Frá­gil

Ciclismo a Fondo - - EDITORIAL -

Dos días an­tes de en­viar es­te ejem­plar a la im­pren­ta, una no­ti­cia nos so­bre­sal­ta­ba: Juan Mi­guel Mer­ca­do, Juan­mi pa­ra el mun­di­llo del ci­clis­mo des­de sus tiem­pos co­mo pre­coz es­ca­la­dor en el Ávi­la Ro­jas, era in­ves­ti­ga­do por for­mar pre­sun­ta­men­te par­te de una ban­da de atra­ca­do­res. No es el pri­mer ca­so, ni se­rá el úl­ti­mo, de de­por­tis­ta de éli­te que aca­ba sal­pi­ca­do por asun­tos es­ca­bro­sos, pe­ro los que le tra­ta­mos en su épo­ca de es­plen­dor no po­día­mos ni ima­gi­nar -por lo me­nos yo- que el gra­na­dino se­ría uno de ellos, ni si­quie­ra pe­se a que ya ha­ce unos años que al­gún co­le­ga nos ha­bía ad­ver­ti­do que no atra­ve­sa­ba una bue­na ra­cha. Pro­fe­sio­nal con só­lo 19 años den­tro de la ta­len­to­sa ca­ma­da a la que dio la al­ter­na­ti­va el equi­po Vi­ta­li­cio Se­gu­ros, en la que tam­bién es­ta­ban Ós­car Frei­re y Pe­dro Ho­rri­llo, su fi­cha­je por iba­nes­to.com en 2001 coin­ci­dió con su salto a la pri­me­ra lí­nea mun­dial: triun­fo en la Vuel­ta a Burgos al que dio con­ti­nui­dad con una fan­tás­ti­ca Vuel­ta a Es­pa­ña en la que ins­cri­bió su nom­bre en los La­gos de Co­va­don­ga -fue lí­der un día- y, le­jos de de­jar­se lle­var, mos­tró he­chu­ras de fon­dis­ta pa­ra ter­mi­nar quin­to en la ge­ne­ral.

Si no re­cuer­do mal, fue aquel in­vierno cuan­do Ra­fa Gó­mez y yo le vi­si­ta­mos en Ar­mi­lla pa­ra una en­tre­vis­ta pu­bli­ca­da en es­tas mis­mas pá­gi­nas. La sen­sa­ción que nos de­jó fue la de un chi­co agra­da­ble pe­ro tí­mi­do, bas­tan­te ca­lla­do, que por su ca­rác­ter tran­qui­lo, en las an­tí­po­das de una es­tre­lli­ta en cier­nes, po­día ha­cer una lar­ga ca­rre­ra co­mo pro­fe­sio­nal. Lue­go no su­ce­dió así y, pre­vio pa­so por Bél­gi­ca -Quic­kS­tep- y Fran­cia -Agri­tu­bel-, a los que de­jó en pren­da una eta­pa del Tour por equi­po, col­gó la bi­ci­cle­ta con ape­nas 29 años. Un adiós abrup­to que 13 des­pués ha de­ja­do pa­so al es­ca­lo­frío que nos asal­tó al es­cu­char su nom­bre de nue­vo en los ti­tu­la­res. Mu­chas ve­ces ol­vi­da­mos la fra­gi­li­dad del ser hu­mano y los que dan pe­da­les muy rá­pi­do so­bre una bi­ci­cle­ta no es­tán exen­tos de caer al abis­mo. Por mi par­te, só­lo desear­le a Juan­mi que en­cuen­tre la for­ta­le­za pa­ra co­ro­nar es­te pri­me­ra que la vi­da ha pues­to en su re­co­rri­do y re­cu­pe­re una exis­ten­cia so­se­ga­da en el ano­ni­ma­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.