Ob­je­ti­vo: aca­bar va­cío

Ciclismo a Fondo - - SOBRE RUEDAS - Ur­ko Be­rra­de Ci­clis­ta del Equi­po Kern Phar­ma

¡Sa­lu­dos, lec­to­res! Aho­ra mis­mo me en­cuen­tro en ca­sa, re­cu­pe­rán­do­me de la mon­ta­ña ru­sa que ha su­pues­to la pri­me­ra gi­ra del año con mi equi­po, Kern Phar­ma. ¡Y es que he dis­fru­ta­do, su­fri­do y pa­de­ci­do ca­si de to­do! Han si­do dos se­ma­nas com­ple­tas fue­ra de ca­sa. Par­tí des­tino a la Cha­llen­ge de Ma­llor­ca el lu­nes 27 de enero y en­la­za­mos di­rec­ta­men­te con la Vuel­ta a la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na.

Es aho­ra, des­de el ca­lor del ho­gar, que me gus­ta­ría tras­la­da­ros a esos días pre­vios al de­but, entrenando por Ma­llor­ca con mis com­pa­ñe­ros. La pri­me­ra sen­sa­ción que me vie­ne al re­me­mo­rar­los es el cli­ma del que go­za­mos: ha­bía es­ta­do to­da la pre­tem­po­ra­da en Pamplona y se­me­jan­te tem­pe­ra­tu­ra no me era fa­mi­liar a esas al­tu­ras del año. Lo si­guien­te en lo que pien­so es en el es­pec­ta­cu­lar ho­tel en el que nos alo­ja­mos esa se­ma­na. En la des­co­mu­nal ha­bi­ta­ción que com­par­tía con mi com­pa­ñe­ro y pai­sano Ser­gio Araiz vi­ví las ex­pec­ta­ti­vas con las que afron­ta­ba el de­but. Cuan­do apa­re­cía al­gún mo­men­to de du­da o ner­vio­sis­mo, tra­ta­ba de ca­na­li­zar­lo y el pen­sa­mien­to era si­mi­lar al que te­nía an­tes de un exa­men de la fa­cul­tad. "El tra­ba­jo ya es­tá he­cho. No va­le de na­da co­mer­se el co­co aho­ra, lo que ten­ga que sa­lir sal­drá". Y, co­mo en los exá­me­nes, cuan­do has es­tu­dia­do las ex­pec­ta­ti­vas son al­tas. Sin du­da, es­te exa­men lo ha­bía pre­pa­ra­do muy bien y que­ría ob­te­ner un buen re­sul­ta­do en for­ma de ren­di­mien­to.

El pri­mer dor­sal me lo pu­se en el Tro­feo que abría la Cha­llen­ge,

que tam­bién iba a su­po­ner la pri­me­ra ca­rre­ra de la his­to­ria del equi­po. Ca­mino a la eta­pa re­bo­sá­ba­mos en­tu­sias­mo y ale­gría. To­ca­ba un día rá­pi­do cla­ra­men­te pro­pi­cio pa­ra el sprint. Sa­li­mos con la idea cla­ra de arro­par a En­ri­que Sanz y nos re­com­pen­só con un cuar­to pues­to en la me­ta de Fe­la­nitx. Aun­que a él le su­po a po­co, los de­más es­tá­ba­mos eu­fó­ri­cos pues no era más que el de­but y ya es­tá­ba­mos cer­ca del pri­mer po­dio.

Al día si­guien­te to­ca­ba el

Tro­feo Se­rra de Tra­mun­ta­na, más mon­ta­ño­so. Es­te re­co­rri­do era más pro­pi­cio pa­ra mí y te­nía gran­des ex­pec­ta­ti­vas pues­tas en él. La ca­rre­ra se aca­bó se­lec­cio­nan­do en el Puig Ma­jor, don­de me que­dé a un sus­pi­ro de en­trar en el gru­po de vein­te co­rre­do­res que lle­gó tras el ga­na­dor Emanuel Buch­mann. En el mo­men­to re­co­noz­co que fue un li­ge­ro gol­pe pa­ra mi au­to­es­ti­ma, pe­ro du­ran­te la tar­de pos­te­rior a la eta­pa fui dán­do­me cuen­ta de que real­men­te no ha­bía es­ta­do tan le­jos de to­dos esos fue­ras de se­rie. En cier­to mo­do me re­con­for­tó pa­ra afron­tar el día si­guien­te con más am­bi­ción y sin mie­do a

mo­ver­me. Sa­lía­mos de Po­lle­nça pa­ra, des­pués de más de 3.000 m de des­ni­vel acu­mu­la­do, aca­bar en An­dratx. Mi úni­co ob­je­ti­vo era lle­gar a me­ta va­cío tras ha­ber­lo da­do to­do. Y así fue.

La ca­rre­ra fue trans­cu­rrien­do se­gún el guion ha­bi­tual has­ta que, a mi­tad de eta­pa, el Bo­ra de­ci­dió arries­gar y ace­le­rar en el fre­né­ti­co y lar­go des­cen­so del Puig Ma­jor, que pu­de sol­ven­tar to­man­do más ries­gos de los que me gus­ta­ría. Aca­ba­da la ba­ja­da es­ta­ba en el gru­po ca­be­ce­ro de cin­cuen­ta uni­da­des. Es­ta vez no du­dé en mo­ver­me en las pri­me­ras ram­pas del Coll den Ble­da al ver ata­car a gen­te co­mo Marc So­ler, Gre­gor Mühl­ber­ger, Die­go Ro­sa o Ru­bén Fer­nán­dez. For­ma­mos un gru­po de unos 15 co­rre­do­res que se ju­ga­ría la ca­rre­ra. Yo no pu­de lle­gar a tan­to, pues el ni­vel era muy ele­va­do y me des­col­gué en el puer­to pre­vio al de me­ta. Pe­ro, in­de­pen­dien­te­men­te del re­sul­ta­do, cum­plí con mi ob­je­ti­vo: ter­mi­né sin na­da en las pier­nas y con la sa­tis­fac­ción de ha­ber es­ta­do en el cor­te bueno jun­to a co­rre­do­res de ta­lla mun­dial. Ob­via­men­te me hu­bie­se gus­ta­do lle­gar con ellos has­ta el fi­nal, pe­ro es­pe­ro te­ner más oca­sio­nes y con me­jo­res pier­nas.

A la Cha­llen­ge de Ma­llor­ca le si­guió la Vuel­ta a la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, en la que no ahon­da­ré de­ma­sia­do pues las sensacione­s ya se nor­ma­li­za­ron. Su­frí mi pri­me­ra caí­da, que no me im­pi­dió com­ple­tar la ca­rre­ra, y he apro­ve­cha­do es­tos días en ca­sa pa­ra re­cu­pe­rar­me com­ple­ta­men­te. La si­guien­te pa­ra­da es la Vuel­ta a An­da­lu­cía. Os la con­ta­ré en la pró­xi­ma re­vis­ta, pe­ro an­tes to­ca apren­der y re­cu­pe­rar de es­ta pri­me­ra gi­ra del año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.