Ta­len­to an­da­luz

Ciclismo a Fondo - - BICI SPORT -

El equi­po pre­sen­ta sie­te fi­cha­jes pa­ra 2020. Tres ita­lia­nos, Ric­car­do Ver­za, Gia­co­mo Ga­ra­va­glia y Alessandro Fan­ce­llu; un hún­ga­ro, Erik Fet­ter; un da­nés, Mathias Lar­sen; y dos es­pa­ño­les, Ale­jan­dro Ropero y Ser­gio Gar­cía, que, al igual que Fan­ce­llu, pro­ce­den del equi­po sub23. La as­cen­sión de Ropero es­ta­ba can­ta­da por­que ya fue sta­giai­re en la Vuel­ta a Burgos de 2018 y por sus re­sul­ta­dos en 2019, en el que ga­nó eta­pas en las vuel­tas de Bi­da­soa y León; se hi­zo con el triun­fo en el Tro­feo Fi­ra d´Agost de Xá­ti­va y con­clu­yó se­gun­do en la Co­pa de Es­pa­ña sub23. El as­cen­so de Ser­gio Gar­cía es más ex­tra­ño, si­guien­do los pa­rá­me­tros ha­bi­tua­les de que los ci­clis­tas que pa­san a pro­fe­sio­nal ate­so­ran un pal­ma­rés abul­ta­do. "Me cues­ta re­ma­tar", re­co­no­ce el ga­di­tano, un fon­dis­ta con he­chu­ras de es­ca­la­dor que pro­ba­ble­men­te se adap­te me­jor a las ca­rre­ras más con­tro­la­das de pro­fe­sio­na­les. "El de­but me ha sor­pren­di­do pa­ra bien. Me gus­ta el rit­mo más cons­tan­te y lle­va­de­ro, en el sen­ti­do de que no hay pa­ro­nes ni cam­bios de rit­mo", nos con­ta­ba des­pués de qui­tar­se los ner­vios de su es­treno en la Cha­llen­ge de Ma­llor­ca. Po­co tar­dó en de­mos­trar que no só­lo im­por­tan las vic­to­rias pa­ra ren­dir bien en­tre los pro­fe­sio­na­les, co­lán­do­se en la es­ca­pa­da que mar­có la Vuel­ta a Mur­cia. "Fue uno de los días más du­ros en­ci­ma de una bi­ci­cle­ta. Al fi­nal iba jus­ti­to, con ca­lam­bres, y me des­col­ga­ba cuan­do em­pe­za­ron a arran­car­se unos a otros. En los pa­ro­nes me vol­vía a en­gan­char y en un par de oca­sio­nes arran­qué, ha­bía que in­ten­tar­lo, no ha­bía na­da que per­der", de­cla­ra­ba al fi­nal del día. No pu­do es­tar con los que se ju­ga­ron la ca­rre­ra en la jor­na­da si­guien­te, pe­ro fi­na­li­zó en una me­ri­to­ria oc­ta­va po­si­ción de la ge­ne­ral que le res­pal­da pa­ra el fu­tu­ro.

Ropero re­vi­vió en Ma­llor­ca los ner­vios de su de­but en Burgos ha­ce un par de años. "Aun­que en­tre­nas fuer­te no sa­bes en qué ni­vel es­tás comparado con los de­más, por eso lle­gas con in­cer­ti­dum­bre. Ma­llor­ca no es una ca­rre­ra co­mún, se sue­le ir un po­co más a lo lo­co. To­do el mun­do tie­ne más ner­vios y es un po­co com­pli­ca­do, pe­ro la ver­dad es que de­bu­ta­mos con sol­ven­cia". En la Vol­ta a la Co­mu­ni­tat Va­len­cia­na tu­vo que aban­do­nar por caí­da el se­gun­do día. "Me que­do con ha­ber pe­da­lea­do al la­do de mis ído­los. Y so­bre to­do con el he­cho de po­der lle­gar a ver­me cer­ca de ellos, pen­san­do en que son hu­ma­nos, aun­que to­da­vía me fal­te mu­chí­si­mo pa­ra lle­gar al ni­vel de En­ric -Mas-, por ejem­plo", re­su­me so­bre sus pri­me­ras jor­na­das co­mo pro­fe­sio­nal. Co­mo cu­rio­si­dad, los dos com­par­ten que no fue­ron ad­mi­ti­dos a la pri­me­ra en el cam­pus de se­lec­ción pa­ra el equi­po jú­nior de la Fun­da­ción. Tam­po­co lo fue Juan Pe­dro Ló­pez y aho­ra co­rre en el World Tour. "Que­rer es po­der", que di­ce Con­ta­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.