu­pe­ra­ción co­mo el de Ta­dej". Po­ga­car se mos­tró al mun­do en la Vuel­ta a Es­lo­ve­nia 2018, en la que se co­deó con Ro­glic, Urán y Moho­ric, y des­pués ga­nó el Tour del Por­ve­nir pe­se a co­rrer sin equi­po en la mon­ta­ña. Co­mo neo­pro­fe­sio­nal ha con­quis­ta­do la Vuel­ta al Al­gar­ve, es­tu­vo de­lan­te -6º- en una It­zu­lia de muy al­to ni­vel y en ma­yo ga­nó el Tour de Ca­li­for­nia, con­vir­tién­do­se en el ci­clis­ta más jo­ven que nun­ca ha­ya ven­ci­do una prue­ba por eta­pas del World Tour. Su des­lum­bran­te Vuel­ta a Es­pa­ña no ha­ce sino con­fir­mar que es­ta­mos an­te un ta­len­to des­co­mu­nal que que­ma eta­pas a to­da ve­lo­ci­dad; un dia­man­te muy bien pu­li­do pa­ra su edad; un ga­na­dor en po­ten­cia de gran­des vuel­tas.

So­cie­dad es­lo­ve­na. Po­ga­car se en­ten­dió de ma­ra­vi­lla con Ro­glic pa­ra for­mar un dúo ga­na­dor en Los Ma­chu­cos. En Gre­dos no ne­ce­si­tó com­pa­ñía pa­ra re­ven­tar la ca­rre­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.