La gran es­ta­fa

Ciclismo a Fondo - - SOBRE RUEDAS - por @Lo­ren­zoCi­pres

Con el na­ci­mien­to frus­tra­do del EPo­wers Fac­tory, equi­po que pre­ten­día sa­lir en 2020 den­tro de la se­gun­da di­vi­sión del pro­fe­sio­na­lis­mo ba­jo li­cen­cia hún­ga­ra, el ci­clis­mo ha re­vi­vi­do uno de sus vie­jos fan­tas­mas, que por des­gra­cia nun­ca des­apa­re­cen: esos nue­vos con­jun­tos que pe­se a no­ta­bles ex­pec­ta­ti­vas, in­ten­cio­nes e in­clu­so al­gún con­tra­to ya fir­ma­do, ter­mi­nan sin ver la luz con la nue­va tem­po­ra­da a la vuelta de la es­qui­na. El ca­so con­cre­to del nau­fra­gio de es­te pro­yec­to lo co­no­ci­mos bien en­tra­do el pa­sa­do mes de no­viem­bre, cuan­do los in­te­gran­tes de su plan­ti­lla -que con­ta­ba en­tre otros con Ata­pu­ma y Re­be­llin, y pa­ra la que se ru­mo­rea­ba tam­bién el re­gre­so de An­drea Ta­fi- re­ci­bían por co­rreo elec­tró­ni­co la ma­la no­ti­cia. Se ar­gu­men­ta­ba que las ne­go­cia­cio­nes pa­ra ce­rrar unos apo­yos eco­nó­mi­cos con que ini­cial­men­te se con­ta­ba ha­bían fra­ca­sa­do, que­dan­do con ello im­po­si­bi­li­ta­da una ins­crip­ción an­te la UCI pa­ra la que ya se les ha­bía de­ne­ga­do to­da po­si­bi­li­dad a prin­ci­pios de mes.

Fi­nal­men­te se vio có­mo el pro­yec­to de EPo­wers, can­di­da­to se­gún se de­cía a es­tar en el pró­xi­mo Gi­ro apro­ve­chan­do la sa­li­da des­de Bu­da­pest, es­ta­ba sus­ten­ta­do en pa­la­bre­ría y sin he­chos que sos­tu­vie­sen su via­bi­li­dad. Sin exis­tir ni si­quie­ra una so­cie­dad que ava­la­se su iden­ti­dad, su fra­ca­so de­ja­ba en la es­ta­ca­da a más de trein­ta per­so­nas en­tre ci­clis­tas y au­xi­lia­res, y se unía a una lar­ga lis­ta de ten­ta­ti­vas frus­tra­das de ac­ce­der a la éli­te co­mo fue­ron las del Sony- Erics­son ita­liano (2005), el H2O mo­ne­gas­co (2008), el Pe­ga­sus aus­tra­liano (2011) o in­clu­so la de Fer­nan­do Alonso en su in­ten­to por sal­var la es­truc­tu­ra de Eus­kal­tel en 2013. Se­gu­ra­men­te y por des­gra­cia, lle­ga­rán más.

Nin­guno de los epi­so­dios an­te­rio­res, su­pera sin em­bar­go en ri­que­za ar­gu­men­tal a otro más an­ti­guo de la mis­ma sa­ga vi­vi­do en Fran­cia en ve­rano de mil no­ve­cien­tos no­ven­ta y dos. Marc Brai­llon, due­ño de la fir­ma de tra­ba­jo tem­po­ral RMO, re­ci­bía el ofre­ci­mien­to de un des­co­no­ci­do per­so­na­je pro­ce­den­te de Si­ria que le ofre­cía sal­var a su em­pre­sa de la quie­bra, y por ex­ten­sión a la for­ma­ción que pa­tro­ci­na­ba y por don­de ha­bían pa­sa­do nom­bres de la ta­lla de Charly Mot­tet, Ri­chard Vi­ren­que, Marc Ma­diot o Thierry Cla­vey­ro­lat.

Au­to­pro­cla­ma­do co­mo Prín­ci­pe Hi­cham, es­te su­pues­to sal­va­dor del equi­po reali­zó cua­tro im­pac­tan­tes y pom­po­sas apro­xi­ma­cio­nes en ape­nas dos me­ses: tres en el Tour de Fran­cia que con­clu­ye­ron con una fies­ta de lu­jo en un bar­co so­bre el Se­na y una úl­ti­ma en un cas­ti­llo bel­ga don­de ci­clis­tas y cua­dro téc­ni­co fue­ron aga­sa­ja­dos con to­da cla­se de lu­jos. En ese even­to, en el que in­clu­so la cu­ber­te­ría era de oro, de­be­ría anun­ciar­se por fin la mar­ca que iba a ase­gu­rar el fu­tu­ro de la es­truc­tu­ra. "Ten­go tan­tas em­pre­sas y po­si­bi­li­da­des que to­da­vía no sé por cual de­ci­dir­me", ase­gu­ra­ba Hi­cham a quien se le acer­ca­ba pa­ra pre­gun­tar­le bus­can­do al­gún ti­po de ga­ran­tía.

Fi­nal­men­te la pren­sa aca­bó re­ve­lan­do la gran es­ta­fa que la ope­ra­ción es­con­día. Hi­cham Zant­ha, si­rio con an­te­ce­den­tes pe­na­les en Bél­gi­ca por mal­ver­sa­ción y frau­de, ha­bía en­ga­ña­do a Marc Brai­llon pa­ra que le ade­lan­ta­se cin­co mi­llo­nes de fran­cos con que des­blo­quear un ca­pi­tal pro­ce­den­te de su país con el que su­pues­ta­men­te sal­va­ría el fu­tu­ro de la em­pre­sa RMO y del equi­po. El fal­so prín­ci­pe hu­yó con el di­ne­ro... y de pa­so con las es­pe­ran­zas de re­flo­tar un con­jun­to que fi­nal­men­te des­apa­re­ció.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.