VUEL­TA A ES­PA­ÑA

Emo­cio­nes, de­cep­cio­nes, sor­pre­sas... Re­su­men de to­do lo que de­pa­ró la gran ron­da es­pa­ño­la.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO -

Son de­ma­sia­do evi­den­tes las si­mi­li­tu­des en­tre las cir­cuns­tan­cias de los dos úl­ti­mos ga­na­do­res de la Vuel­ta a Es­pa­ña co­mo pa­ra no de­te­ner­se en es­te dé­jà vu. Tan­to Si­mon Ya­tes co­mo Pri­moz Ro­glic ve­nían de ex­pe­rien­cias ne­ga­ti­vas en el Gi­ro de Ita­lia, que do­mi­na­ban con pul­so fir­me pa­ra ve­nir­se aba­jo en la par­te fi­nal, es­pe­cial­men­te el ci­clis­ta bri­tá­ni­co. Am­bos to­ma­ron no­ta de lo ocu­rri­do y pu­lie­ron erro­res pa­ra pro­ta­go­ni­zar una sa­tis­fac­to­ria re­van­cha en La Vuel­ta. Si­mon Ya­tes se de­jó de ex­hi­bi­cio­nes pa­ra aho­rrar fuer­zas de ca­ra a la de­ci­si­va se­ma­na fi­nal, mien­tras que Pri­moz Ro­glic no ha com­pe­ti­do des­de el Gi­ro -sal­vo en el Cam­peo­na­to de Es­lo­ve­nia- pa­ra evi­tar lle­gar tan fa­ti­ga­do a Ma­drid co­mo le su­ce­dió en el úl­ti­mo tra­mo de la prue­ba ro­sa. Ro­glic ha si­do el jus­tí­si­mo cam­peón de La Vuel­ta 2019, sin du­da el más fuer­te y re­gu­lar de to­dos los que par­tie­ron des­de To­rre­vie­ja. Só­lo pa­só apu­ros en los aba­ni­cos ca­mino de Gua­da­la­ja­ra, don­de su Jumbo-Vis­ma, que cum­plió sin alar­des en el res­to de la ron­da es­pa­ño­la, se de­sin­te­gró por com­ple­to. Ha si­do una ca­rre­ra pla­ga­da de po­lé­mi­cas, al­gu­nas ago­ta­do­ras co­mo la que en­fren­ta­ba ca­si a dia­rio a los par­ti­da­rios de Nai­ro Quin­ta­na con los de Val­ver­de. En ci­clis­mo no se com­pi­te por se­lec­cio­nes na­cio­na­les sino por equi­pos co­mer­cia­les, pe­ro no hay ma­ne­ra de que mu­chos se den por en­te­ra­dos. Y si fue­ra por paí­ses, Es­lo­ve­nia se lle­va­ría la palma con ese ta­len­to lla­ma­do Ta­dej Po­ga­car, que nos asom­bró -al ni­vel de Ber­nal, Eve­ne­poel o Van der Poel- aca­ban­do co­mo un ti­ro su pri­me­ra gran­de con vein­te añi­tos y es­col­tó en el po­dio a su com­pa­trio­ta Ro­glic. So­bre­sa­lien­te pa­ra los cua­tro in­vi­ta­dos. Co­fi­dis se lle­vó una eta­pa con Je­sús He­rra­da y ro­zó otra con Jo­sé; Eus­ka­di-Mu­rias lo bor­dó y Mi­kel Itu­rria le pu­so la guin­da al pas­tel; Ca­ja Ru­ral-Se­gu­ros RGA aca­ri­ció la glo­ria va­rias ve­ces, con men­ción es­pe­cial pa­ra Aran­bu­ru y Las­tra; y qué de­cir de Bur­gos-BH, con el subidón de la con­quis­ta de Ja­va­lam­bre a tra­vés de Án­gel Ma­dra­zo, un ci­clis­ta que ha cau­ti­va­do al pú­bli­co con su na­tu­ra­li­dad. Pa­ra el fi­nal de­jo a Ale­jan­dro Val­ver­de, que diez años des­pués de lu­cir el en­ton­ces mai­llot oro en Ma­drid, ¡y die­ci­séis más tar­de de su pri­mer po­dio!, ha fi­na­li­za­do se­gun­do lu­cien­do el mai­llot ar­coí­ris. ¿Asis­ti­re­mos en Yorks­hi­re a otro dé­jà vu?

MA­JES­TUO­SO GIL­BERT

Si ha­bla­mos de ve­te­ra­nos ilus­tres, Phi­lip­pe Gil­bert no le va la za­ga a Val­ver­de. El va­lón de 37 años, que dispu­taba su 22ª gran­de -no­ve­na Vuel­ta, lle­va las mis­mas en las pier­nas que Tours-, se ad­ju­di­có el triun­fo en dos de las jor­na­das más es­pec­ta­cu­la­res de es­ta 74ª edi­ción: la que ter­mi­nó en Bil­bao, en un vi­bran­te due­lo ge­ne­ra­cio­nal con los pu­jan­tes Alex Aran­bu­ru (Ca­ja Ru­ral-Se­gu­ros RGA) y Fer­nan­do Bar­ce­ló (Eus­ka­diMu­rias), y la obra maes­tra que nos re­ga­la­ron los par­ti­ci­pan­tes des­de Aranda de Due­ro has­ta Gua­da­la­ja­ra, don­de ajus­ti­ció a un pre­ci­pi­ta­do Sam Ben­nett en los em­pi­na­dos úl­ti­mos me­tros. Sin em­bar­go, lo que me gus­ta­ría re­sal­tar del bel­ga no es su im­po­nen­te do­ble­te ni su só­li­da can­di­da­tu­ra al Cam­peo­na­to del Mun­do de Yorks­hi­re. Don­de me de­jó ma­ra­vi­lla­do fue en la pe­núl­ti­ma eta­pa por Gre­dos, dispu­tada en su pri­mer tra­mo a to­da me­cha, mi­man­do al jo­ven Ja­mes Knox, muy to­ca­do tras ver­se im­pli­ca­do el día an­te­rior en la caí­da de Es­ca­lo­na, que tra­ta­ba a du­ras pe­nas de man­te­ner el top10 que se ha­bía ga­na­do a pul­so los 19 días pre­ce­den­tes. Pe­se al ejem­plar tra­ba­jo de los hom­bres del De­ceu­ninck-Quic­kS­tep, li­de­ra­dos por un Gil­bert que lle­gó a qui­tar el chu­bas­que­ro a un Knox com­ple­ta­men­te im­pe­di­do por los do­lo­res, el bri­tá­ni­co se que­dó a es­ca­sos se­gun­dos del ob­je­ti­vo y ca­yó a la un­dé­ci­ma pla­za. Un cam­peón mun­dial y ven­ce­dor de to­dos los mo­nu­men­tos sal­vo Mi­lán-San Remo que de­mues­tra con sus ac­cio­nes que con­ti­núa con los pies bien pe­ga­dos al sue­lo. Es­te de­por­te si­gue ofre­cien­do lec­cio­nes de sa­cri­fi­cio y com­pa­ñe­ris­mo que es­tán por en­ci­ma de cual­quier po­lé­mi­ca.

To­do ba­jo con­trol. Sin trans­mi­tir su­fri­mien­to ni debilidad en mo­men­to al­guno, Pri­moz Ro­glic se ha ad­ju­di­ca­do su pri­me­ra gran­de, es­tre­nan­do tam­bién a Es­lo­ve­nia en es­te se­lec­to pal­ma­rés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.