50 años, 50 ci­mas

Ciclismo a Fondo - - USUARIO - Tex­to Ja­vier Ibarrola

Me lla­mo Ja­vier Ibarrola, soy profesor del Ins­ti­tu­to Me­rin­da­des de Cas­ti­lla en la lo­ca­li­dad de Vi­llar­ca­yo y me gus­ta­ría con­tar­les el pro­yec­to rea­li­za­do du­ran­te es­te ve­rano, que he de­no­mi­na­do '50 años, 50 ci­mas'. La ini­cia­ti­va sur­ge al cum­plir 50 años por la ne­ce­si­dad de bus­car un re­to y una mo­ti­va­ción es­pe­cial pa­ra ce­le­brar di­cha efe­mé­ri­de. Tam­bién sir­ve pa­ra ho­me­na­jear al Tour, la Vuel­ta y el Gi­ro por es­tos ma­ra­vi­llo­sos años re­ple­tos de ges­tas y emo­cio­nes que me han in­cul­ca­do la afi­ción por es­te be­llo de­por­te. Ahí en­tra en jue­go una de mis gran­des pa­sio­nes, el ci­clis­mo, y en­la­za con un vie­jo sue­ño de as­cen­der las ci­mas más im­por­tan­tes que se han subido en la Vuel­ta a Es­pa­ña, el Tour de Fran­cia y el Gi­ro de Ita­lia. Co­men­cé es­te de­sa­fío el 25 de ma­yo con la as­cen­sión al puer­to de Lu­na­da y fi­na­li­cé las cin­cuen­ta ci­mas el 21 de agos­to su­bien­do la Fuen­te del Chi­vo. En to­tal, cin­cuen­ta puer­tos re­par­ti­dos entre Es­pa­ña, Fran­cia e Ita­lia. La ex­pe­rien­cia ha si­do muy gra­ti­fi­can­te. Me que­do con los lu­ga­res vi­si­ta­dos, entre los que des­ta­ca­ría la zo­na de los Do­lo­mi­tas en Ita­lia por sus ma­jes­tuo­sos pai­sa­jes. Co­mo puer­to más bo­ni­to ci­ta­ría el Stel­vio por sus in­fi­ni­tas cur­vas de he­rra­du­ra. El más du­ro se­ría sin du­da el Zon­co­lan, ya que sus ci­fras no engañan: en ape­nas 9 ki­ló­me­tros se su­pe­ran más de 1.200 me­tros de des­ni­vel. El puer­to más lar­go se­ría el in­ter­mi­na­ble Ga­li­bier en­ca­de­na­do con el Té­lé­grap­he con sus 35 ki­ló­me­tros y el de ma­yor des­ni­vel, el Stel­vio por el la­do de Pra­to que sal­va 1.847 me­tros. Tam­bién me gus­ta­ría men­cio­nar lo pri­vi­le­gia­do que me sien­to por vi­vir en la zo­na de Las Me­rin­da­des en el nor­te de Bur­gos. Soy de un pue­ble­ci­to lla­ma­do En­tram­ba­sa­guas en el Va­lle de Me­na. Con­ta­mos con un en­torno ex­cep­cio­nal pa­ra mon­tar en bi­ci­cle­ta, don­de des­ta­ca­ría los tres puer­tos que nos unen con los va­lles pa­sie­gos: La Sía, Es­ta­cas de True­ba y Lu­na­da. No tie­nen na­da que en­vi­diar en ma­jes­tuo­si­dad y gran­de­za a los mí­ti­cos co­lo­sos de los Al­pes. Tam­bién quie­nes bus­can du­re­za y por­cen­ta­jes im­po­si­bles tie­nen en el Pi­cón Blan­co y Los Ma­chu­cos su par­ti­cu­lar in­fierno. De he­cho, la ram­pa con ma­yor por­cen­ta­je as­cen­di­da en to­das es­tas ci­mas se en­cuen­tra en Los Ma­chu­cos con dos tra­mos de has­ta el 27%. Es por ello que ani­mo a to­dos los aman­tes de la bi­ci­cle­ta, sean ya cin­cuen­to­nes o no, a que des­cu­bran es­ta co­mar­ca de Las Me­rin­da­des y fu­sio­nen la pasión de ha­cer de­por­te al ai­re li­bre con unos lu­ga­res y pa­ra­jes es­pec­ta­cu­la­res. Me gus­ta­ría des­pe­dir­me agra­de­cien­do vues­tra lec­tu­ra y es­pe­ran­do que es­te pro­yec­to de 50 años, 50 ci­mas ten­ga su con­ti­nua­ción cuan­do cum­pla los 75 y, por qué no, cuan­do lle­gue a 100 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.