SHIMANO GRX

Du­ran­te el úl­ti­mo fin de se­ma­na de sep­tiem­bre, en la ce­le­bra­ción de 'Lau­rens Ten Dam Gra­vel Bi­ke', tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de pro­bar el pri­mer gru­po es­pe­cí­fi­co pa­ra la pu­jan­te dis­ci­pli­na del Gra­vel que lle­ga al mer­ca­do de la mano de Shimano.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Des­de He­llent­hal (Ale­ma­nia) Jo­sé A. Pas­tor Fo­tos Ir­mo Kei­ser

Nos des­pla­za­mos a Ale­ma­nia y pro­ba­mos su gru­po es­pe­cí­fi­co pa­ra gra­vel.

Entre las mo­da­li­da­des del moun­tain bi­ke y la de ca­rre­te­ra se si­túa una zo­na co­mún a am­bas. No es nue­va ya que, quien más o quien me­nos, ha he­cho pis­tas de­ma­sia­do fá­ci­les pa­ra su BTT, o ha aca­ba­do ro­dan­do por al­gu­na pis­ta con su bi­ci de ca­rre­te­ra. De he­cho, la ma­yo­ría de prac­ti­can­tes de ciclocross se de­di­can a en­tre­nar pa­ra las ca­rre­ras con unas bi­cis bas­tan­te bien adap­ta­das pa­ra los ca­mi­nos, pe­ro más en­fo­ca­das a bus­car el la­do com­pe­ti­ti­vo. Así, en las úl­ti­mas tem­po­ra­das he­mos vis­to apa­re­cer bi­cis con geo­me­trías más re­la­ja­das que las de ciclocross, ma­yo­res pa­sos de rue­da, in­clu­so po­si­bi­li­dad de mon­tar rue­das de 650b. No era más que una cues­tión de tiem­po que el ma­yor fa­bri­can­te de gru­pos apos­ta­ra por uno pro­pio pa­ra el ca­da vez ma­yor nú­me­ro de adep­tos al gra­vel. Es­ta vi­sión del seg­men­to, de dis­ci­pli­na a mi­tad de ca­mino entre el as­fal­to y la BTT, es la mis­ma que tie­ne Shimano, que du­ran­te apro­xi­ma­da­men­te 2 años ha es­ta­do desa­rro­llan­do el gru­po GRX. Han to­ma­do lo que han pen­sa­do que es

lo me­jor de ca­da uno de los mun­dos, lo han adap­ta­do y fi­nal­men­te in­tro­du­cen es­te pro­duc­to, que com­par­te ele­men­tos de sus gru­pos de ca­rre­te­ra y de mon­ta­ña. Así sur­ge el Shimano GRX que se pre­sen­ta en tres ver­sio­nes: RX400, con un ni­vel de cons­truc­ción equi­va­len­te a Tia­gra y Deo­re; el RX600, que ocu­pa­ría en la ga­ma el es­ca­lón del 105, o SLX si ha­bla­mos de mon­ta­ña; y co­mo gru­po es­tre­lla el RX800, que se en­cuen­tra a la al­tu­ra de Ul­te­gra y XT ,dis­po­ni­ble, al igual que es­tos, en ver­sión Di2.

EL CAM­BIO IM­POR­TA

Se­gu­ra­men­te el co­mien­zo del desa­rro­llo de es­tos gru­pos se ini­ció con la in­tro­duc­ción ha­ce al­go más de un año del cam­bio Ul­te­gra RX, cu­yo di­se­ño de­ri­va de los sis­te­mas Sha­dow Plus de BTT, que con­si­guen por un la­do que el cam­bio que­de más pro­te­gi­do y se ocul­te de­ba­jo de la vai­na, y por otro lo in­mo­vi­li­zan fren­te a mo­vi­mien­tos verticales, evi­tan­do el gol­pe­teo de la ca­de­na. Un cam­bio por el que in­clu­so al­gu­nos apos­ta­ron pa­ra las clásicas de pri­ma­ve­ra de ado­qui­nes y que sir­vió pa­ra dar for­ma de­fi­ni­ti­va al del GRX. Efec­ti­va­men­te, el cam­bio tra­se­ro que­da ba­jo la vai­na, con lo que dis­mi­nu­ye la po­si­bi­li­dad de en­gan­cho­nes en zo­nas con ve­ge­ta­ción. El fun­cio­na­mien­to es pre­ci­so in­clu­so sin ha­cer uso del em­bra­gue que evi­ta los mo­vi­mien­tos verticales del mis­mo, y una vez lo uti­li­zas ha­ce su tra­ba­jo en cual­quier te­rreno pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de fun­cio­na­mien­to y evi­tar los gol­pes de ca­de­na.

CO­RA­ZÓN MENOSPRECI­ADO

Se­gún nos ex­pli­can des­de Shimano, el com­po­nen­te más di­fí­cil de di­se­ñar es el des­via­dor de­lan­te­ro, un com­po­nen­te que mu­chos pen­sa­mos que es se­cun­da­rio. Pues bien, han di­se­ña­do uno pa­ra el RX400, que es ca­paz de sal­var un sal­to de 16 dien­tes (46-30) y otro que es ca­paz de tra­ba­jar con una di­fe­ren­cia de 17 dien­tes (48-31) pa­ra los RX600 y 800. To­do ello evi­tan­do ro­ces, con un fun­cio­na­mien­to ex­qui­si­to y pen­sa­do pa­ra una lí­nea de ca­de­na 2,5 mm más abier­ta, fa­ci­li­tan­do así a los fa­bri­can­tes

de cua­dros uti­li­zar rue­das más an­chas. Du­ran­te los re­co­rri­dos de test que nos plan­tea­ron pu­di­mos dis­fru­tar tam­bién de la opción mo­no­pla­to. Aun­que es la al­ter­na­ti­va que pre­fe­ri­mos pa­ra es­ta dis­ci­pli­na, hay que re­co­no­cer que, con la sua­vi­dad y ra­pi­dez de subida y ba­ja­da de pla­to que ha lo­gra­do Shimano con los des­via­do­res de es­te gru­po, los dos pla­tos son una opción que pa­ra no­so­tros ga­na fuer­za y nos per­mi­te un me­jor es­ca­lo­na­do y ran­go de de­sa­rro­llos, so­bre to­do si te­ne­mos en cuen­ta que po­de­mos apu­rar el pla­to gran­de has­ta las co­ro­nas su­pe­rio­res sin ro­ces. Hay que te­ner en cuen­ta que, a pe­sar de la ha­bi­tual com­pa­ti­bi­li­dad entre com­po­nen­tes de ca­rre­te­ra y MTB de la mar­ca, las bie­las y el des­via­dor de es­te GRX han de ir de la mano si que­re­mos evi­tar pro­ble­mas de­ri­va­dos de la lí­nea de ca­de­na.

ME­JO­RAS QUE TE FA­CI­LI­TAN LA VI­DA

Las ma­ne­tas desa­rro­lla­das pa­ra el GRX apor­tan, en nues­tra opi­nión, dos gran­des ven­ta­jas. La pri­me­ra es er­go­nó­mi­ca, so­bre to­do en las de ac­cio­na­mien­to elec­tró­ni­co, al con­tar con un re­bor­de que evi­ta que la mano pue­da sa­lir ha­cia arri­ba. Una ca­rac­te­rís­ti­ca que se com­ple­men­ta con la tex­tu­ra su­per­ad­he­ren­te de la go­ma de los es­ca­la­do­res. La se­gun­da son las pa­lan­cas, a las que se ha do­ta­do de un di­se­ño que fa­ci­li­ta al­can­zar­las con los de­dos, in­clu­so si uti­li­za­mos los ha­bi­tua­les ma­ni­lla­res abier­tos que sue­len mon­tar los afi­cio­na­dos al gra­vel. Las cla­ves son de nue­vo una su­per­fi­cie ru­go­sa pa­ra per­ci­bir me­jor la pa­lan­ca y, ade­más, se ha subido 18 mm el pun­to don­de ar­ti­cu­la pa­ra fre­nar, con lo que se fa­ci­li­ta enor­me­men­te su ac­cio­na­mien­to cuan­do lle­va­mos las ma­nos so­bre los es­ca­la­do­res. Otro apor­te que ha­ce Shimano es la po­si­bi­li­dad, si uti­li­za­mos mo­no­pla­to, de usar la ma­ne­ta iz­quier­da pa­ra con­tro­lar ti­jas te­les­có­pi­cas. Al igual que en los gru­pos de ca­rre­te­ra, las ma­ne­tas Di2 dis­po­nen de pul­sa­do­res ex­tras en la par­te su­pe­rior que po­de­mos pro­gra­mar a nues­tro gus­to pa­ra, por ejem­plo, con­tro­lar el ci­clo­compu­tador. Los fre­nos son pre­ci­sos y cuen­tan con un tac­to ex­ce­len­te al com­bi­nar lo me­jor de sus her­ma­nos de BTT y de ca­rre­te­ra. Ad­quie­ren la tec­no­lo­gía Ser­vo Wa­ve pa­ra lo­grar una ele­va­da po­ten­cia de fre­na­da des­de que co­men­za­mos a apre­tar la ma­ne­ta, pe­ro se in­cre­men­ta de for­ma li­neal se­gún va­mos ha­cien­do más fuer­za.

Las pin­zas son flat-mount, al igual que en los mo­de­los de ca­rre­te­ra. Co­mo aña­di­do, el di­se­ño del con­jun­to per­mi­te mon­tar una ma­ne­ta au­xi­liar ho­ri­zon­tal a se­me­jan­za de las uti­li­za­das en ciclocross has­ta la lle­ga­da de los fre­nos de dis­co. En las sa­li­das con llu­via y bas­tan­te ba­rro, los fre­nos cum­plie­ron a la per­fec­ción de prin­ci­pio a fin.

PA­RA RE­DON­DEAR

Shimano man­tie­ne la fi­lo­so­fía de en­glo­bar en sus gru­pos to­dos los ele­men­tos necesarios, más allá de la trans­mi­sión. Por ello, no po­dían fal­tar las rue­das. Uti­li­zan llantas de alu­mi­nio asi­mé­tri­cas, per­fil ba­jo y an­chu­ra in­ter­na de la gar­gan­ta de 21,6 mm, muy si­mi­lar a las de MTB, per­mi­tien­do un ge­ne­ro­so ba­lón de la cu­bier­ta y em­plear me­no­res pre­sio­nes ob­te­nien­do así me­jor aga­rre y ma­yor co­mo­di­dad. Se tra­ta de un par de rue­das pa­ra eje pa­san­te de 12 mm, tu­be­less ready y con ra­dios de ti­ro rec­to que me­jo­ran la re­sis­ten­cia del con­jun­to y evi­tan el pun­to dé­bil que su­po­ne el aco­da­do de los mis­mos, co­sa más a te­ner en cuen­ta pa­ra ha­cer uso de las mis­mas fue­ra de ca­rre­te­ras pa­vi­men­ta­das y fir­mes en mal es­ta­do. Cum­plen a la per­fec­ción con su co­me­ti­do y du­ran­te los tres días de la prue­ba man­tu­vie­ron la pre­sión de los neu­má­ti­cos. Es­tán dis­po­ni­bles en diá­me­tros de 700 mm y 650b. Y, aun­que se sal­ga de lo que es el gru­po GRX, Shimano ha com­ple­men­ta­do su apues­ta por el gra­vel con las za­pa­ti­llas RX8. Son li­ge­ras y cuen­tan con una rí­gi­da sue­la Dy­na­last de car­bono. Com­bi­nan un cie­rre BOA y un vel­cro, con una sue­la re­ba­ja­da y sin ta­cos me­tá­li­cos en la par­te de­lan­te­ra. La pun­te­ra es­tá re­for­za­da pa­ra evi­tar des­gas­te por ro­ce con la rue­da y son có­mo­das si pun­tual­men­te tie­nes que ca­mi­nar.

In­ge­nie­ría ja­po­ne­sa. El cam­bio cuen­ta con tec­no­lo­gía RD+ con la que que­da pro­te­gi­do y se evi­ta el gol­pe­teo de la ca­de­na. Com­pac­tas. Las pin­zas de freno uti­li­zan el ca­da vez más ha­bi­tual an­cla­je flat-mount. Gra­cias al sis­te­ma Ser­vo Wa­ve se com­bi­nan po­ten­cia y un tac­to li­neal.

A mano. El pun­to de gi­ro de las ma­ne­tas, 18 mm más ele­va­do, ha­ce que fre­nar des­de los es­ca­la­do­res sea más sen­ci­llo y efec­ti­vo.

Dos pla­tos. Shimano ha pues­to to­do su es­fuer­zo en desa­rro­llar un des­via­dor ca­paz de ofre­cer un fun­cio­na­mien­to óp­ti­mo fue­ra de la ca­rre­te­ra.

Aga­rre fir­me. Las ma­ne­tas, que tie­nen su­per­fi­cie an­ti­des­li­zan­te, son pla­nas en su par­te fron­tal y mo­di­fi­can su for­ma pa­ra me­jo­rar su uso.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.