VUEL­TA A MUR­CIA

El ci­clis­ta bel­ga dio la cam­pa­na­da en la Vuel­ta a Mur­cia gra­cias a una fu­ga-bi­dón que se plan­tó en Ca­ra­va­ca de la Cruz con más de un cuar­to de ho­ra de ven­ta­ja. Un día des­pués de­fen­dió el li­de­ra­to fren­te al ata­que de su ri­val Käm­na jun­to a Val­ver­de.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Tex­to Ai­na­ra Her­nan­do Fo­tos Luis Án­gel Gó­mez/Photo Go­mez Sport

Luis León Sán­chez am­plía su ra­cha en ca­sa y cam­pa­na­zo de Meu­ris­se.

Por eso las me­jo­res ca­rre­ras sue­len ser es­tas. En el ci­clis­mo mo­derno, de to­do tan me­di­do, de to­do tan cal­cu­la­do y abu­rri­do, la im­pro­vi­sa­ción que­da pa­ra las que lla­man, prue­bas de se­gun­da, de pre­pa­ra­ción. Ahí es don­de se re­ser­van las me­jo­res y más im­pre­de­ci­bles emo­cio­nes. Lo que no cam­bia nun­ca es eso de que el mai­llot ama­ri­llo da alas. Que uno se ama­rra a él con uñas y dien­tes, pues el pe­so lo lle­va ese má­gi­co co­lor y no el nom­bre que uno ten­ga y con­tra quien se mi­da.

Y eso es lo que le su­ce­de a Xandro Meu­ris­se, un des­co­no­ci­do -pe­ro ojo, 21º en su úni­ca gran­de, el Tour de Fran­cia de 2019- has­ta ha­ce un día que aho­ra lle­va en­ci­ma el ama­ri­llo, el co­lor que más bri­lla al pe­da­lear. El bel­ga aún no se lo cree, pe­ro lo tie­ne ca­si al al­can­ce de la mano cuan­do Ale­jan­dro Val­ver­de se al­za con ese áni­mo in­des­truc­ti­ble aun­que to­do es­té per­di­do, in­que­bran­ta­ble en su Co­lla­do Ber­me­jo, la cues­ta que le ha vis­to ser ci­clis­ta, llo­rar sus pe­nas y ce­le­brar sus ale­grías, sus se­ries que le po­nen a pun­to y es­con­der­se los días me­nos bue­nos.

En­ton­ces, Meu­ris­se sa­be que ha lle­ga­do su turno. Que de­be­rá de­jar­se has­ta la bi­lis si ha­ce fal­ta so­bre esas ram­pas por­que Len­nard Käm­na, mu­cho más con­ten­dien­te a la ge­ne­ral que Val­ver­de, se ha pe­ga­do a la rue­da del cam­peón de Es­pa­ña y quie­re po­ner­le con­tra las cuer­das, des­hi­la­char­le ese ama­ri­llo pa­ra ha­cer­se un tra­je a su me­di­da en la Gran Vía mur­cia­na. A Meu­ris­se le cues­ta, mu­cho. Pe­ro siem­pre hay ami­gos, alia­dos que se en­cuen­tran por el ca­mino él y su Cir­cus-Wanty Go­bert. Se to­pa con la co­la­bo­ra­ción de los po­la­cos del CCC

Team, que no quie­ren que el che­co Jo­sef Cerny se vea des­ban­ca­do del po­dio.

“He su­fri­do lo in­de­ci­ble, pe­ro con el jer­sey ama­ri­llo a mis es­pal­das he sen­ti­do que po­día dar un po­co más de mí”, di­ría ali­via­do en me­ta el bel­ga de 28 años.

Eso es lo que no cam­bia, por for­tu­na, del ci­clis­mo ni en es­tos tiem­pos mo­der­nos. El res­to en es­ta Vuel­ta a Mur­cia fue ex­tra­ño, im­pre­de­ci­ble y sor­pre­si­vo.

FU­GA CER­TE­RA

Y eso que el te­rreno es­ta­ba aco­ta­do pa­ra la fies­ta, pre­pa­ra­do pa­ra el mano a mano en­tre los de ca­sa: Ale­jan­dro Val­ver­de y Luis León Sán­chez. Luisle y Val­ver­de con la vic­to­ria pre­via del mu­le­ño, que me­ses des­pués le de­vol­vió el de Las Lum­bre­ras en los Cam­peo­na­tos de Es­pa­ña. Los mis­mos que en 2019 brin­da­ron el es­pec­tácu­lo y que se es­pe­ra­ban pa­ra la

re­van­cha. No la hu­bo. Por des­de­ño y po­cas ga­nas.

Fue por eso que la nu­me­ro­sa es­ca­pa­da se de­jó mar­char. Diez hom­bres de diez equi­pos dis­tin­tos. Héc­tor Ca­rre­te­ro por par­te del Mo­vis­tar Team; Ser­gio Gar­cía del Ko­me­ta-Xs­tra de Al­ber­to Con­ta­dor; Len­nard Käm­na (Bo­ra-Hans­grohe); Jo­sef Cerny (CCC); Meu­ris­se, pre­pa­ra­do pa­ra la glo­ria; An­to­nio So­to, un lo­cal con el na­ran­ja de la Fun­da­ción Eus­ka­di; Jef­fer­son Cepeda por par­te del Ca­ja Ru­ral-Se­gu­ros RGA; Adam de Vos (Rally); Thi­bault Guer­na­lec (Ar­kéaSam­sic) y Ni­ki­ta Stal­nov del As­ta­na. Ca­si to­dos con re­pre­sen­ta­ción. Así que la ma­yo­ría te­nía ex­cu­sa pa­ra la­var­se las ma­nos y de­jar al de al la­do que ti­ra­se del ca­rro en el pe­lo­tón. Na­die lo hi­zo. Fal­ta de ham­bre. Así que la fu­ga-bi­dón se plan­tó en la subida fi­nal a la Ba­sí­li­ca de la Ve­ra Cruz en Ca­ra­va­ca, una ram­pa iné­di­ta con por­cen­ta­jes que lle­ga­ban has­ta el 10%, con más de 16 mi­nu­tos de ven­ta­ja.

Meu­ris­se se guar­da­ba su car­ta ba­jo la man­ga. “Co­no­cía la lle­ga­da, la ha­bía es­tu­dia­do con el equi­po y sa­bía per­fec­ta­men­te có­mo po­si­cio­nar­me.

Era un tra­za­do es­tre­cho y con mu­chos vi­ra­jes, por lo que op­té por ir pri­me­ro y tra­tar de man­te­ner esa po­si­ción y lo lo­gré. Era cons­cien­te de que si ro­da­ba por de­trás se­ría com­pli­ca­do dar al­can­ce al que fue­ra por de­lan­te y la tác­ti­ca me sa­lió bien. Creía mu­cho en mí mis­mo y es­ta­ba con­ven­ci­do de lo que te­nía que ha­cer. Los úl­ti­mos 75 me­tros eran agó­ni­cos, unas ram­pas muy du­ras, pe­ro tu­ve bue­nas pier­nas”.

LA GRAN VÍA DE LUISLE

Des­pués del gran ata­que, lle­ga­ba la de­fen­sa. Que a pe­sar del enor­me tiem­po de ven­ta­ja, Meu­ris­se no qui­so re­la­jar­se “por­que la si­tua­ción es nue­va pa­ra mí. Nun­ca he te­ni­do que ha­cer es­to, aun­que con­fío en mis po­si­bi­li­da­des”. La ne­ce­si­tó pa­ra la eta­pa fi­nal, la de la Co­la del Ca­ba­llo, la Sie­rra Es­pu­ña y el Co­lla­do Ber­me­jo. Los al­tos mur­cia­nos por ex­ce­len­cia, don­de siem­pre pa­san co­sas y el es­pec­tácu­lo es­tá ga­ran­ti­za­do, sea la ca­rre­ra que sea. Y en es­ta im­pre­de­ci­ble

Vuel­ta a Mur­cia no po­día ser me­nos. Val­ver­de se re­ser­vó pa­ra el úl­ti­mo, el Co­lla­do Ber­me­jo. Y ahí apre­tó la ca­rre­ra y a Meu­ris­se. Y con él se fue el ale­mán Käm­na. Aler­ta. Fue en­ton­ces cuan­do los po­la­cos del CCC se pu­sie­ron a re­mar y sal­va­ron al bel­ga del Cir­cus-Wanty. Na­da pu­do ha­cer el cam­peón mur­ciano, de­ma­sia­do vi­gi­la­do co­mo siem­pre, de­ma­sia­do ma­nia­ta­do co­mo acos­tum­bra. A su rue­da se pe­ga­ron tam­bién los As­ta­na, Ós­car Ro­drí­guez y Omar Frai­le. Por de­trás, Luisle ca­si clau­di­ca. Las pier­nas aún no gi­ran co­mo de­ben. Esas co­sas uno las sa­be cuan­do co­rre en ca­sa, por su te­rreno y sus puer­tos. Y sa­be lo que es ca­paz de ha­cer. Pe­ro lue­go su­ce­de que la cla­se se im­po­ne, y co­mo de eso Luis León va so­bra­do, al fi­nal le­van­ta los bra­zos por ter­cer año con­se­cu­ti­vo en la Gran Vía de la ca­pi­tal mur­cia­na. Lo ha­ce por pu­ra maes­tría, dán­do­le un gi­ro y de­jan­do un me­jor re­gus­to de es­ta Vuel­ta a Mur­cia. El más dul­ce de to­dos se lo lle­vó Xandro Meu­ris­se. “No es­toy acos­tum­bra­do a ganar y ha­cer­lo aquí me ha­ce sen­tir muy fe­liz”.

1 En pri­me­ra per­so­na. Meu­ris­se, que co­la­bo­ró con As­ta­na y CCC en la ca­za de Käm­na y Val­ver­de, com­par­tió po­dio con Cerny y el ale­mán del Bo­ra-Hans­grohe. 2 Ofen­si­va sin pun­te­ría. Pro­ba­ble­men­te fue el más fuer­te de es­ta edi­ción de la ron­da mur­cia­na, pe­ro Len­nard Käm­na no su­po ma­te­ria­li­zar su su­pe­rio­ri­dad.

1 Co­mu­nión con su pú­bli­co. La Gran Vía de Mur­cia re­ci­bió en­tre­ga­da por ter­cer año con­se­cu­ti­vo a Luis León Sán­chez, que de­vol­vió los aplau­sos. 2 Mi­nu­ta­da. Ca­rre­te­ro (Mo­vis­tar Team) y So­to (Fun­da­ción Eus­ka­di) li­de­ran la es­ca­pa­da de la jor­na­da ini­cial, que se fue has­ta ca­si 17’ de ven­ta­ja. 3 El avi­so de Meu­ris­se. El bel­ga del Cir­cus-Wanty pu­so la pri­me­ra pie­dra a su triun­fo fi­nal en la bru­tal ram­pa de Ca­ra­va­ca de la Cruz. 4 Pla­ta pa­ra Jo­sef Cerny. El che­co del CCC es un pe­león que no des­apro­ve­chó la opor­tu­ni­dad de lu­ci­mien­to y ter­mi­nó se­gun­do en la ge­ne­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.