La bol­sa

Ciclismo a Fondo - - EDITORIAL -

La tem­po­ra­da ha co­men­za­do ju­gue­to­na, con bue­na par­te de los pri­me­ros es­pa­das dispu­tan­do co­mo si no hu­bie­ra un ma­ña­na. No que­da na­da de la épo­ca en la que las pri­me­ras ca­rre­ras eran te­rreno abo­na­do pa­ra aque­llos que ha­bían em­pe­za­do a en­tre­nar an­tes, o lo ha­bían he­cho con ma­yor in­ten­si­dad du­ran­te los me­ses más fríos. Aho­ra to­dos aprie­tan des­de el Tour Down Un­der aus­tra­liano y ya no se pa­ra has­ta bien en­tra­do oc­tu­bre. El que no ha ga­na­do en mar­zo aca­ba sin­tién­do­se cul­pa­ble.

En es­ta es­pe­cie de mer­ca­do de va­lo­res que han di­bu­ja­do las pri­me­ras com­pe­ti­cio­nes, las tec­no­ló­gi­cas se lle­van la pal­ma. Se dis­pa­ran las ac­cio­nes de los cracks jó­ve­nes: Rem­co Eve­ne­poel hi­zo de to­do -crono mo­nu­men­tal, im­pe­rial en los aba­ni­cos, só­li­do en la mon­ta­ña- en la Vuel­ta a San Juan, co­mo que­rien­do ho­me­na­jear al Ma­ra­do­na del Mun­dial'86; Ta­dej Po­ga­car es­tu­vo es­tra­tos­fé­ri­co en la Vol­ta a la Co­mu­ni­tat Va­len­cia­na; Ser­gio Hi­gui­ta, a quien qui­zá no va­lo­ra­mos tan­to co­mo me­re­ce y es tan miem­bro de pleno de­re­cho co­mo cual­quie­ra de es­te ge­ne­ra­ción de ni­ños de oro, con­tu­vo el ím­pe­tu na­da me­nos que de Egan Ber­nal -otro que tal- en el Tour Co­lom­bia, es­col­ta­do por Da­ni Mar­tí­nez, otro co­lom­biano del EF a se­guir de cer­ca; y Giu­lio Cic­co­ne, que con 25 años re­cién cum­pli­dos pa­re­ce ma­yor al la­do de es­te ata­jo de mo­co­sos, pe­gó en la dia­na en su pri­me­ra ca­rre­ra, el Tro­feo Lai­gue­glia... se­gui­do por el eri­treo Bi­ni­yam Ghir­may, otra per­la de 19 tier­nas pri­ma­ve­ras. Los va­lo­res tra­di­cio­na­les no se que­dan atrás en nues­tra par­ti­cu­lar bol­sa ci­clis­ta, es­pe­cial­men­te dos de ellos, que lle­va­ban un lar­go pe­rio­do de tiem­po a la ba­ja. Ri­chie Por­te se al­zó por se­gun­da vez con el Tour Down Un­der, aun­que tu­vie­ra que sa­cri­fi­car su sép­ti­mo Wi­llun­ga Hill con­se­cu­ti­vo pa­ra ser co­ro­na­do en la ce­re­mo­nia de en­tre­ga de pre­mios. Ya se­ría cu­rio­so que des­pués de va­rias cam­pa­ñas co­mo lí­der úni­co en BMC y Trek-Se­ga­fre­do sin éxi­to en las gran­des ci­tas, el aus­tra­liano fue­ra de nue­vo com­pe­ti­ti­vo aho­ra que lle­ga Vin­cen­zo Ni­ba­li a su equi­po. Nai­ro Quin­ta­na no qui­so es­pe­rar pa­ra sa­car­le bri­llo al mai­llot ro­jo del Ar­kéa-Sam­sic. El co­lom­biano se pu­so en ca­be­za del pe­lo­tón a sie­te ki­ló­me­tros del fi­nal de la jor­na­da rei­na del Tour de La Pro­ven­ce y re­ven­tó li­te­ral­men­te a to­do el que osó se­guir­le. Fue un Nai­ro in­dó­mi­to, que re­cor­dó al de sus ini­cios y es­co­gió un es­ce­na­rio de ex­cep­ción pa­ra reivin­di­car­se. No era el Mont Ven­to­ux, pe­ro ca­si.

Has­ta aquí el ba­lan­ce del pri­mer mes de se­sio­nes en el par­quet -más bien as­fal­to-. ¿Se man­ten­drán arri­ba to­dos los ci­ta­dos cuan­do el Team Ineos apli­que su acos­tum­bra­da re­ba­ja de los ti­pos de in­te­rés?

To­do son ri­sas. Nai­ro Quin­ta­na dis­fru­tó en el po­dio del Tour de La Pro­ven­ce con su triun­fo en la ge­ne­ral de la ron­da ga­la. El co­lom­biano ha­bía des­pa­cha­do el día an­te­rior una as­cen­sión so­ber­bia has­ta el Cha­let Rey­nard en la ru­ta ha­cia el co­lo­so Mont Ven­to­ux.

Mi­guel Án­gel Chi­co Di­rec­tor ma­chi­[email protected] @Car­li­ka07 boy­mi­ke72

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.