EL JUI­CIO

Ciclismo a Fondo - - LA GRAN PRUEBA -

»

La asis­ten­cia tie­ne una ac­ción su­til que se de­ja no­tar só­lo cuan­do real­men­te ha­ce fal­ta.

Qué di­fí­cil re­sul­ta ex­pli­car las bi­cis eléc­tri­cas y más aún las de ca­rre­te­ra, una ac­ti­vi­dad don­de el com­po­nen­te fí­si­co y agó­ni­co es in­he­ren­te al en­fo­que de­por­ti­vo que pre­do­mi­na en nues­tro país. Pri­me­ro hay que de­jar cla­ro, por enési­ma vez, que no de­jan de ser bi­cis y que por mu­cha asis­ten­cia que lle­ven hay que pe­da­lear. La li­mi­ta­ción a 25 km/h tam­po­co te va a su­po­ner que va­yas re­ven­tan­do a los com­pa­ñe­ros de gru­pe­ta, de he­cho se­gu­ra­men­te sea al con­tra­rio si el tra­za­do no tie­ne mu­cho des­ni­vel. Pe­ro lo más im­por­tan­te es que no son bi­cis pa­ra el ci­clis­ta de­por­ti­vo ni pre­ten­den ser­lo. Hay vi­da más allá, mu­cha gen­te que ama la bi­ci y que dis­fru­ta de un ci­clo­tu­ris­mo en su má­xi­ma ex­pre­sión. Que quie­re as­cen­der un puer­to sin el pea­je de la ago­nía pa­ra dis­fru­tar de lo que hay arri­ba. Si es­tas bi­cis son la puer­ta pa­ra que más gen­te pue­da prac­ti­car es­te de­por­te, sin im­por­tar for­ma o edad, bien­ve­ni­das sean.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.