"En ca­rre­ra no hay es­pa­cio pa­ra son­reír"

Ciclismo a Fondo - - BICI SPORT ENTREVISTA -

Ya en el pa­sa­do Gi­ro de Ita­lia, Pri­moz Ro­glic no cau­ti­vó al pú­bli­co por su for­ma de co­rrer, tan cri­ti­ca­da por pro­pios y ex­tra­ños. Sa­có de sus ca­si­llas has­ta a Vin­cen­zo Ni­ba­li por, se­gún el ita­liano, pe­gar­se cons­tan­te­men­te a su rue­da y no dar­le re­le­vos. "Si quie­re pue­do lle­var­le has­ta mi ca­sa y en­se­ñar­le to­dos mis tro­feos", lle­gó a de­cla­rar el Ti­bu­rón.

El es­lo­veno ti­ró de frial­dad y no qui­so en­trar al tra­po de esa gue­rra.

Tam­po­co lo hi­zo en la Vuelta a Es­pa­ña cuan­do le llo­vie­ron crí­ti­cas por su ca­rác­ter es­qui­vo y hu­ra­ño, en es­pe­cial con la pren­sa, a la que de­di­có el tiem­po mí­ni­mo tras las eta­pas des­de que se vis­tió con La Ro­ja en la crono de Pau. Ni ha­bló ni ape­nas em­pa­ti­zó con na­die. Arisco. Só­lo acep­ta­ba dos o tres pre­gun­tas por día en las con­fe­ren­cias de pren­sa, que des­pa­cha­ba con mo­no­sí­la­bos y, en la del úl­ti­mo día de mon­ta­ña en la Pla­ta­for­ma de Gredos, don­de el ga­na­dor de una gran­de es­tá obli­ga­do a aten­der a los me­dios de ma­ne­ra más ex­ten­sa, co­men­zó con un bos­te­zo que tro­nó en to­da la sa­la de pren­sa y res­pon­dió úni­ca­men­te tres pre­gun­tas. Y eso que su gen­te más cer­ca­na di­ce de él que es una per­so­na ale­gre y sim­pá­ti­ca. "Es que vo­so­tros me veis cuan­do es­toy lu­chan­do por un ob­je­ti­vo muy im­por­tan­te y en esas cir­cuns­tan­cias creo que es nor­mal es­tar con­cen­tra­do en la ca­rre­ra y en las co­sas que ten­go que ha­cer pa­ra ga­nar­la. En com­pe­ti­ción no hay mu­cho tiem­po pa­ra son­reír o re­la­jar­se, pa­ra eso ya hay otros mo­men­tos", se de­fien­de Ro­glic.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.