LA GRAN PRUE­BA

Apre­tar y que la bi­ci ace­le­re fá­cil, ti­rar­te en un des­cen­so y de­jar co­rrer nues­tra má­qui­na sin te­mor, sen­tir­te fuer­te y tor­tu­rar a los com­pa­ñe­ros de gru­pe­ta. Sen­sa­cio­nes que, sin du­da, crean adic­ción.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Tex­to Ser­gio Pa­lo­mar Fo­tos Ra­fa Gó­mez

Scott Ad­dict RC Ul­ti­ma­te, mu­cho más que una es­ca­la­do­ra.

Aun­que fue pre­sen­ta­da en el mes de ju­nio, la re­no­va­ción de la má­qui­na es­ca­la­do­ra de Scott se ha he­cho es­pe­rar, tan­to que in­clu­so los co­rre­do­res de Mit­chel­ton-Scott no pu­die­ron dis­fru­tar­la has­ta la disputa del Tour de Fran­cia. Sin em­bar­go, el re­sul­ta­do de es­te úl­ti­mo desa­rro­llo ha me­re­ci­do la pe­na. Em­pe­ce­mos por el prin­ci­pio. A la ho­ra de crear la nue­va ver­sión de la Ad­dict, Scott ha se­gui­do la ten­den­cia que sin du­da ha mar­ca­do las bi­cis de es­ta cam­pa­ña, es de­cir, la de uni­fi­car li­ge­re­za y ae­ro­di­ná­mi­ca pa­ra pa­liar la es­pi­ral de in­cre­men­to de pe­so que ha aque­ja­do a los mo­de­los pu­ra­men­te ae­ro­di­ná­mi­cos a cau­sa de la in­cor­po­ra­ción de los fre­nos de dis­co. Es por ello que es­ta Ad­dict be­be de mu­chas de las so­lu­cio­nes de di­se­ño de su her­ma­na Foil, pe­ro con secciones de tu­bo mu­cho más con­te­ni­das. Se ali­ña to­do con un con­jun­to ma­ni­llar/po­ten­cia y una pi­pa de di­rec­ción pa­ra guiar el cableado de ex­tre­mo a ex­tre­mo por el in­te­rior del cua­dro y un mon­ta­je de au­tén­ti­co lu­jo en es­ta ver­sión Ul­ti­ma­te, en la que sor­pren­de que la mar­ca op­te por unas rue­das Zipp en vez de re­cu­rrir a su fir­ma pro­pia Syn­cros que sí equi­pa al res­to de la co­lec­ción. En ca­rre­te­ra se tra­ta de una bi­ci que nos trans­mi­te un cú­mu­lo de sen­sa­cio­nes, to­das ellas li­ga­das a la de­por­ti­vi­dad. Las pri­me­ras pe­da­la­das, só­lo po­ner­nos de pie pa­ra ini­ciar la mar­cha, nos de­jan en­tre­ver el ner­vio­sis­mo y la ri­gi­dez de su di­rec­ción que, sin em­bar­go, una vez pues­tos a ba­jar puer­tos no se ha tra­du­ci­do en fal­ta de con­trol, sino que nos ha sor­pren­di­do por su no­ble­za. Tan­ta que in­clu­so a la lle­ga­da de una de las sa­li­das des­cu­bri­mos que el GPS ha­bía mar­ca­do más de 90 km/h en uno de los des­cen­sos. Tam­bién la he­mos dis­fru­ta­do su­bien­do, pe­se a en­con­trar­nos a unas al­tu­ras de año don­de la for­ma bri­lla por su au­sen­cia. No só­lo su pe­so, po­co más de 7 kg en or­den de mar­cha, nos ha echa­do una mano, sino tam­bién por­que re­sul­ta rocosa a ni­vel de pe­da­lier, ha­cien­do que to­dos los va­tios que apli­ca­mos va­yan a la rue­da sin ape­nas pér­di­das, in­clu­so en las du­ras jor­na­das que nos ha to­ca­do re­mar con el vien­to en con­tra y en las que, a na­die le amar­ga un dul­ce, al­go nos ha­brán ayu­da­do sus do­tes ae­ro­di­ná­mi­cas.

De pri­me­ra

Ara­ñar el pe­so has­ta el lí­mi­te y a la vez me­jo­rar las cua­li­da­des di­ná­mi­cas de es­ta Ad­dict ha obli­ga­do a Scott a va­ler­se de un nue­vo ti­po de car­bono que de­no­mi­nan HMX SL. En cual­quier ca­so, só­lo es­ta ver­sión Ul­ti­ma­te ha­ce uso de él, uti­li­zan­do las de­más el HMX que ve­nían em­plean­do sus crea­cio­nes más eli­tis­tas. La fi­bra usa­da es só­lo la guin­da a un ela­bo­ra­do di­se­ño y un con­cien­zu­do pro­ce­so de fa­bri­ca­ción con el que se mi­ni­mi­zan las pie­zas que com­po­nen el la­mi­na­do pa­ra re­du­cir so­la­pa­mien­tos, se lo­gra un in­te­rior com­ple­ta­men­te hue­co y lim­pio en la to­ta­li­dad del bas­ti­dor o se ara­ñan gra­mos con so­lu­cio­nes co­mo las pun­te­ras ti­po sánd­wich que in­te­gran la ros­ca del cie­rre pa­san­te y la pa­ti­lla de cam­bio en la es­truc­tu­ra. Co­mo os ade­lan­tá­ba­mos, las sen­sa­cio­nes a ni­vel de pe­da­lier son ro­co­sas al es­prin­tar y la ri­gi­dez tor­sio­nal del con­jun­to de pri­me­rí­si­mo ni­vel, co­mo nos de­mues­tra al en­ca­rar cur­vas de fuer­te apo­yo sin ne­ce­si­dad de co­rre­gir la tra­za­da en nin­gún mo­men­to.

Lí­neas claras

El guia­do in­terno de los ca­bles de pun­to a pun­to, has­ta ha­ce po­co al­go ex­clu­si­vo de las bi­cis más ae­ro, se ha ge­ne­ra­li­za­do en los nue­vos mo­de­los co­mo for­ma de re­du­cir la re­sis­ten­cia al vien­to. So­lu­cio­nes pa­ra pa­sar los ca­bles a tra­vés de la pi­pa de di­rec­ción he­mos vis­to mu­chas, pe­ro po­cas tan efi­cien­tes co­mo la di­rec­ción ex­cén­tri­ca desa­rro­lla­da por Scott que evi­ta for­zar la po­si­ción de los ca­bles, man­te­nien­do to­tal sua­vi­dad en el gi­ro. Se com­ple­men­ta con el nue­vo con­jun­to de ma­ni­llar y po­ten­cia in­te­gra­dos que gra­cias a su par­te cen­tral que avan­za en dia­go­nal re­du­ce la cur­va que el cableado rea­li­za en su in­te­rior. Es­to ha­ce po­si­ble que in­clu­so en las ver­sio­nes con cam­bio me­cá­ni­co na­da que­de al ai­re. Con to­do es­te sis­te­ma en la di­rec­ción sor­pren­de el re­du­ci­do área fron­tal, so­bre to­do te­nien­do en cuen­ta que la Ad­dict dis­po­ne de un ro­da­mien­to su­pe­rior de 1’’ ¼ e in­fe­rior de 1’’ ½, que es una de las res­pon­sa­bles de la gran ri­gi­dez fron­tal que pre­sen­ta es­ta bi­ci.

Aga­rre fir­me

El con­jun­to ma­ni­llar y po­ten­cia desa­rro­lla­do por Syn­cros pa­ra es­ta bi­ci va más allá de ser el ele­men­to pa­ra in­te­grar los ca­bles en su in­te­rior y pro­por­cio­nar ga­nan­cia ae­ro­di­ná­mi­ca. Nos ha gus­ta­do por man­te­ner una sec­ción con­te­ni­da en to­da su es­truc­tu­ra, lo que per­mi­te aga­rrar­lo en cual­quier pun­to sin los pro­ble­mas de otros ma­ni­lla­res más an­chos en los que re­sul­ta di­fí­cil asir­se a su par­te su­pe­rior. Tie­ne un al­can­ce ge­ne­ro­so, co­mo co­rres­pon­de a una bi­ci de com­pe­ti­ción. En la talla 54 que pro­ba­mos se mon­ta con 110 mm de po­ten­cia y 420 mm de an­cho. Sin em­bar­go, la caí­da es con­te­ni­da, lo que nos per­mi­te su­je­tar­nos de for­ma sen­ci­lla a la cur­va del ma­ni­llar. Apar­te de su bue­na er­go­no­mía, si al­go des­ta­ca es la tre­men­da ri­gi­dez que mues­tra y que lo con­vier­te en res­pon­sa­ble di­rec­to, jun­to al au­men­to de diá­me­tro del tu­bo de la hor­qui­lla y la di­rec­ción re­for­za­da, de la in­creí­ble pre­ci­sión que es­ta Ad­dict ofre­ce a la ho­ra de di­bu­jar las cur­vas.

De­ta­lles

Afi­nar al má­xi­mo una bi­ci es una su­ma de ele­men­tos. Lo po­de­mos ver en com­po­nen­tes tan tra­ba­ja­dos co­mo su cie­rre de si­llín de só­lo 12 gra­mos, pe­ro que cuen­ta con una con­fi­gu­ra­ción que lo ha­ce com­ple­ta­men­te fun­cio­nal. Tam­bién son li­via­nos los cierres pa­san­tes de las rue­das, que con 25 g el de­lan­te­ro y 28 g el tra­se­ro en­tran de lleno en la ca­te­go­ría ul­tra­light. Al equi­pa­mien­to de lu­jo hay que su­mar­le el li­ge­ro si­llín Syn­cros Bel­ca­rra con raí­les de car­bono y un di­se­ño a mi­tad de ca­mino entre un asien­to clá­si­co y los de pun­ta re­cor­ta­da. No po­de­mos ter­mi­nar sin men­cio­nar el ex­ce­len­te cal­za­do com­pues­to por unas Zipp 202, que fa­vo­re­cen la ver­tien­te es­ca­la­do­ra de la Ad­dict, y unas cu­bier­tas Sch­wal­be Pro One que, a pe­sar de su an­chu­ra, ofre­cen un fan­tás­ti­co ro­dar y aga­rre, so­bre to­do si las uti­li­zas, co­mo hi­ci­mos no­so­tros, en mo­do tu­be­less.

GEO­ME­TRÍA

Scott man­tie­ne ca­si inal­te­ra­das las co­tas de es­ta bi­ci, só­lo se ha mo­di­fi­ca­do li­ge­ra­men­te la al­tu­ra de pe­da­lier, pe­ro no pa­ra mo­di­fi­car el com­por­ta­mien­to sino pa­ra man­te­ner­lo con el uso de cu­bier­tas de 28 mm. Qui­zá por es­ta ra­zón no he­mos per­ci­bi­do la ha­bi­tual pe­re­za que nos trans­mi­te es­ta me­di­da en los tra­mos de cur­vas al cam­biar la in­cli­na­ción de la­do a la­do. En lo que re­fie­re al pues­to de con­duc­ción, sus 39 cm de Reach la si­túan muy pró­xi­ma a lo que ha­bi­tual­men­te se­ría una talla 56 -as­pec­to que se re­fren­da con las me­di­das del con­jun­to ma­ni­llar/po­ten­cia- y, co­mo co­rres­pon­de a una com­pe­ti­do­ra de do­tes ae­ro, es ba­ji­ta -10 cm de di­fe­ren­cia entre si­llín y ma­ni­llar con una al­tu­ra de si­llín de 76,3 cm-. Al lle­var to­dos los ele­men­tos in­te­gra­dos, os re­co­men­da­mos pa­sar por el bio­me­cá­ni­co an­tes de su ad­qui­si­ción.

» Scott lo­gra la cua­dra­tu­ra del círcu­lo con una bi­ci que es­ca­la tan bien co­mo rue­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.