LA GRAN PRUE­BA

Por al­gu­na ex­tra­ña ra­zón, cuan­do mon­ta­mos en bi­ci­cle­ta so­le­mos te­ner la sen­sa­ción de que el vien­to nun­ca nos fa­vo­re­ce. La Tur­bo Creo SL ha lle­ga­do de­ci­di­da a cam­biar esa per­cep­ción.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Tex­to Ser­gio Pa­lo­mar Fo­tos Ra­fa Gó­mez

Spe­cia­li­zed S-Works Tur­bo Creo SL, un test muy es­pe­ra­do.

Es­tos me­ses in­ver­na­les qui­zás han si­do el me­jor mo­men­to pa­ra pro­bar la nue­va crea­ción eléc­tri­ca de la mar­ca ca­li­for­nia­na. Es­ta épo­ca del año en la que la for­ma es­tá jus­ta y el pe­so por en­ci­ma de lo ideal, don­de tra­tas de huir de las subidas por el su­fri­mien­to extra que nos su­po­nen. Co­mo si fue­ra ese pe­que­ño em­pu­jon­ci­to o ese gri­to de áni­mo que nos ha­ce sa­car fuer­zas que creía­mos no te­ner, la asis­ten­cia eléc­tri­ca ha he­cho más pla­cen­te­ras las sa­li­das de es­tas úl­ti­mas se­ma­nas en una bi­ci que es, a to­das lu­ces, una bi­ci. Tan­to en com­por­ta­mien­to co­mo en apa­rien­cia. De he­cho, el pri­mer día que la pro­ba­mos no po­de­mos evi­tar co­men­zar a ro­dar sin ac­ti­var el mo­tor. Sor­pre­sa, no su­po­ne nin­gún trau­ma. La bi­ci se mue­ve con sol­tu­ra y no per­ci­bi­mos que los me­ca­nis­mos que se alo­jan en el pe­da­lier nos fre­nen. Evi­den­te­men­te sus más de 12 kg se de­jan no­tar sin ayu­da, pe­ro los po­de­mos mo­ver per­fec­ta­men­te. Es un pe­so si­mi­lar al de mu­chas bi­cis de mon­ta­ña. Ac­ti­va­mos el sis­te­ma en mo­do Eco y per­ci­bi­mos más sol­tu­ra de mo­vi­mien­to, aun­que el em­pu­je es su­til y los va­tios que su­ben nos di­cen que es el jus­to pa­ra com­pen­sar el pe­so aña­di­do. Es en los dos mo­dos su­pe­rio­res don­de per­ci­bi­mos que el mo­tor ayu­da de ver­dad y que po­de­mos es­ca­lar más rá­pi­do, aun­que, a pe­sar de lo que mu­chos creen, es­to no es un ci­clo­mo­tor. Hay que dar pe­da­les y pa­ra su­bir a los 25 km/h don­de se cor­ta el em­pu­je se ne­ce­si­tan mu­chos va­tios. Re­cor­dan­do el es­lo­gan con el que se pu­bli­ci­ta es­ta bi­ci: si­gues sien­do tú, pe­ro más rá­pi­do. En lo pu­ra­men­te di­ná­mi­co, es in­creí­ble có­mo po­de­mos afron­tar las dis­tin­tas cur­vas y fre­na­das de nues­tros re­co­rri­dos exac­ta­men­te de la mis­ma for­ma en que lo ha­ce­mos con cual­quier otra bi­ci, lle­gan­do en mu­chos mo­men­tos a ol­vi­dar­nos de que lle­va­mos un mo­tor del que só­lo ad­qui­ri­mos cons­tan­cia cuan­do lle­ga­mos a ese re­pe­cho en el que siem­pre nos cla­va­mos. Con la Tur­bo Creo SL, la tran­si­ción del llano al ram­pón es pro­gre­si­va y sin nin­gún trau­ma pa­ra nues­tras po­co en­tre­na­das pier­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.