La Vuel­ta, en cues­ta arri­ba

Ciclismo a Fondo - - TUS CARTAS -

Cuan­do los co­rre­do­res en­tra­ban en Ma­drid, el rec­tor de la ca­rre­ra ca­li­fi­có en TVE la edi­ción de la Vuel­ta a Es­pa­ña co­mo "Vuel­tón". In­du­da­ble­men­te, ta­ma­ño ad­je­ti­vo de­bió ser fru­to de la eu­fo­ria pun­tual de una per­so­na que, tras tan­tos días so­por­tan­do la ten­sión de un even­to de­por­ti­vo de es­ta mag­ni­tud y la enor­me res­pon­sa­bi­li­dad que con­lle­va, era víc­ti­ma de un em­pa­cho de en­dor­fi­nas que le hi­cie­ron con­fun­dir el de­seo con la reali­dad. ¿Vuel­tón? Las de 1992 o 2014 sí fue­ron vuel­to­nes. La de 2019, no. Las bie­nin­ten­cio­na­das re­trans­mi­sio­nes te­le­vi­si­vas y las ama­bles cró­ni­cas pe­rio­dís­ti­cas que la han acom­pa­ña­do no de­be­rían ma­qui­llar la per­cep­ción de una ca­rre­ra que en lo de­por­ti­vo ha si­do ano­di­na, par­ca en tác­ti­cas y ge­ne­ro­sa en con­for­mis­mo. Mien­tras el re­co­rri­do ca­be ca­li­fi­car­lo de muy no­ta­ble y la or­ga­ni­za­ción ha me­jo­ra­do en los úl­ti­mos años -pe­se a dis­po­ner de me­nos pre­su­pues­to que Tour y Gi­ro-, el pul­so de­por­ti­vo de La Vuel­ta pa­re­ce ha­ber en­tra­do en un de­cli­ve que ame­na­za con­ver­tir­se en en­dé­mi­co. La Vuel­ta’19 ha si­do la 16ª ca­rre­ra del año por el ni­vel de sus com­pe­ti­do­res, se­gún el fia­ble ran­king de PCS, por de­trás de otras prue­bas por eta­pas co­mo Pa­rís-Ni­za, Ti­rreno, Daup­hi­né y Vol­ta a Ca­ta­lu­ña, o los mo­nu­men­tos. La ca­li­dad de la par­ti­ci­pa­ción con­di­cio­na el desen­la­ce de una ca­rre­ra y es­ta vez en el pe­lo­tón ha­bía mu­chos jó­ve­nes y de­bu­tan­tes, ade­más de una gran di­fe­ren­cia de ni­vel entre los equi­pos. No obs­tan­te, hay otro fac­tor que es aún más de­ter­mi­nan­te: la es­ca­sez de fuer­zas. En un ci­clis­mo don­de cre­ce el nú­me­ro de prue­bas de má­xi­ma ca­te­go­ría UCI, una gran­de a fi­na­les de agos­to ca­da vez pi­lla más a con­tra­pié a los co­rre­do­res, en es­pe­cial a los ases. Los que acu­den lo ha­cen con el de­pó­si­to en re­ser­va pa­ra de­tri­men­to del es­pec­tácu­lo. Así, ex­cep­tuan­do a Mi­guel Án­gel Ló­pez, cu­yo ata­que en An­do­rra se pro­du­jo a 20 km de la me­ta, y Po­ga­car, con su ex­hi­bi­ción en Gre­dos, na­die plan­teó más es­tra­te­gia en las eta­pas de mon­ta­ña que re­sis­tir has­ta pro­bar a sus ri­va­les en los úl­ti­mos ki­ló­me­tros del puer­to fi­nal. Ni el ca­len­da­rio ci­clis­ta se ali­ge­ra­rá pa­ra per­mi­tir ale­grías más lon­ge­vas a los co­rre­do­res, ni la or­ga­ni­za­ción dis­mi­nui­rá la pre­sión oro­grá­fi­ca de la prue­ba. Y mien­tras tan­to, los úl­ti­mos cam­peo­nes en­ca­de­nan re­nun­cias a de­fen­der el tí­tu­lo: Fa­bio Aru (ga­na­dor en 2015), Nai­ro Quin­ta­na (2016), Ch­ris Froo­me (2017) y Si­mon Ya­tes (2018). ¿Creen que Pri­moz Ro­glic lu­ci­rá el dor­sal 1 en 2020?

Jo­sé Ma­nuel Ro­drí­guez Huer­tas. E-mail.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.