CLÁ­SI­CA DE AL­ME­RÍA

El ve­lo­cis­ta ale­mán del Bo­ra-Hans­grohe se lle­vó por se­gun­do año con­se­cu­ti­vo una Clá­si­ca que se re­sol­vió de nue­vo al sprint.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Tex­to Fer­nan­do Bel­da Fo­tos Luis Án­gel Gó­mez/Photo Go­mez Sport

In­ape­la­ble sprint de Pas­cal Ac­ker­mann.

Los or­ga­ni­za­do­res de la Clá­si­ca de Al­me­ría ha­bían anun­cia­do un re­co­rri­do re­no­va­do pa­ra su XXXIII edi­ción, con el que pre­ten­dían abrir la po­si­bi­li­dad a más mo­vi­mien­tos y sor­pre­sas en una prue­ba his­tó­ri­ca­men­te des­ti­na­da a su re­so­lu­ción al sprint.

Con sa­li­da en Ro­que­tas de Mar -la mis­ma lo­ca­li­dad que aco­ge­ría la lle­ga­da-, di­se­ña­ron una pri­me­ra mi­tad de ca­rre­ra por te­rreno al­go más que­bra­do, con el Al­to Aljibe de la Cruz, de 2ª ca­te­go­ría, co­mo ma­yor di­fi­cul­tad, se­gui­do de dos ter­ce­ras -Al­que­ría y Fuen­te Mar­be­llay, a 50 km de la me­ta, la co­ta de Al­me­ri­mar, de un ki­ló­me­tro al 6,6%.

PRO SE­RIES

Te­rreno, en cual­quier ca­so, in­su­fi­cien­te pa­ra so­ñar con bur­lar el con­trol de po­ten­tes equi­pos, co­mo Bo­ra-Hans­grohe, UAE Team Emi­ra­tes o Co­fi­dis, em­pe­ña­dos en una lle­ga­da ma­si­va. Y así re­sul­tó ser, un año más.

El triun­fo en la Clá­si­ca de Al­me­ría, con la que se abría el ca­len­da­rio de prue­bas de un día de las nue­vas Pro Se­ries, fue otra vez un asun­to en­tre ve­lo­cis­tas que ter­mi­nó en un due­lo en­tre los gran­des fa­vo­ri­tos: Pas­cal Ac­ker­mann, Ale­xan­der Kris­toff y Elia Vi­via­ni. Con emo­ción has­ta el úl­ti­mo me­tro, el ale­mán del Bo­ra-Hans­grohe im­pu­so su ley, la del más rá­pi­do, en la Ave­ni­da Juan Car­los I pa­ra con­ver­tir­se en el pri­mer ci­clis­ta en ganar la prue­ba al­me­rien­se dos años con­se­cu­ti­vos.

Tras el tra­ba­jo de apro­xi­ma­ción, al­go des­or­de­na­do, de los tre­nos de Bo­ra, Mit­chel­ton-Scott y Co­fi­dis, Pas­cal Ac­ker­mann fue el pri­me­ro en lan­zar el sprint, a 250 me­tros, en cuan­to se apar­tó Sa­ba­ti­ni (Co­fi­dis). Arran­có po­de­ro­so, con Kris­toff se­lla­do a su rue­da, y tras el no­rue­go un Elia Vi­via­ni sin, por el mo­men­to, la chis­pa que ex­hi­bía en el De­ceu­ninck-QS. Los úl­ti­mos me­tros fue­ron un emo­cio­nan­te due­lo en­tre

Ac­ker­mann, que arries­gó con el ata­que le­jano, y un Kris­toff que a pun­to es­tu­vo de re­mon­tar­le so­bre la mis­ma lí­nea de lle­ga­da. El cam­peón de Eu­ro­pa -ter­ce­ro­nun­ca tu­vo op­cio­nes de vic­to­ria. Danny Van Pop­pel y Luca Mez­gec com­ple­ta­ban un top cin­co de mu­chos qui­la­tes. Pu­ra ve­lo­ci­dad. El Eus­ka­di Juan­jo Lo­ba­to, no­veno, fue el me­jor es­pa­ñol en la me­ta de Ro­que­tas de Mar.

Con su vic­to­ria en Al­me­ría, el pu­jan­te ve­lo­cis­ta ale­mán, de 26 años, se sa­ca­ba la es­pi­na de los dos se­gun­dos pues­tos que co­se­chó en sus pri­me­ras ca­rre­ras de 2020, en sen­dos tro­feos de la Cha­llen­ge Ma­llor­ca: Fe­la­nitx y Pla­ya de Pal­ma. En am­bos ca­sos le su­peró el ita­liano Mat­teo Mos­chet­ti (Trek-Se­ga­fre­do). Pe­ro Ac­ker­mann ya ha abier­to la cuen­ta de la nue­va tem­po­ra­da y es­pe­ra se­guir en­gor­dan­do su pal­ma­rés: nue­ve vic­to­rias lo­gró en 2018, tre­ce en 2019... y una ya en 2020.

CIN­CO EN FU­GA

El te­rreno que­bra­do de la pri­me­ra mi­tad de los 187,6 ki­ló­me­tros de la Clá­si­ca de Al­me­ría in­vi­ta­ba a la aven­tu­ra. Co­mo la que in­ten­ta­ron des­de los ki­ló­me­tros ini­cia­les cin­co ci­clis­tas de equi­pos lla­ma­dos a mo­ver la ca­rre­ra: Joan Bou (Fun­da­ción Eus­ka­di), Ser­gio Ro­mán Mar­tín (Ca­ja Ru­ral-Se­gu­ros RGA), los por­tu­gue­ses Ri­car­do Vi­le­la (Burgos-BH) y Da­niel Vie­gas (Ko­me­ta-Xs­tra) y el da­nés Ras­mus Quaa­de (Ri­wal Ready­nez). Ro­da­ron cer­ca de 130 ki­ló­me­tros en fu­ga, en los que se re­par­tie­ron los pun­tos de los sprints es­pe­cia­les de Las No­rias, Adra, Ber­ja y Ba­la­ne­gra -cla­si­fi­ca­ción que

con­quis­tó Vie­gas tras cru­zar pri­me­ro tres de ellos- y los cua­tro puer­tos pun­tua­bles, por los que pa­só en pri­mer lu­gar, sin ex­cep­ción, el va­len­ciano Bou. Pe­ro el pe­lo­tón, con­tro­la­do por los equi­pos de los hom­bres rá­pi­dos, nun­ca les de­jó co­ger más de cua­tro mi­nu­tos de ven­ta­ja. La úl­ti­ma co­ta pun­tua­ble, la Cues­ta de Al­me­ri­mar (El Eji­do), la co­ro­na­ron con es­ca­sos se­gun­dos de ade­lan­to y su ca­bal­ga­da fi­na­li­za­ría dos ki­ló­me­tros des­pués. Que­da­ban 50 km com­ple­ta­men­te lla­nos y el vien­to au­men­ta­ba la tensión en un pe­lo­tón que, si­guien­do la lí­nea de cos­ta ha­cia Ro­que­tas, ya olía el es­pe­ra­do sprint. En los úl­ti­mos ki­ló­me­tros, con dos pa­sos pre­vios por la me­ta, equi­pos co­mo As­ta­na Pro Team, Ag2r-La Mon­dia­le o el Mit­chel­ton-Scott del es­lo­veno Mez­gec se su­ma­ban a la lu­cha por con­tro­lar la ca­be­za.

La al­ta ve­lo­ci­dad con que se con­du­cía el gru­po por las ca­lles de Ro­que­tas de Mar lo frag­men­tó en los ins­tan­tes pre­vios al sprint. La lu­cha por las pri­me­ras po­si­cio­nes en­tre Bo­ra, Mit­chel­ton-Scott y Co­fi­dis re­sul­tó fe­roz. Lle­ga­ba el mo­men­to de los hom­bres rá­pi­dos. Y en­tre la vo­rá­gi­ne fue Pas­cal Ac­ker­mann el pri­me­ro en gol­pear, a 250 me­tros. El ale­mán hi­zo bueno el tra­ba­jo pre­vio de sus com­pa­ñe­ros, fir­man­do una agó­ni­ca vic­to­ria an­te Ale­xan­der Kris­toff. Dos de dos en Al­me­ría, igua­lan­do en triun­fos al ita­liano Mas­si­mo Straz­zer, el úni­co que ha­bía re­pe­ti­do, en 1997 y 2002. El año pa­sa­do Ac­ker­mann se im­pu­so por ve­lo­ci­dad a Mar­cel Kit­tel y Lu­ka Mez­gec; es­te, a Kris­toff y Vi­via­ni. “Siem­pre es ge­nial con­se­guir la vic­to­ria an­te gran­des ri­va­les. Es­toy real­men­te fe­liz por re­pe­tir aquí y de­bo dar las gra­cias a mis com­pa­ñe­ros que han te­ni­do una gran ac­tua­ción. Co­me­ti­mos un pe­que­ño error en el lan­za­mien­to, pe­ro pu­de se­guir la rue­da de otro ci­clis­ta y su­pe cuán­do lan­zar mi sprint”, de­cía, eu­fó­ri­co, en me­ta.

Los re­bel­des. Joan Bou (Fun­da­ción Eus­ka­di) li­de­ra la fu­ga del día por de­lan­te de Quaa­de (Ri­wal) y Vi­le­la (Burgos-BH).

1 Sin con­ce­sio­nes. Co­fi­dis, UAE Team Emi­ra­tes y Bo­ra-Hans­grohe se tur­na­ron pa­ra man­te­ner a ti­ro a los es­ca­pa­dos. 2 Pri­me­ras ar­mas. El neo­pro­fe­sio­nal Ser­gio Mar­tín (Ca­ja Ru­ral-Se­gu­ros RGA), al ata­que se­gui­do de Da­niel Vie­gas (Ko­me­ta-Xs­tra). 3 La guar­dia de Ac­ker­mann. El ale­mán del Bo­ra con­tó con la po­ten­cia de Druc­ker, Käm­na, Se­lig y com­pa­ñía a su ser­vi­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.