MA­NUEL PE­ÑAL­VER

El ali­can­tino de Bur­gos BH com­pren­dió que en Es­pa­ña los ve­lo­cis­tas pu­ros son una ra­re­za y em­pren­dió una apues­ta por es­pe­cia­li­zar­se en las vo­la­tas que le es­tá lle­van­do por ca­mi­nos in­sos­pe­cha­dos.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Tex­to Fran Re­yes Fo­tos Luis Án­gel Gó­mez/Pho­to Go­mez Sport

Un ve­lo­cis­ta se cue­ce a fue­go len­to en el seno del equi­po Bur­gos-BH.

Ha­ce ya unos años que Chi­na ha des­per­ta­do pa­ra el ci­clis­mo. A fal­ta de que sus rí­gi­das es­truc­tu­ras per­mi­tan a un co­rre­dor del país ex­plo­rar sus au­tén­ti­cos lí­mi­tes en Eu­ro­pa, es el pe­lo­tón eu­ro­peo quien pe­re­gri­na al le­jano orien­te en bus­ca de días de com­pe­ti­ción, de ge­ne­ro­sas su­mas por par­ti­ci­par y de pun­tos pa­ra el Ran­king UCI. La ma­yor par­te del me­dio cen­te­nar hol­ga­do de días de com­pe­ti­ción que se dispu­tan ca­da año en el país se re­suel­ven al sprint. “Y son vo­la­tas muy lo­cas, muy di­fe­ren­tes a las eu­ro­peas”, ex­pli­ca con en­tu­sias­mo Ma­nuel Pe­ñal­ver (1998, To­rre­vie­jaA­li­can­te). “En Eu­ro­pa los equi­pos son muy po­ten­tes y po­nen la ca­rre­ra en ban­de­ja a sus sprin­ters. En Chi­na, ca­da uno jue­ga sus car­tas. Las eta­pas terminan en cir­cui­tos ur­ba­nos que se desa­rro­llan por ca­rre­te­ras am­plias, de buen as­fal­to, con cur­vas de cua­tro o cin­co ca­rri­les en las que pa­sa­mos sin to­car el freno”. Te­rreno abo­na­do pa­ra la al­ta ve­lo­ci­dad. “Es muy du­ro com­pe­tir aquí por el cam­bio de cul­tu­ra, que afec­ta des­de los ho­ra­rios a la ali­men­ta­ción, y por el tiem­po que pa­sas le­jos de los tu­yos. Sin em­bar­go, me­re­ce la pe­na. Cuan­do co­rres en Eu­ro­pa con­tra los World Tour, tie­nen que jun­tar­se los astros pa­ra ga­nar. En Chi­na la vic­to­ria es más ase­qui­ble. El ni­vel es me­nor y ca­si to­dos los días hay una opor­tu­ni­dad pa­ra vi­vir el sprint: la ten­sión, la ve­lo­ci­dad, los afi­la­do­res, los fre­na­zos, los ban­da­zos... Un ve­lo­cis­ta, cuan­tos más sprints disputa, más con­fian­za sien­te; y una vez tie­ne mu­cha con­fian­za y las pier­nas ne­ce­sa­rias aca­ba con­vir­tién­do­se en un ga­na­dor”. Se cre­ce. “Só­lo de­bes se­guir es­prin­tan­do pa­ra que cai­ga la vic­to­ria”.

UN SAL­TO TEM­PRANO

Jo­sé Ca­be­do es el ac­tual di­rec­tor de Pe­ñal­ver en Bur­gos BH, equi­po al que lle­gó el pa­sa­do in­vierno. Sin em­bar­go, la pri­me­ra vez que el téc­ni­co cas­te­llo­nen­se tra­tó con él fue cuan­do le fi­chó pa­ra la tem­po­ra­da 2015 con su equi­po ju­ve­nil, Cas­ti­llo de Onda. “Me sor­pren­dió por­que no sabía que era tan rá­pi­do -con­fie­sa-. No re­cuer­do ni cuán­tas ca­rre­ras ga­nó, pe­ro sí que fue un pi­chi­chi que se im­po­nía siem­pre al sprint”. La tó­ni­ca se man­tu­vo cuan­do pa­só a sub23 con el equi­po Gs­port... pe­ro sin vic­to­rias. El de To­rre­vie­ja co­lec­cio­nó se­gun­dos pues­tos y lla­mó la aten­ción de dos de los téc­ni­cos que con más in­te­rés po­san su ojo clí­ni­co en el pe­lo­tón ama­teur. Pas­cual Mom­par­ler le lle­vó al Cam­peo­na­to de Eu­ro­pa sub23 y Pe­ñal­ver res­pon­dió sien­do 11º. En la mis­ma ci­ta, Jo­xean Fer­nán­dez Matxin le ofre­ció bus­car­le un hue­co en el pe­lo­tón UCI. Fue así que ter­mi­nó en­cua­dra­do en el Con­ti­nen­tal trans­al­pino Tre­vi­gia­ni, don­de com­pi­tió en 2018. ¿Fue un buen pa­so? “Sí y no -so­pe­sa Ca­be­do-. Po­dría ha­ber se­gui­do ma­du­ran­do en la ca­te­go­ría ama­teur es­pa­ño­la, más aún es­tan­do en los pla­nes de la se­lec­ción na­cio­nal. Dispu­tar una Co­pa de Es­pa­ña com­ple­ta, por ejem­plo, te en­se­ña a su­frir en ca­rre­ras que no son pa­ra ti. Un ca­len­da­rio exó­ti­co co­mo el que tu­vo le gran­jeó otras ex­pe­rien­cias; par­ti­cu­lar­men­te, co­mo ve­lo­cis­ta”. Una pro­gre­sión di­fe­ren­te. “Me pen­sé mu­cho dar el sal­to a Con­ti­nen­tal -ad­mi­te

Pe­ñal­ver-. Pe­ro no­ta­ba que po­día ha­cer­lo bien y me arries­gué”. De­bu­tó en la Vuel­ta a San Juan y fue 6º y 10º en sen­dos sprints en los que com­pi­tió fren­te a ve­lo­cis­tas de la talla de Ga­vi­ria, Ac­ker­mann o Niz­zo­lo. “Eso me con­ven­ció de que es­ta­ba a la al­tu­ra de la ca­te­go­ría”, cuen­ta. “Pa­ra el ti­po de co­rre­dor que es, pa­sar a Con­ti­nen­tal tan jo­ven fue la de­ci­sión acer­ta­da”, zan­ja Ca­be­do. 14 top10, una vic­to­ria en Chi­na -¡dón­de si no!- y el fi­cha­je por Bur­gos BH ava­lan es­ta teo­ría. La pri­me­ra tem­po­ra­da en el con­jun­to cas­te­lla­no­leo­nés ha su­pues­to nue­vas

ex­pe­rien­cias. “Ha si­do muy du­ra y un po­co peor de lo es­pe­ra­do -va­lo­ra-. Me he lle­va­do mu­chos gol­pes y he su­fri­do pro­ble­mas fí­si­cos, pe­ro al me­nos he apren­di­do un mon­tón de mis com­pa­ñe­ros”, re­co­no­ce. “Ha te­ni­do que dar­se cuen­ta de dón­de es­tá”, ter­cia Ca­be­do. “En la Vol­ta a la Co­mu­ni­tat Va­len­cia­na, que fue su pri­me­ra ca­rre­ra pro­fe­sio­nal en Es­pa­ña, se frus­tró vien­do que no po­día se­guir el rit­mo de los World Tour ni en los re­pe­chos. Sin em­bar­go, le hi­ci­mos en­ten­der que es­tá en for­ma­ción y de­be te­ner pa­cien­cia. Aun así, lue­go se en­to­nó y de­jó de­ta­lles muy bo­ni­tos. En una clá­si­ca bel­ga, por ejem­plo, en­tró al úl­ti­mo ki­ló­me­tro a la rue­da de Ac­ker­mann, que a la pos­tre ga­nó. Lue­go le pu­sie­ron en su si­tio, pe­ro de­mos­tró ras­gos de buen ve­lo­cis­ta. Ya tie­ne el don de la co­lo­ca­ción. Las ca­pa­ci­da­des fí­si­cas son mas fá­ci­les de en­tre­nar y las irá desa­rro­llan­do”. En la se­gun­da par­te de la tem­po­ra­da, Pe­ñal­ver se ha cen­tra­do en el ca­len­da­rio chino. En él, pe­se a al­ter­nar­se con Matt­hew Gib­son y Da­ni Ló­pez co­mo pun­ta de lan­za de Bur­gos BH, ha su­ma­do 6 top10 y co­la­bo­ra­do pa­ra la vic­to­ria del bri­tá­ni­co en una eta­pa de la Vuel­ta al La­go Qing­hai. Cuan­do ha­bla­mos con él es­ta­ba en vís­pe­ras de par­tir al Tour de Taihu La­ke. Si lo com­ple­ta, 32 de sus 62 días de com­pe­ti­ción de 2019 ha­brán te­ni­do lu­gar en Chi­na. “Sé que pue­do ga­nar allí por­que ya lo he he­cho. Es cues­tión de tiem­po y de se­guir in­ten­tán­do­lo”. A lar­go pla­zo, ¿has­ta dón­de lle­ga­rá el ve­lo­cis­ta ali­can­tino? “Ten­go bas­tan­te pro­gre­sión an­te mí”, con­tes­ta el in­tere­sa­do. “La for­ma­ción de un ci­clis­ta es un pro­ce­so lar­go que no ocu­rre de hoy pa­ra ma­ña­na -apor­ta Ca­be­do-. Si so­mos ca­pa­ces de guiar­le bien, Pe­ñal­ver lle­ga­rá a ser un ci­clis­ta de 5 o 6 vic­to­rias por año. La in­cóg­ni­ta es si esas vic­to­rias se­rán en ca­rre­ras asiá­ti­cas o en el World Tour”.

1 El ve­lo­cis­ta que vie­ne. Ma­nuel Pe­ñal­ver se es­tá fo­guean­do en sprints de to­do ti­po con el ob­je­ti­vo de apren­der el ofi­cio de lle­ga­dor. Ex­pe­rien­cia. Se­gui­do por la fi­la del Eus­ka­di y aba­jo a rue­da de Die­go Ru­bio, uno de los com­pa­ñe­ros de los que es­tá aprendiend­o en Bur­gos BH.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.