VUEL­TA A BUR­GOS

El co­lom­biano Iván So­sa (Ineos) re­va­li­dó su co­ro­na en la prue­ba bur­ga­le­sa.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Tex­to Ai­na­ra Her­nan­do Fo­tos Luis Án­gel Gó­mez/Photo Go­mez Sport

El año pa­sa­do por es­tas fe­chas, por es­tos lu­ga­res, quien pa­sea­ba, ca­si flo­tan­do y hen­chi­do de or­gu­llo por la su­per­fi­cie pla­na y es­tre­cha de la ci­ma de las La­gu­nas de Nei­la, era Gian­ni Sa­vio. Ca­be­llo pla­tea­do per­fec­ta­men­te ado­sa­do a la ca­be­za, bi­go­te bien cor­ta­do, ni un so­lo pe­lo de­ja­do al ai­re, al vue­lo. Tra­je de cha­que­ta cla­ra a ra­yas azul ma­rino im­po­lu­to, igual que su son­ri­sa, siem­pre tan enor­me, y sus bra­zos, abier­tos pa­ra to­dos. Su úl­ti­mo gran des­cu­bri­mien­to le ha­cía es­tar fe­liz. Era to­do por Iván So­sa, su ‘nue­va me­jor’ ad­qui­si­ción. Él ha­bía sa­li­do triun­fan­te de las La­gu­nas de Nei­la y he­cho su­ya la Vuel­ta a Bur­gos do­ble­gan­do a equi­pos World Tour co­mo el Sky o Mo­vis­tar Team con sus me­jo­res car­tas, ve­lan­do ar­mas y pro­ban­do fuer­zas an­tes de la Vuel­ta a Es­pa­ña.

Ti­pos co­mo Sa­vio son ne­ce­sa­rios en el ci­clis­mo. No só­lo por su ima­gen icó­ni­ca y el ca­ris­ma que des­pren­den con ape­nas in­tuir­les, pues un ras­tro de per­fu­me pue­de de­la­tar­los a ki­ló­me­tros de dis­tan­cia. Gian­ni Sa­vio es de esos que co­ge un pu­ña­do de pe­que­ños pa­tro­ci­na­do­res y con to­dos, la su­ma del uno más uno, cons­tru­ye un equi­po que aca­ba con­vir­tién­do­se en vi­ve­ro. Sa­vio es de los que se sube a un avión ca­da dos por tres y cru­za el char­co pa­ra ojear. No le ha­cen fal­ta lu­pa ni pris­má­ti­cos. A los dia­man­tes en bru­to los atis­ba des­de le­jos, igual que los de­más lo adi­vi­nan por su co­lo­nia.

PI­CÓN BLAN­CO Y LA­GU­NAS

Lo hi­zo con Egan Ber­nal y una tem­po­ra­da más tar­de con Iván So­sa, de quien des­pués de ga­nar el Tour de Bihor y la Adriá­ti­ca Ió­ni­ca ya se ha­bía en­ca­pri­cha­do el Team Sky, y des­pués lle­gó a la Vuel­ta a Bur­gos don­de ma­ra­vi­lló su­peran­do in­clu­so a Su­per­mán Ló­pez. Y en­ton­ces ya no tu­vo có­mo re­te­ner­le. Igual que con Egan Ber­nal, su que­ri­do ami­go. Me­jor. Sa­vio vi­ve de esas transac­cio­nes, de esos con­tra­tos lar­gos fir­ma­dos a es­tre­llas aún por ex­plo­tar, que cuan­do se mar­chan a otra par­te de­jan una es­te­la de bi­lle­tes con los que el equi­po pue­de se­guir sub­sis­tien­do y

con­ti­nuar sa­can­do cha­va­les de la can­te­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na. Se mar­chó Iván So­sa al Sky -aho­ra de­fien­de el mai­llot gra­na­te del Ineosy el má­na­ger del An­dro­ni ya no pa­sea por lo al­to de las La­gu­nas de Nei­la cuan­do el co­lom­biano re­edi­ta su triun­fo do­ble, de eta­pa y el mai­llot mo­ra­do de ven­ce­dor fi­nal que ves­tía des­de que se im­pu­so dos días an­tes ba­jo la nie­bla del Pi­cón Blan­co. Bien po­dría ha­ber­lo he­cho Sa­vio, igual que la no­che que aca­bó el Tour de Fran­cia en Pa­rís se de­jó ver en­tre los pe­rio­dis­tas co­mo un imán que atrae los mi­cró­fo­nos pa­ra re­cor­dar­les que él, y só­lo él, fue el des­cu­bri­dor del ga­na­dor de la ron­da ga­la, quien le sa­có de la mi­se­ria y le hi­zo dar el gran sal­to. Co­mo si sus pier­nas no va­lie­sen de na­da. So­sa, igual que Ber­nal, cre­ce a pa­sos agi­gan­ta­dos. El su­yo se­rá un me­drar al abri­go de ese ami­go que aca­ba de ga­nar la Gran­de Bou­cle y pa­ra el que es­tá dis­pues­to a sa­cri­fi­car­se en­te­ro. Con él en­tre­na, con él vi­ve en An­do­rra y com­par­te las ho­ras muer­tas. La vi­da de ci­clis­ta. Y cuan­do ten­ga es­pa­cio, co­mo en la Vuel­ta a Bur­gos, se­rá el mo­men­to de des­ple­gar to­da su ca­li­dad. La tie­ne y le so­bra. La de­mos­tró pron­to, en cuan­to la ca­rre­ra se pu­so se­ria con la lle­ga­da en la ter­ce­ra eta­pa al Pi­cón Blan­co.

CA­JA RU­RAL-SE­GU­ROS RGA SE GUS­TA

Has­ta esos dos pun­tos ca­lien­tes, quien ve­nía do­mi­nan­do y co­gien­do mo­ral a ca­da pe­da­la­da pa­ra la Vuel­ta a Es­pa­ña era el equi­po Ca­ja Ru­ral-Se­gu­ros RGA. La for­ma­ción na­va­rra le echó co­ra­je y a pun­to es­tu­vo de lle­var­se el pri­mer li­de­ra­to de la ca­rre­ra de la mano de Alex Aran­bu­ru en el Mi­ra­dor del Cas­ti­llo, el pis­to­le­ta­zo ex­plo­si­vo de la prue­ba bur­ga­le­sa. Só­lo un desata­do Gia­co­mo Niz­zo­lo (Di­men­sion Da­ta) pu­do su­pe­rar in ex­tre­mis al jo­ven gui­puz­coano de mi­ra­da ma­ri­na. Un día des­pués, en Ler­ma, Jon Abe­ras­tu­ri se to­mó la re­van­cha, mien­tras que el pro­pio Aran­bu­ru se des­qui­ta­ba en la cuar­ta eta­pa con desen­la­ce en Clu­nia. Allí, a la Ciu­dad Ro­ma­na, So­sa ya lle­gó co­mo lí­der tras su tre­men­do triun­fo en el Pi­cón Blan­co. Bas­tó una lle­ga­da en al­to de fuer­za pa­ra de­jar cla­ro que no iba a te­ner ri­val. Ni un re­tor­na­do Ri­chard Ca­ra­paz, yen­do a más pa­ra una Vuel­ta a Es­pa­ña en la que fi­nal­men­te no par­ti­ci­pa­ría, ni un, co­mo siem­pre, sen­sa­cio­nal An­to­nio Pe­dre­ro, ni Ós­car Ro­drí­guez, que ro­zó el ale­grón del año pa­ra el Eus­ka­di-Mu­rias, pu­die­ron con el es­ca­la­dor co­lom­biano. Im­pa­ra­ble. Lo mis­mo su­ce­dió en las La­gu­nas de Nei­la: do­mi­nio to­tal de So­sa. “Nues­tra idea de sa­li­da fue man­te­ner la cal­ma, por­que quien qui­sie­se ga­nar­me ten­dría que ata­car”. Él se li­mi­tó a la de­fen­sa. No fue fá­cil, a pe­sar de to­do. “En el fi­nal me he sen­ti­do muy al lí­mi­te”, con­fe­sa­ba des­pués de ace­le­rar pa­ra frus­trar a un no­ta­ble Rui Cos­ta en la em­ble­má­ti­ca ci­ma de Nei­la. Pe­ro nun­ca vio pe­li­grar su se­gun­do mai­llot mo­ra­do. “Ga­nar aquí es al­go muy gran­de; es­ta ca­rre­ra me gus­ta mu­cho”, ase­gu­ró, a pe­sar de no te­ner a Gian­ni Sa­vio pa­sean­do por allí or­gu­llo­so, re­cor­dan­do al mun­do de dón­de vie­ne Iván So­sa.

1 1 Amos del Cas­ti­llo. Gia­co­mo Niz­zo­lo ba­tió por muy po­co a Alex Aran­bu­ru en el du­ro fi­nal de la pri­me­ra eta­pa.

2 2 Re­gre­so con po­dio. Bue­na ac­tua­ción de Ri­chard Ca­ra­paz, ter­ce­ro en su reapa­ri­ción des­pués de su triun­fal Gi­ro.

6 6 Equi­po lo­cal. Án­gel Ma­dra­zo pro­por­cio­nó un gran pro­ta­go­nis­mo al con­jun­to Bur­gos-BH con su cons­tan­te bre­ga.

4 Otro pel­da­ño arri­ba. Ter­ce­ro en Pi­cón Blan­co y cuar­to en la ge­ne­ral, An­to­nio Pe­dre­ro (Mo­vis­tar Team) si­gue pro­gre­san­do. 4

5 5 Rui Cos­ta cho­có con So­sa. El por­tu­gués del UAE aca­ri­ció una vic­to­ria de mé­ri­to en las La­gu­nas de Nei­la, pe­ro el lí­der no hi­zo con­ce­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.