De Du­ran­go al Ace­bo

Ciclismo a Fondo - - BICI SPORT - Tex­to Lo­ren­zo Ci­prés Fo­to Luis Án­gel Gó­mez/Photo Go­mez Sport

Con su vic­to­ria en el San­tua­rio del Ace­bo y el tra­ba­jo rea­li­za­do en la mon­ta­ña en fa­vor de Pri­moz Ro­glic, el es­ta­dou­ni­den­se Sepp Kuss sal­vó el pa­pel del ci­clis­mo de su país en una Vuel­ta don­de, al igual que du­ran­te to­da la tem­po­ra­da, y en ge­ne­ral en los úl­ti­mos tiem­pos, les fal­tó esa gran fi­gu­ra que ha­ga de re­fe­ren­te. En­tre sus nu­me­ro­sos pro­fe­sio­na­les abun­dan hom­bres de equi­po y ca­da año apa­re­cen nue­vas e in­tere­san­tes pro­me­sas, pe­ro ha­ce ya tiem­po que no se ter­mi­na de vis­lum­brar en­tre ellos el alum­bra­mien­to de al­gu­na fi­gu­ra co­mo las que dis­pu­sie­ron en pa­sa­dos más o me­nos re­cien­tes. Kuss, ori­gi­na­rio del Du­ran­go de Co­lo­ra­do que to­mó el nom­bre del es­ta­do me­xi­cano y por ex­ten­sión de la po­bla­ción viz­caí­na, re­ma­tó en la ci­ma as­tu­ria­na -una ha­bi­tual en la ron­da de la tie­rra que se es­tre­na­ba en La Vuel­ta- una es­ca­pa­da de die­ci­séis ci­clis­tas en la que se in­fil­tró co­mo re­pre­sen­tan­te del Jumbo-Vis­ma, y don­de fi­nal­men­te, y pa­ra sor­pre­sa de mu­chos, aca­bó ju­gan­do sus car­tas pro­pias. "Es­pe­ra­ba te­ner que tra­ba­jar pa­ra Pri­moz y no lle­va­ba nin­gu­na es­tra­te­gia en la ca­be­za. Mi subida se ha li­mi­ta­do a ir a to­pe des­de que ata­qué". En los me­tros pre­vios a la lle­ga­da ce­le­bró su pri­mer triun­fo en Eu­ro­pa, y el más des­ta­ca­do has­ta hoy de su ca­rre­ra, cho­can­do su mano con las de los es­pec­ta­do­res si­tua­dos tras las va­llas. "Su pa­sión es al­go fan­tás­ti­co y lo que ha­ce tan gran­de es­te de­por­te. Siem­pre te apo­yan, por ellos amo tan­to el ci­clis­mo", de­cla­ra­ba fe­liz Kuss, que cum­plió 25 años el día que el pe­lo­tón lle­ga­ba a To­le­do con los ecos de la po­lé­mi­ca por lo su­ce­di­do tras la caí­da en Es­ca­lo­na. Co­mo en tan­tos co­rre­do­res de su país, su bio­gra­fía tie­ne los clá­si­cos tin­tes di­fe­ren­cia­les fren­te al pro­to­tí­pi­co ci­clis­ta eu­ro­peo. En su ca­so es­tos lle­gan de la mano de su abue­lo, Dolph Kuss, en­tre­na­dor du­ran­te mu­chos años del equi­po es­ta­dou­ni­den­se de es­quí de fon­do, dis­ci­pli­na en la que se ini­ció Sepp, y que com­ple­men­ta­ba ca­da ve­rano con la prác­ti­ca de la bi­ci­cle­ta de mon­ta­ña. Só­lo a par­tir de 2015 co­men­zó a to­mar­se en se­rio la ca­rre­te­ra, don­de con­si­guió una rá­pi­da y exi­to­sa adap­ta­ción, ga­nán­do­se pron­to una pla­za en el Rally Cy­cling de la ca­te­go­ría Con­ti­nen­tal. Con ellos des­cu­brió la Eu­ro­pa ci­clis­ta y des­per­tó el in­te­rés de su ac­tual for­ma­ción, a la que lle­gó el año pa­sa­do epa­tan­do con su ren­di­mien­to en el Tour de Utah: tres eta­pas y la ge­ne­ral lo­gra­das fren­te a un más que in­tere­san­te plan­tel de ri­va­les. Le si­guió su de­but en La Vuel­ta, don­de ha re­pe­ti­do es­te año con éxi­to, a la vez que do­bla­ba en gran­des ron­das tras dispu­tar la pa­sa­da pri­ma­ve­ra el Gi­ro de Ita­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.