FELT AR

Ve­lo­ci­dad pu­ra y du­ra. Es lo que nos pro­me­te la re­no­va­da AR, en la que Felt ha tra­ba­ja­do con­cien­zu­da­men­te la ae­ro­di­ná­mi­ca pa­ra lo­grar­lo en cual­quier con­di­ción que en­con­tre­mos en la ca­rre­te­ra.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO -

Con­tac­to con una má­qui­na con­ce­bi­da pa­ra ro­dar a to­da ve­lo­ci­dad.

Tex­to Ser­gio Pa­lo­mar Fo­tos Ra­fa Gó­mez

Se nos ha­cía raro que la fir­ma nor­te­ame­ri­ca­na no afron­ta­se la re­no­va­ción de su bu­que in­sig­nia de ca­rre­te­ra y la bi­ci que re­fle­ja la es­pe­cial aten­ción que siem­pre han pres­ta­do a la ae­ro­di­ná­mi­ca. De he­cho, el mo­de­lo que aho­ra os mos­tra­mos es tan só­lo la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de es­ta AR, que se man­te­nía in­tac­ta des­de el año 2014.

Pe­ro to­do aca­ba lle­gan­do y se no­ta que en Felt no han da­do pun­ta­da sin hi­lo en una bi­ci que, al con­tra­rio de la tendencia que he­mos ob­ser­va­do en el úl­ti­mo año de uni­fi­car bi­cis ae­ro y es­ca­la­do­ras, man­tie­ne un con­cep­to de bi­ci­cle­ta cu­yo prin­ci­pal ob­je­ti­vo es re­du­cir la re­sis­ten­cia al vien­to.

MEZ­CLA PER­FEC­TA

Ob­via­men­te, pa­ra cons­truir un avión co­mo es­te hay que par­tir de la me­jor ma­te­ria pri­ma, que en el ca­so de la AR son las fi­bras TeX­tre­me de la fir­ma

sue­ca Oxeon. Las lá­mi­nas de es­te car­bono, en vez de dis­tri­buir sus hi­los en una di­rec­ción uni­dos en­tre sí por unas po­cas fi­bras trans­ver­sa­les que cohe­sio­nan la plan­cha, co­mo ocu­rre en el car­bono uni­di­rec­cio­nal usa­do ha­bi­tual­men­te, se dis­tri­bu­yen en una ur­dim­bre de lá­mi­nas en­tre­la­za­das que con­si­guen una es­truc­tu­ra más con­sis­ten­te, lo­gran­do con me­nos ma­te­rial -por tan­to pe­so- si­mi­lar re­sis­ten­cia y ri­gi­dez en to­das las di­rec­cio­nes. Aun así, si­gue sien­do ne­ce­sa­rio re­cu­rrir al car­bono UD en de­ter­mi­na­das zo­nas con unos re­que­ri­mien­tos muy con­cre­tos de ri­gi­dez en una di­rec­ción. El re­sul­ta­do de es­te cóc­tel de fi­bras es un cua­dro re­la­ti­va­men­te li­ge­ro pa­ra las gran­des sec­cio­nes de sus tu­bos y que ayu­da a con­se­guir un pe­so fi­nal muy ra­zo­na­ble si te­ne­mos en cuen­ta que la ci­fra me­di­da es en Ul­te­gra y con rue­das de gran per­fil de cu­bier­ta.

PU­RA AE­RO­DI­NÁ­MI­CA

El si­guien­te pa­so es dar for­ma a la bi­ci de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble. Ho­ras de tra­ba­jo con el soft­wa­re de di­ná­mi­ca de flui­dos y va­li­da­ción de los re­sul­ta­dos en el tú­nel de vien­to son el ABC de cual­quier de­sa­rro­llo que in­vo­lu­cre a la ae­ro­di­ná­mi­ca. Co­mo ha su­ce­di­do en ca­si to­das las crea­cio­nes de los úl­ti­mos años, los tu­bos de per­fil trun­ca­do se im­po­nen por ser la me­jor for­ma de man­te­ner un al­to gra­do de ri­gi­dez sin per­ju­di­car la ae­ro­di­ná­mi­ca ni ele­var el pe­so. En cual­quier ca­so, sor­pren­de la gran pro­fun­di­dad de los per­fi­les usa­dos y an­chu­ra de los mis­mos, co­mo en el ca­so del tu­bo del si­llín. To­do obe­de­ce a la op­ti­mi­za­ción pa­ra án­gu­los de vien­to aparente en­tre -10 y +10 gra­dos, ci­fra en la que se­gún las es­ta­dís­ti­cas el ci­clis­ta rue­da el 90% del tiem­po. Un por­cen­ta­je que au­men­ta si pe­da­lea­mos en gru­po. Hay que re­cal­car lo de vien­to

»

Ae­ro­di­ná­mi­ca efi­cien­te en el mun­do real pa­ra la bi­ci más ve­loz de Felt.

aparente, que en mu­chas oca­sio­nes se con­fun­de con el án­gu­lo de in­ci­den­cia del vien­to. El án­gu­lo aparente es la re­sul­tan­te de la com­bi­na­ción en­tre el vien­to y el avan­ce del ci­clis­ta, por lo que cuan­to más rá­pi­do ro­da­mos, más tien­de a re­du­cir­se. Ade­más de los per­fi­les trun­ca­dos, hay que des­ta­car el pe­que­ño ca­re­na­do que el tu­bo de si­llín rea­li­za so­bre la rue­da tra­se­ra. Su di­se­ño cuen­ta con unos pe­que­ños ló­bu­los -fish-lips– que se abren ha­cia los la­dos pa­ra des­viar el flu­jo de ai­re del neu­má­ti­co tra­se­ro sin im­por­tar la me­di­da usa­da, has­ta el má­xi­mo de 700x30c que ad­mi­te la bi­ci. No se han ol­vi­da­do en el di­se­ño de los fre­nos de dis­co, cu­yas pin­zas se tra­ta de in­te­grar lo má­xi­mo po­si­ble y los cie­rres pa­san­tes sin pa­lan­cas se in­te­gran per­fec­ta­men­te en la lí­nea del cua­dro. Tam­bién se re­cu­rre a la ocul­ta­ción de los ca­bles con un kit ma­ni­llar y po­ten­cia de lí­neas per­fi­la­das, pe­ro en el que se ha pri­ma­do la practicida­d a la re­sis­ten­cia al vien­to, sien­do am­bos ele­men­tos in­de­pen­dien­tes y pu­dien­do des­mon­tar la po­ten­cia sin ne­ce­si­dad de ex­traer los ca­bles. Se com­ple­ta el kit ae­ro­di­ná­mi­co con unas fa­bu­lo­sas rue­das Rey­nolds cu­ya es­ta­bi­li­dad con vien­to la­te­ral es sen­ci­lla­men­te es­pec­ta­cu­lar pe­se a sus 58 mm de al­tu­ra.

PUN­TO CÓ­MO­DO

Aun­que en una bi­ci pen­sa­da úni­ca­men­te pa­ra la ve­lo­ci­dad no es un as­pec­to que se sue­la te­ner de­ma­sia­do en cuen­ta, cuan­do alar­ga­mos las jor­na­das de pe­da­leo siem­pre se agra­de­ce un mí­ni­mo ni­vel de ab­sor­ción. En es­ta AR se con­si­gue a tra­vés de la ti­ja que, pe­se a la in­co­mo­di­dad que nos pue­da su­ge­rir su am­plio per­fil, re­cu­rre a la in­ge­nio­sa so­lu­ción de di­vi­dir­la ver­ti­cal­men­te en dos par­tes pa­ra fa­ci­li­tar la fle­xión en la di­rec­ción de la mar­cha an­te los im­pac­tos. Apar­te, se an­cla al cua­dro so­bre un cas­qui­llo cu­yo in­te­rior es de go­ma pa­ra fil­trar en la me­di­da de lo po­si­ble las vi­bra­cio­nes de al­ta fre­cuen­cia.

DI­REC­TA

Cuan­do pe­da­lea­mos con ella la pri­me­ra per­cep­ción es que es­ta­mos an­te una bi­ci ro­co­sa. De he­cho, se apre­cia una cier­ta des­com­pen­sa­ción en­tre la men­cio­na­da ab­sor­ción que apor­ta en la par­te tra­se­ra la ti­ja de si­llín y un tren de­lan­te­ro que se sien­te tre­men­da­men­te di­rec­to. Es al­go muy de agra­de­cer cuan­do nos po­ne­mos de pie y ba­lan­cea­mos la bi­ci o cuan­do des­cen­de­mos rá­pi­do por una ca­rre­te­ra con cons­tan­tes cam­bios de di­rec­ción, pe­ro que, sin em­bar­go, trans­mi­te los im­pac­tos sin ate­nua­ción a nues­tros mal­tre­chos bra­zos. Una so­li­dez que tam­bién es apli­ca­ble a la zo­na de pe­da­lier, im­po­si­ble per­ci­bir fle­xión al­gu­na in­clu­so en pa­ra­do ha­cien­do pa­lan­ca so­bre una bie­la. Una bue­na trans­fe­ren­cia de ener­gía que sin du­da ayu­da a mi­ti­gar el pe­so -por en­ci­ma de 8 kg en or­den de mar­cha- y que nos per­mi­te dis­fru­tar de una gran vi­va­ci­dad en las reac­cio­nes. De nue­vo es un ti­po de bi­ci que nos pro­vo­ca un im­por­tan­te au­to­de­ba­te. No es la que ele­gi­ría­mos pa­ra pa­sar una se­ma­na en Al­pes o Pi­ri­neos -aun­que ojo, se­gu­ro que tam­po­co su­po­ne de­ma­sia­do las­tre, so­bre to­do si so­mos ci­clis­tas de cor­te ro­da­dor y de mo­ver bas­tan­tes va­tios-, pe­ro si pen­sa­mos en nues­tras ru­tas ha­bi­tua­les por el sur de Ma­drid, en el te­rreno rom­pe­pier­nas que tan­to nos gus­ta o en puer­tos cor­tos, em­pe­za­mos a so­ñar con lo que nos pue­de apor­tar es­ta nue­va crea­ción de Felt.

PRÁC­TI­CA. Pe­se a apa­ren­tar ser un con­jun­to in­te­gra­do y con los ca­bles ocul­tos, ma­ni­llar y po­ten­cia son in­de­pen­dien­tes y se pue­den des­mon­tar con fa­ci­li­dad pa­ra, por ejem­plo, via­jar con la bi­ci e in­clu­so pue­des uti­li­zar una po­ten­cia con­ven­cio­nal. El pe­que­ño ca­re­na­do que el tu­bo de si­llín rea­li­za so­bre la rue­da tra­se­ra ex­tien­de sus bor­des li­ge­ra­men­te ha­cia el ex­te­rior pa­ra cu­brir del vien­to la cu­bier­ta, sin im­por­tar la me­di­da que mon­te­mos has­ta los 30 mm que ad­mi­te. CO­MO­DI­DAD. Aun­que en una bi­ci tan de­por­ti­va co­mo es­ta no sue­le ser una prio­ri­dad, Felt con­si­gue un gran ni­vel de ab­sor­ción en el tren tra­se­ro con su ti­ja de si­llín di­vi­di­da en dos mi­ta­des, que a su vez se mon­ta so­bre un cas­qui­llo en­go­ma­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.