Pon un So­ler a tu la­do

Ciclismo a Fondo - - BICI SPORT - Tex­to Ál­va­ro Ca­lle­ja Fo­to Luis Án­gel Gó­mez/Photo Go­mez Sport

De ca­ra a la ga­le­ría, su Vuel­ta a Es­pa­ña que­dó em­pa­ña­da por un pu­ña­do de ges­tos con­se­cu­ti­vos, sus as­pa­vien­tos y mue­cas en sue­lo an­do­rrano, pe­ro sus tres se­ma­nas, sal­vo ese des­liz in­jus­ti­fi­ca­ble, fue­ron pa­ra en­mar­car. Un gre­ga­rio de lu­jo al ser­vi­cio de sus lí­de­res. Per­dió sus op­cio­nes de ha­cer al­go gran­de en la ge­ne­ral de­ma­sia­do pron­to, pe­ro lue­go de­mos­tró co­ra­je y pro­fe­sio­na­li­dad re­po­nién­do­se del gol­pe, re­cu­pe­ran­do un buen pun­to de pe­dal y po­nien­do sus fuer­zas al ser­vi­cio de Nai­ro Quin­ta­na y, so­bre to­do, Ale­jan­dro Val­ver­de. Una bue­na por­ción del po­dio del mur­ciano es del ca­ta­lán. So­ler se ol­vi­dó de la ge­ne­ral en un se­gun­do día fa­tal, en el que ti­ró por la bor­da to­das sus op­cio­nes al ce­der más de nue­ve mi­nu­tos, pe­ro a par­tir de ahí Mo­vis­tar Team ga­nó a su me­jor gre­ga­rio. Cuan­do el cam­peón del mun­do ame­na­za­ba con en­trar en cri­sis, Marc apa­re­cía pa­ra que la ilu­sión del mai­llot ro­jo no se des­va­ne­cie­ra. Aun­que pri­me­ro tu­vo que lle­var­se una bue­na re­pri­men­da pa­ra aca­bar de en­ten­der su pa­pel de ayu­dan­te tras la de­ba­cle de Cal­pe, don­de Nai­ro sor­pren­dió con su ofen­si­va. Sus di­rec­to­res le di­je­ron que le to­ca­ba ol­vi­dar­se de los ga­lo­nes re­cién es­tre­na­dos y que su Vuel­ta ya úni­ca­men­te se­ría ayu­dar, ayu­dar y ayu­dar. Pe­ro la con­ver­sa­ción, co­mo lue­go re­co­no­ció Pa­blo Lastras en Ra­dio Mar­ca, no de­bió ser lo con­tun­den­te­men­te cla­ra que se ne­ce­si­ta­ba pa­ra que Marc So­ler en­ten­die­ra su nue­vo rol. De ahí que en la no­ve­na eta­pa, a tres ki­ló­me­tros del fi­nal en Cor­tals d’En­camp, cuan­do el ca­ta­lán era ca­be­za de ca­rre­ra en so­li­ta­rio y des­de el co­che le man­da­ron pa­rar pa­ra es­pe­rar al co­lom­biano, mon­ta­ra en có­le­ra. "Nun­ca me ha­bía vis­to en una si­tua­ción así -di­jo un día más tar­de-. Pa­san mu­chas co­sas por la ca­be­za, fue el mo­men­to. En frío lo pien­sas, ves to­do el tra­ba­jo rea­li­za­do en días an­te­rio­res y te arre­pien­tes. Se tra­ta de pe­dir dis­cul­pas y ya es­tá". Pi­dió dis­cul­pas Marc, lla­ma­do a lle­var el pe­so del ci­clis­mo es­pa­ñol jun­to a Enric Mas en los pró­xi­mos años, y a par­tir de ahí, de ese gol­pe en la me­sa de la je­fa­tu­ra de Mo­vis­tar Team, el jo­ven de 25 años co­men­zó su par­ti­cu­lar re­ci­tal de có­mo de­be ac­tuar un gre­ga­rio. Siem­pre jun­to a su Val­ver­de, ti­ran­do tam­bién de Nai­ro cuan­do por el pin­ga­ni­llo se lo so­li­ci­ta­ban. Aho­ra, sí, otra vez era el hom­bre de equi­po que siem­pre ha­bía si­do. "Su tra­ba­jo es bue­ní­si­mo, ge­nial", re­pe­tía eta­pa tras eta­pa Ale­jan­dro Val­ver­de, que en­con­tró en el de Vi­la­no­va i la Gel­trú a su me­jor ami­go pa­ra man­te­ner sus op­cio­nes de vic­to­ria y de po­dio en La Vuel­ta 2019. Tan­to ayu­dó Marc So­ler en la se­gun­da mi­tad de la ca­rre­ra que aca­bó co­lán­do­se en el top10 de la ge­ne­ral -no­veno a 22 mi­nu­tos de Ro­glic-, el pri­me­ro de su vi­da en una ron­da de tres se­ma­nas, en las que ha vuel­to a acu­mu­lar un buen nú­me­ro de si­tua­cio­nes de las que apren­der pa­ra en los si­guien­tes cur­sos as­pi­rar a to­do. Y en ese mo­men­to, cla­ro, a él tam­bién le gus­ta­ría te­ner un Marc So­ler a su la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.