Za­pa­ti­llas Bon­tra­ger XXX

Ciclismo a Fondo - - AL DETALLE -

La es­pe­ra­da re­no­va­ción de las za­pa­ti­llas to­pe de ga­ma de la fir­ma de Wis­con­sin se ha he­cho es­pe­rar pe­ro, des­pués de pro­bar­las a fon­do, po­de­mos de­cir que ha me­re­ci­do la pe­na y eso que el lis­tón a su­pe­rar res­pec­to a su an­te­rior ver­sión es­ta­ba muy al­to, en es­pe­cial pa­ra no­so­tros ya que ha­bla­mos de las que han si­do unas de nues­tras za­pa­ti­llas de ca­be­ce­ra du­ran­te las dos úl­ti­mas tem­po­ra­das al ser de los po­cos mo­de­los del mer­ca­do que se adap­tan per­fec­ta­men­te a pies an­chos. Nues­tro pri­mer te­mor lo di­si­pa­mos na­da más sa­car­las de la ca­ja, ya que com­pro­ba­mos que la sue­la, y por tan­to la an­chu­ra de su ba­se, no ha su­fri­do cam­bios y si­gue sien­do una só­li­da lá­mi­na de car­bono OCLV con tres ori­fi­cios de ven­ti­la­ción -dos en la pun­te­ra y uno alar­ga­do en la zo­na del puen­te-. Las si­mi­li­tu­des de di­se­ño aca­ban ahí, ya que el fo­rro pres­cin­de de la clá­si­ca len­güe­ta y op­ta por la tan de mo­da con­fi­gu­ra­ción de do­ble so­la­pa. Aun­que la hor­ma no se mo­di­fi­ca, es­ta dis­po­si­ción sí trans­mi­te una sen­sa­ción de que el pie va más ce­ñi­do a la za­pa­ti­lla. Un ajus­te que se lo­gra con dos dia­les BOA IP1 y los ca­bles dis­pues­tos si­guien­do un pa­trón dia­go­nal que re­par­te el aprie­te de for­ma efec­ti­va por to­do el pie. De he­cho, la prue­ba del buen ajus­te que se lo­gra es que no he­mos ne­ce­si­ta­do apre­tar al má­xi­mo pa­ra sen­tir la za­pa­ti­lla su­je­ta. Pa­ra lo­grar es­te ni­vel de fi­ja­ción tam­bién re­sul­ta cru­cial la con­fi­gu­ra­ción de la zo­na del talón. Es­te es, sin du­da, el prin­ci­pal pun­to de me­jo­ra res­pec­to a las

XXX que co­no­cía­mos, ya que se man­tie­ne la su­per­fi­cie an­ti­des­li­zan­te en el fo­rro mien­tras que la par­te ex­te­rior cuen­ta con una pie­za plás­ti­ca a mo­do de exoes­que­le­to que do­ta de fir­me­za a la zo­na. El fo­rro se ela­bo­ra uti­li­zan­do TPU, mi­cro­per­fo­ra­do por to­da la su­per­fi­cie de la za­pa­ti­lla pa­ra lo­grar la ne­ce­sa­ria ven­ti­la­ción. Co­mo en la ma­yo­ría de mo­de­los que em­plean el di­se­ño de do­ble so­la­pa, es­te es el as­pec­to don­de se en­cuen­tran más li­mi­ta­das. Si bien las he­mos usa­do en es­tas se­ma­nas de ve­ro­ño sin el me­nor pro­ble­ma, lo que se pue­de ex­tra­po­lar a que fun­cio­na­rán bien en es­te as­pec­to du­ran­te prác­ti­ca­men­te to­do el año, la sen­sa­ción que nos dan jun­to con la ex­pe­rien­cia con otros mo­de­los nos ha­cen in­tuir que su­bien­do puer­tos a 40 ºC qui­zás agra­dez­ca­mos más ven­ti­la­ción. Sin em­bar­go, co­mo os co­men­ta­mos es al­go in­he­ren­te a es­te con­cep­to de za­pa­ti­llas al te­ner dos ca­pas de fo­rro par­cial­men­te so­bre­pues­tas y al di­se­ño tan ce­rra­do de la pun­te­ra. La so­lu­ción qui­zás ven­ga por la ge­ne­ra­li­za­ción, al igual que ha ocu­rri­do en el mun­do de las za­pa­ti­llas de co­rrer a pie, de los fo­rros de pun­to knit. En cual­quier ca­so, vol­vien­do a nues­tras XXX po­de­mos afir­mar que man­tie­nen las ca­rac­te­rís­ti­cas que ha­bían he­cho de sus pre­de­ce­so­ras unas de nues­tras za­pa­ti­llas fa­vo­ri­tas, pier­den unos cuan­tos gra­mos y, de pa­so, cuen­tan con una es­té­ti­ca mu­cho más lim­pia y ac­tual, que no po­de­mos ol­vi­dar que el di­se­ño si­gue sien­do uno de los prin­ci­pa­les ar­gu­men­tos a la ho­ra de ele­gir unas za­pa­ti­llas, so­bre to­do si -co­mo es el ca­so- el as­pec­to de las pres­ta­cio­nes es­tá so­bra­da­men­te lo­gra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.