La per­la negra

Ciclismo a Fondo - - SOBRE RUEDAS - por @Lo­ren­zoCi­pres

En la Isla de Guam, te­rri­to­rio del Pa­cí­fi­co Oc­ci­den­tal no incorporad­o a Es­ta­dos Uni­dos y per­te­ne­cien­te a Es­pa­ña has­ta 1898, vive y tra­ba­ja dis­tri­bu­yen­do vehícu­los Dan Apo­nik , el co­rre­dor más ve­te­rano del pe­lo­tón UCI de es­ta tem­po­ra­da a sus cua­ren­ta y sie­te años a la espera de lo que el to­da­vía in­cier­to fu­tu­ro de Da­vi­de Re­be­llin -cua­ren­ta y nue­ve- de­pa­re en las pró­xi­mas se­ma­nas. No son, sin em­bar­go, las ci­fras de am­bos en la má­xi­ma ca­te­go­ría tan lon­ge­vas com­pa­rán­do­las con las que mar­có en su tiempo en los Paí­ses Ba­jos un tal Wout Van den Berg, hoy ya ca­si ol­vi­da­do, pe­ro en su tiempo po­pu­la­rí­si­mo ci­clis­ta pro­fe­sio­nal has­ta bien en­tra­da la dé­ca­da de los ochen­ta, don­de lle­gó a com­pe­tir con ¡cin­cuen­ta y un años! Su fa­lle­ci­mien­to el pa­sa­do oto­ño vino acompañado de unos cuan­tos obi­tua­rios y ho­me­na­jes en la pren­sa de­por­ti­va e in­clu­so ge­ne­ra­lis­ta de su país, que sir­vie­ron pa­ra re­fres­car o dar a co­no­cer, se­gún fue­se el ca­so, su he­te­ro­do­xa fi­gu­ra. Ca­ren­te de la cla­se ne­ce­sa­ria pa­ra ser ci­clis­ta, Van den Berg con­si­guió pe­se a to­do mar­car épo­ca en su país gra­cias a un per­fil y a una trayectori­a di­fí­ci­les de re­pe­tir. Co­rre­dor al má­xi­mo ni­vel -aun­que siem­pre com­pi­tien­do co­mo in­di­vi­dua­len­tre los trein­ta y tres y los cin­cuen­ta y un años, con­vi­vió con un pe­rio­do mar­ca­do por el apogeo de los cri­té­riums ur­ba­nos, don­de ex­plo­tó a la per­fec­ción en cir­cui­tos de pue­blos y ciu­da­des una ima­gen que le ha­cía ser co­no­ci­do co­mo La per­la

negra, en alu­sión a un mo­no­cro­mo y os­cu­ro atuen­do con el que siem­pre se pre­sen­ta­ba en las sa­li­das.

Su fi­gu­ra re­sal­ta­ba ade­más por gran­des pa­ti­llas, una abul­ta­da co­le­ta y un ojo iz­quier­do apa­ren­te­men­te va­go, pe­ro que en reali­dad ca­re­cía de vi­sión. Na­die le li­mi­tó por ello pa­ra su ac­ti­vi­dad en che­queos ni revisiones, y tam­bién con­du­jo has­ta bien avan­za­da edad el BMW con el que se so­lía acer­car a las ca­rre­ras. Se de­cía que ha­bía aban­do­na­do su tra­ba­jo cul­ti­van­do to­ma­tes en Wa­te­ri­n­gen, su lo­ca­li­dad, con el prin­ci­pal pro­pó­si­to de lle­gar a pro­fe­sio­na­les an­tes que su pai­sano y com­pa­ñe­ro de club, Leo Duyn­dam. Él lo hi­zo po­co des­pués, fir­man­do un pe­ri­plo bas­tan­te más aca­dé­mi­co que in­clui­ría triun­fos de pres­ti­gio en va­rias prue­bas de Seis Días y eta­pas de prue­bas co­mo la Pa­rís-Ni­za o el pro­pio Tour de Fran­cia, don­de ga­nó en la lle­ga­da a Ba­yo­na de 1972.

La fal­ta de ni­vel re­fle­ja­da en el es­cuá­li­do bo­tín de re­sul­ta­dos de Van den Berg -nun­ca ga­nó una ca­rre­ra ofi­cial y cues­ta en­con­trar­le en­tre los diez pri­me­ros de prue­bas con un mí­ni­mo de re­nom­bre- le llevó a bus­car des­de muy pron­to un lu­gar en el pe­lo­tón sa­can­do par­ti­do de otras ha­bi­li­da­des. Or­ga­ni­za­do­res y pú­bli­co le res­pe­ta­ban y ja­lea­ban, y su re­le­van­cia era tal que a ve­ces re­ci­bía pri­mas por ob­je­ti­vos per­so­na­li­za­dos, co­mo po­día ser el ga­nar cin­co po­si­cio­nes al si­guien­te pa­so por me­ta. Pa­ra con­se­guir­los con­ta­ba ge­ne­ral­men­te con la ayu­da del res­to de com­pa­ñe­ros, quie­nes des­de muy pron­to le in­te­gra­ron y acep­ta­ron co­mo uno más. Se ha­ce di­fí­cil pen­sar en en­con­trar una fi­gu­ra co­mo la su­ya en el con­tex­to del ci­clis­mo ac­tual, don­de ya ni si­quie­ra exis­te la fi­gu­ra del pro­fe­sio­nal in­de­pen­dien­te. "Creo que tra­je al­go ex­tra y diferente, y eso ahora se­ría real­men­te com­pli­ca­do de ver", con­fe­sa­ba al ter­mi­nar su lon­ge­va ca­rre­ra, vi­vi­da de prin­ci­pio a fin de ne­gro, pe­ro siem­pre con más luz que os­cu­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.