Ci­clo­tu­ris­mo pu­ro en el 19º cum­plea­ños del even­to que im­pul­sa Arturo Sin­tes.

La 19ª edi­ción de la Vol­ta a Me­nor­ca ho­me­na­jeó a Ós­car Frei­re, con­tó con la pre­sen­cia de Lluís Mas, Xavi Ca­ñe­llas y Yu­ra­ni Blan­co y re­gis­tró su ré­cord de par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO -

La Me­nor­ca que va más allá de las ca­las es­con­di­das, el agua de un trans­pa­ren­te tur­que­sa que enamo­ra, la Me­nor­ca que es­tá ale­ja­da de un co­che al­qui­la­do pa­ra re­co­rrer la is­la en­tre atas­cos, tu­ris­tas per­di­dos, ho­te­les de to­do in­clui­do y di­fi­cul­ta­des pa­ra echar la toa­lla en una pla­ya es la Me­nor­ca en la que tam­bién se ma­dru­ga, pe­ro no pa­ra co­ger si­tio en pri­me­ra fi­la y dis­fru­tar de las olas del mar con un ni­ño be­rrean­do al la­do.

Aquí se ma­dru­ga pa­ra ir en bi­ci­cle­ta por ca­rre­te­ras ya de­sér­ti­cas. Y es que el ve­rano ha pa­sa­do y, aun­que ha­ce sol, el tu­ris­mo ma­si­vo que ago­bia ya ha hui­do. Aho­ra só­lo que­dan los me­nor­qui­nes, la is­la pu­ra y salvaje, ese tro­zo de tie­rra que aún so­bre­vi­ve a los blo­ques de ho­te­les sin sen­ti­do, al la­dri­llo in­fer­nal que de­jó la cos­ta me­di­te­rrá­nea sin na­tu­ra­le­za.

Me­nor­ca, por for­tu­na, nun­ca fue así. Con­ser­va esa iden­ti­dad pro­pia de la ve­ge­ta­ción cam­pan­do a sus an­chas por el in­te­rior de la is­la, has­ta las ro­cas que desem­bo­can en sus pla­yas per­di­das, en sus pa­ra­jes re­cón­di­tos, en esa roca en­tre blan­ca y anaran­ja­da que ta­pia sus mu­ros y las va­llas de ma­de­ra des­gas­ta­da con for­ma ova­la­da tan tí­pi­cas que cie­rran sus fin­cas. Esa Me­nor­ca es la que ofre­ce la Vol­ta Cicloturis­ta en pleno mes de oc­tu­bre, cuan­do los úl­ti­mos ra­yos de sol ba­ñan la is­la y se pue­de mon­tar en bi­ci de cor­to. Un lu­jo.

“LA ÚL­TI­MA RO­MÁN­TI­CA”

Y si Me­nor­ca pre­ser­va prác­ti­ca­men­te in­tac­tos sus te­so­ros de pa­raí­so, la Vol­ta Cicloturis­ta man­tie­ne tam­bién esa esen­cia de las mar­chas de ver­dad. A las que se va a dis­fru­tar, a pa­sar­lo bien mien­tras se pe­da­lea ro­dea­do de ami­gos. Na­da de com­pe­ti­cio­nes, ni de dispu­tas. “La de Me­nor­ca es la úl­ti­ma de las ci­tas ro­mán­ti­cas que nos que­dan a los aman­tes del ci­clis­mo; ese es el se­cre­to de su éxi­to”, afir­ma­ba Fer­nan­do Gi­let, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Ba­lear de Ci­clis­mo, que se subió a la bi­ci­cle­ta pa­ra cu­brir­la co­mo uno más.

Y es así gra­cias al es­fuer­zo de per­so­nas co­mo Arturo Sin­tes y su in­dis­pen­sa­ble Li­na, su ca­rác­ter in­com­bus­ti­ble y el amor con el que ca­da año di­bu­jan una Vol­ta a Me­nor­ca que, edi­ción tras edi­ción, se su­pera. Con el tra­za­do de siem­pre, unos 350 par­ti­ci­pan­tes se die­ron ci­ta en el re­cin­to fe­rial de Mahón pa­ra dar el ban­de­ra­zo de sa­li­da con una ex­cur­sión de 30 ki­ló­me­tros has­ta la im­pre­sio­nan­te For­ta­le­za de la Mo­la, per­fec­ta pa­ra ca­len­tar pier­nas.

A la ma­ña­na si­guien­te, cuan­do se ma­dru­ga y es pa­ra dis­fru­tar de la bi­ci­cle­ta, sin co­ches, tu­ris­tas per­di­dos, atas­cos, ni ma­si­fi­ca­cio­nes, nos es­pe­ra la eta­pa más lar­ga de la Vol­ta de 2019, 104 ki­ló­me­tros par­tien­do des­de la pla­za del Ayun­ta­mien­to de Mahón en di­rec­ción For­nells sin to­car la cos­ta; la is­la des­co­no­ci­da. Des­de allí has­ta s’En­clu­sa, el pun­to ca­lien­te del día, un re­pe­cho cor­to y du­ro an­tes del avi­tua­lla­mien­to en el Mu­seo de Arturo Sin­tes, don­de guar­da to­das los mai­llots y bi­ci­cle­tas an­ti­guas

Des­de Me­nor­ca Ainara Her­nan­do

que po­see. Un rá­pi­do vis­ta­zo a sus te­so­ros y vuel­ta a pe­da­lear por el Ca­mí de Tra­mun­ta­na has­ta Mahón.

Esa mis­ma tar­de se ce­le­bró la char­la­co­lo­quio en la que Ós­car Frei­re, co­mo gran ho­me­na­jea­do, se con­vir­tió en pro­ta­go­nis­ta. Sen­ta­do jun­to a él lo ad­mi­ra Xavi Ca­ñe­llas, neo­pro­fe­sio­nal con Ca­ja Ru­ral-Se­gu­ros RGA, que sue­ña en voz al­ta con lo­grar “al me­nos la mi­tad de las vic­to­rias que Ós­car con­si­guió”. Al otro la­do es­tá Yu­ra­ni Blan­co, la do­ble cam­peo­na sub23 del equi­po So­pe­la, que ya ve­la ar­mas an­te la tem­po­ra­da 2020 en la que de­fen­de­rá los co­lo­res del Biz­kaiaDu­ran­go y en la que es­pe­ra “dar un gran sal­to de ca­li­dad”.

RÉ­CORD DE MU­JE­RES

Yu­ra­ni es una de las 52 mu­je­res ins­cri­tas en es­ta Vol­ta a Me­nor­ca de 2019, que en su 19ª edi­ción ha ba­ti­do el ré­cord en cuan­to a pre­sen­cia fe­me­ni­na se re­fie­re. “El año pa­sa­do hi­ci­mos un ho­me­na­je a la mu­jer en el mun­do del ci­clis­mo”, re­cuer­da Arturo Sin­tes. Por aquí pa­sa­ron mu­je­res ins­pi­ra­do­ras y lu­cha­do­ras co­mo Do­ri Ruano, Mar­ta Vi­la­jo­sa­na, Ma­vi Gar­cía o Sil­via Ti­ra­do. “Y pa­re­ce que

esa co­rrien­te si­gue en au­ge y nos ha traí­do más ins­cri­tas es­te año”, se fe­li­ci­ta la al­ma ma­ter del even­to.

Una mar­cha que guar­da pa­ra el úl­ti­mo día el gran mo­men­to: la subida al

Mon­te To­ro. El te­cho de Me­nor­ca, con sus ram­pas que por mo­men­tos pa­re­cen pa­re­des verticales en las que no se sube; se tre­pa. La rue­da no avan­za, pa­ti­na por mo­men­tos, don­de una y mil ve­ces se

pien­sa en ba­jar­se de la bi­ci­cle­ta y po­ner fin a ese su­fri­mien­to. Pe­ro se lle­ga has­ta la ci­ma. Has­ta el ra­bo, to­do es El To­ro. Con la en­tre­ga de pre­mios y la co­mi­da de des­pe­di­da se pu­so fin a una Vol­ta Cicloturis­ta a Me­nor­ca tan exi­to­sa co­mo siem­pre. Im­po­si­ble que no sea así con el mi­mo que Arturo y Li­na le po­nen a ca­da de­ta­lle. Por­que an­tes de apa­gar el mi­cró­fono por el que tan­to ha ha­bla­do

y le ha de­ja­do con una afo­nía no­ta­ble, Arturo ya es­tá pen­san­do en la pró­xi­ma edi­ción de su mar­cha.

Se­rá la vi­gé­si­ma y por eso quie­re que sea al­go úni­co y es­pe­cial, con la pre­sen­cia de las per­so­na­li­da­des que du­ran­te dos dé­ca­das han pa­sa­do por aquí y un in­vi­ta­do de ex­cep­ción, una le­yen­da al ni­vel de la Vol­ta Cicloturis­ta a Me­nor­ca: Al­ber­to Con­ta­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.