Lec­ción de cam­peón

El es­lo­veno del Jumbo-Vis­ma se si­tuó co­mo lí­der en la con­tra­rre­loj de Pau y ya no dio op­ción al­gu­na. Al re­vés, cuan­do tu­vo la opor­tu­ni­dad in­cre­men­tó su ven­ta­ja pa­ra ven­cer con hol­gu­ra su pri­me­ra gran­de.

Ciclismo a Fondo - - BICI SPORT - Tex­to Ál­va­ro Ca­lle­ja Fo­tos Luis Án­gel Gó­mez/Photo Go­mez Sport

En un mun­do, el ac­tual, en el que pa­re­ce que só­lo triun­fa quien más le­van­ta la voz, quien más li­kes tie­ne por ori­gi­nal, gra­cio­so, po­lé­mi­co o pre­po­ten­te, el ga­na­dor de la Vuel­ta a Es­pa­ña 2019 ha des­ta­ca­do por ra­di­cal­men­te lo con­tra­rio. Tan se­rio y so­brio ha es­ta­do du­ran­te las tres se­ma­nas de ca­rre­ra que, pre­ci­sa­men­te, ha so­bre­sa­li­do, sin ser su in­ten­ción, por ello. Ro­zan­do la bor­de­ría, Pri­moz Ro­glic, es­lo­veno de 29 años que al­can­za la trein­te­na a fi­na­les de oc­tu­bre, ga­nó pe­ro nun­ca son­rió. O ca­si nun­ca. Só­lo se le es­ca­pó una li­ge­ra mue­ca de ale­gría, al­go ar­ti­fi­cial y for­za­da, en el po­dio de Ma­drid. Y más por­que lo di­jo a los pe­rio­dis­tas el día pre­vio que por ga­nas, pues no es el lí­der del Jum­boVis­ma un ti­po ri­sue­ño. “He son­reí­do en se­cre­to los días an­te­rio­res”, sol­tó an­te los pro­fe­sio­na­les de las gra­ba­do­ras y los mi­cró­fo­nos. Tra­ta de ale­grar la mi­ra­da en la Pla­ta­for­ma de Gre­dos, don­de to­do aca­ba, don­de la Vuel­ta com­pe­ti­ti­va lle­ga a su fin. Tras be­sar a su es­po­sa y a su be­bé, a co­bi­jo en la car­pa fu­tu­ris­ta de la sa­la de pren­sa, Ro­glic, al que pa­re­ce no im­por­tar­le car­gar con la eti­que­ta de an­ti­pá­ti­co, lle­gó a co­men­zar la con­fe­ren­cia an­te los me­dios de co­mu­ni­ca­ción con un bos­te­zo. Aca­ba­ba de ga­nar la Vuel­ta a Es­pa­ña, la pri­me­ra gran­de de su pal­ma­rés, y el es­lo­veno pa­re­cía dor­mir­se. “No es cier­to que no son­ría y no ten­ga sen­ti­mien­tos. Aho­ra, por ejem­plo, es­toy con­ten­to por­que ya no que­dan más puer­tos por su­bir y só­lo res­ta la eta­pa de Ma­drid”.

LA MA­DU­REZ DE UN TO­DO­TE­RRENO

El ma­yor éxi­to de su ca­rre­ra de­por­ti­va -tie­ne eta­pas en Gi­ro, don­de fue ter­ce­ro es­te año tras te­ner el ro­sa en sus ma­nos, y Tour, don­de que­dó cuar­to en 2018lle­ga en un cur­so, el de 2019, en el que arran­có co­mo un avión. En la pri­me­ra par­te de la cam­pa­ña, Pri­moz Ro­glic ya acu­mu­la­ba ge­ne­ra­les y eta­pas en UAE Tour, Ti­rreno-Adriá­ti­co y Ro­man­día. Su ful­gu­ran­te ini­cio de tem­po­ra­da, aña­di­do al so­ber­bio prin­ci­pio de Gi­ro, le co­lo­có co­mo el prin­ci­pal can­di­da­to a aca­bar la ci­ta ita­lia­na co­mo ven­ce­dor. Pe­ro tan fuer­te ha­bía lle­ga­do que la Cor­sa

Ro­sa aca­bó ha­cién­do­se­le eter­na. Ca­yó el es­lo­veno, pe­ro apren­dió la mis­ma lec­ción que Si­mon Ya­tes un año an­tes. Y es que Pri­moz Ro­glic no cuen­ta con de­ma­sia­dos co­no­ci­mien­tos ci­clis­tas, pues lle­gó tar­de al de­por­te de los pe­da­les. Tan tar­de que por po­co el ci­clis­mo se que­da sin él, ya que la vi­da pa­re­cía in­di­car­le que se ga­na­ría el pan con los es­quís. Te­nía bue­na pin­ta -lle­gó a pro­cla­mar­se cam­peón del mun­do jú­nior por equi­pos en 2007-, pe­ro los ex­per­tos en la dis­ci­pli­na pien­san que no se per­dió un gran ta­len­to, pues ape­nas se­lló dos triun­fos en la Co­pa Con­ti­nen­tal, com­pe­ti­ción ale­ja­da de los gran­des fo­cos. So­ña­ba con una me­da­lla olím­pi­ca en

tram­po­lín lar­go, pe­ro un ac­ci­den­te le hi­zo cam­biar de de­por­te. Co­gió mie­do. “No ha­bía te­ni­do ni el res­pe­to, ni el te­mor ne­ce­sa­rios. Tras el ac­ci­den­te, me di cuen­ta de que nun­ca se­ría el me­jor y per­dí la mo­ti­va­ción”. En la reha­bi­li­ta­ción pa­ra vol­ver a ser es­quia­dor, Pri­moz, que uti­li­za­ba la bi­ci co­mo par­te de la re­cu­pe­ra­ción, aca­bó por en­gan­char­se al ci­clis­mo. En 2011 era sal­ta­dor pro­fe­sio­nal, en 2012 ci­clis­ta ama­teur y en 2013 ci­clis­ta pro­fe­sio­nal del Adria Mobil, prin­ci­pal equi­po de su país. A pe­sar de su evi­den­te ca­ren­cia téc­ni­ca so­bre el si­llín, el es­lo­veno em­pe­zó a de­jar mues­tras de que va­lía pa­ra es­to del ci­clis­mo, un de­por­te que le gus­ta­ba ya an­tes de de­jar los es­quís. El pun­to de in­fle­xión fue 2015, su­bien­do al po­dio del Tour de Croa­cia y con sen­dos triun­fos en el Tour de Azer­bai­yán y en el Tour de Es­lo­ve­nia.

SU ME­JOR SAL­TO

La pri­me­ra di­vi­sión le dio la bien­ve­ni­da en 2016. El Lot­toNL-Jumbo es­ta­ba con­ven­ci­do de que aquel se­rio es­lo­veno era una au­tén­ti­ca per­la. No fa­lló el exRa­bo­bank, pues ese año ya lo­gró una eta­pa en el Gi­ro. Des­pués ven­drían vic­to­rias en Al­gar­ve, País Vas­co, Ro­man­día o Ti­rreno, por no ha­blar de las eta­pas en un Tour en el que ro­zó el po­dio. Y has­ta aho­ra, cuan­do en Es­pa­ña ha aga­rra­do el me­jor de los tro­feos que re­po­san en las es­tan­te­rías de su ca­sa. “Han si­do vein­te días de lo­cu­ra y las di­fi­cul­ta­des han ido cre­cien­do”, ex­pli­có el cam­peón de La Vuel­ta 2019, pa­ra la que no le fal­tó mo­ti­va­ción a pe­sar del tras­pié del Gi­ro. “Sal­go a ga­nar en ca­da ca­rre­ra y me pre­pa­ré al má­xi­mo”. Con un triun­fo ci­men­ta­do en la crono de Pau y en se­guir la rue­da del úni­co ri­val que le preo­cu­pa­ba, Ale­jan­dro Val­ver­de, Pri­moz Ro­glic, el hom­bre que no ad­mi­tía más de tres pre­gun­tas por rue­da de pren­sa, fir­mó un triun­fo jus­to, pues de­mos­tró ser el me­jor en to­dos los te­rre­nos y ca­pa­ci­dad su­fi­cien­te pa­ra desen­vol­ver­se co­mo un au­tén­ti­co cam­peón, que nun­ca per­dió los ner­vios. Ni si­quie­ra en la po­lé­mi­ca ju­ga­da de Mo­vis­tar Team en Es­ca­lo­na, don­de el lí­der dio con sus huesos en el sue­lo.

Su buen ha­cer fue con­tes­ta­do con so­bre­sa­lien­te por su equi­po, un Jum­boVis­ma que ju­gó su me­jor par­ti­da. Só­lo el día de Gua­da­la­ja­ra des­ca­rri­ló de su ha­bi­tual ca­mino per­fec­to. “No com­pa­ro a mi equi­po con nin­gún otro. So­mos fuer­tes y po­de­mos lu­char por el triun­fo en cual­quier ca­rre­ra”, con­tes­tó cuan­do fue cues­tio­na­do por si Jumbo ha­bía si­do el vie­jo Sky. “No só­lo es mi me­jor vic­to­ria, sino tam­bién la me­jor del ci­clis­mo de mi país. Han si­do tres se­ma­nas con mu­chos al­ti­ba­jos. Las caí­das y los con­tra­tiem­pos

hi­cie­ron que fue­se men­tal­men­te com­pli­ca­do”, di­jo na­da más cer­ti­fi­car La Ro­ja en Ma­drid. “No se pue­de des­cri­bir con pa­la­bras”, sub­ra­yó Pri­moz Ro­glic, el chi­co es­lo­veno que cam­bió la fría nie­ve por el tram­po­so as­fal­to, el que le ha­ría hé­roe en su país un día nu­bla­do del sep­tiem­bre ma­dri­le­ño. “Me di­ver­tía en los sal­tos, pe­ro lle­gué al ci­clis­mo y tam­bién me gus­tó. Vi que po­día ser uno de los bue­nos y me que­dé. Vo­lar es bo­ni­to, pe­ro ba­jar un puer­to tam­bién es emo­cio­nan­te”. Co­mo emo­cio­na­da que­dó Es­lo­ve­nia con él.

2 Su­per­vi­vien­tes. Aun las­tra­dos por las ba­jas de Kruijs­wijk y Tony Mar­tin, Jumbo-Vis­ma de­fen­dió la co­ro­na ro­ja a la per­fec­ción.

El ver­de, a la bu­cha­ca. 3 No se con­for­mó Pri­moz con el mai­llot ro­jo y aña­dió tam­bién la cla­si­fi­ca­ción de los pun­tos.

Co­le­gas es­lo­ve­nos. No fue ra­ro ver a Po­ga­car y Ro­glic char­lan­do o echán­do­se una mano du­ran­te to­da La Vuel­ta. 4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.