VUEL­TA A SAN JUAN

El bel­ga, 20 años re­cién cum­pli­dos, asom­bró en Ar­gen­ti­na con su pri­me­ra vuel­ta por eta­pas de 2020, con­quis­ta­da gra­cias a un ma­za­zo tre­men­do en la crono y tras so­bre­vi­vir a la eta­pa rei­na del Co­lo­ra­do, en la que fue víc­ti­ma de los aba­ni­cos.

Ciclismo a Fondo - - SUMARIO - Tex­to Ai­na­ra Her­nan­do Fo­tos Bettini Photo

Ar­gen­ti­na se rin­dió al ta­len­to de Rem­co.

Cuan­do Rem­co Eve­ne­poel sube al po­dio fi­nal si­tua­do en la cir­cun­va­la­ción de San Juan, con los más de cua­ren­ta gra­dos azo­tan­do los so­fo­cos de los pre­sen­tes y as­cen­dien­do co­mo fue­go in­vi­si­ble del as­fal­to has­ta el cie­lo, Jor­ge Chi­ca, se­cre­ta­rio de De­por­tes de la ciu­dad, maes­tro, pre­cur­sor y res­pon­sa­ble de que en ape­nas cua­tro años es­ta Vuel­ta a San Juan se ha­ya con­ver­ti­do en epi­cen­tro y pun­to de par­ti­da de la tem­po­ra­da ci­clis­ta de mu­chas de las gran­des es­tre­llas del ci­clis­mo, le en­tre­ga una ca­mi­se­ta al­bi­ce­les­te, la de la se­lec­ción ar­gen­ti­na, con su ape­lli­do y el nú­me­ro má­gi­co. El 10. El que es­tá só­lo re­ser­va­do pa­ra dios.

Pa­ra Mes­si, cla­ro. La gran di­vi­ni­dad. Un po­co de eso tie­ne Rem­co Eve­ne­poel, que co­mo el as­tro fut­bo­lís­ti­co em­pie­za a des­ta­car pre­coz, ma­ra­vi­lla y de­lei­ta, y no se sa­be has­ta dón­de pue­de lle­gar. De eso se ha­bla en San Juan des­de el des­em­bar­co de equi­pos, pren­sa y or­ga­ni­za­ción. De lo en­can­ta­dos que los san­jua­ni­nos y su ca­rre­ra es­tán con te­ner al ni­ño ma­ra­vi­lla del ci­clis­mo ini­cian­do su se­gun­da tem­po­ra­da co­mo pro­fe­sio­nal, la que es­tá lla­ma­da a ser la de su con­fir­ma­ción y con­ti­nuo cre­ci­mien­to. Por­que aho­ra to­das las mi­ra­das, los ojos y los fo­cos se van a gi­rar ha­cia el con­ti­nen­te ame­ri­cano, ha­cia ellos. Cen­tro del uni­ver­so ci­clis­ta.

“SOY ME­JOR QUE HA­CE UN AÑO”

Aho­ra ese pla­ne­ta lle­va su nom­bre. Rem­co. El ni­ño que de­jó de dar­le pa­ta­das al ba­lón y de­ci­dió su­bir­se a una bi­ci­cle­ta pa­ra con­ver­tir­se en el Mes­si del ci­clis­mo. En ese ca­mino es­tá. Aun­que las com­pa­ra­cio­nes, lo de “pi­be ató­mi­co”, o el “nue­vo Eddy Merckx” y to­dos esos ha­la­gos que le lle­nan las ore­jas en el úl­ti­mo año y me­dio, no le ha­cen mu­cha gra­cia. “Me gus­ta más el de ni­ño ma­ra­vi­lla por­que no me com­pa­ra con na­die. Yo no soy ni Mes­si, ni Eddy. Soy Rem­co Eve­ne­poel”. Co­mo si fue­ra po­co. Un nom­bre y un ape­lli­do con to­do el fu­tu­ro por de­lan­te. Sin te­cho que lo fre­ne por el mo­men­to.

Así lo de­mos­tró en San Juan. Des­de la ter­ce­ra eta­pa, la crono de Pun­ta Ne­gra,

en la que ases­tó el ma­za­zo que iba a ser de­fi­ni­ti­vo pa­ra la cla­si­fi­ca­ción ge­ne­ral de la que iba a ser su pri­me­ra vuel­ta por eta­pas de la tem­po­ra­da. 32 se­gun­dos le me­tió a Fi­lip­po Gan­na, pis­tard y cor­pu­len­to, hom­bre de ae­ro­di­ná­mi­ca y es­pe­cia­lis­ta en el apro­ve­cha­mien­to de la mis­ma. Na­da se pue­de ha­cer fren­te a un bólido co­mo Eve­ne­poel. “Fí­si­ca, men­tal y tác­ti­ca­men­te soy me­jor que el año pa­sa­do”, avi­só an­tes de co­men­zar la ca­rre­ra. “Soy mu­cho me­jor ci­clis­ta”. Bas­tan los dos días cla­ve de la Vuel­ta a San Juan, esa crono en la que des­tro­za a los ri­va­les y los de­ja sin op­ción, y la eta­pa rei­na con fi­nal en el Al­to del Co­lo­ra­do, pa­ra pa­sar de las pa­la­bras a los he­chos. Pa­ra de­mos­trar que no va de fa­rol. Más fino, “con tres o cua­tro ki­los me­nos res­pec­to a la pa­sa­da tem­po­ra­da”, ex­pli­ca. Más he­cho, más ci­clis­ta. Aun­que to­da­vía ni­ño. Ni­ño ma­ra­vi­lla.

GA­VI­RIA SE HIN­CHA

En ese trans­cur­so de la Vuel­ta a San Juan, ple­na de sprints por la pla­ni­cie pro­pia de la Ar­gen­ti­na, los ve­lo­cis­tas dis­fru­tan de opor­tu­ni­da­des día sí y ca­si día tam­bién. Y aun­que la ca­rre­ra se abre con el triun­fo sor­pre­sa del fran­cés Rudy Bar­bier (Is­rael Start-Up Na­tion) y la caí­da nu­me­ro­sa en la que los jue­ces de­ci­den con acier­to no con­tar los tiem­pos de los per­ju­di­ca­dos -en­tre ellos Eve­ne­poel-, las co­sas vuel­ven pron­to a su cau­ce, el or­den se ins­ta­la en la Vuel­ta a San Juan y Fer­nan­do Ga­vi­ria to­ma el man­do de las lle­ga­das rá­pi­das y las ha­ce su­yas.

Pa­ra el co­lom­biano, que ha res­ca­ta­do del De­ceu­ninck a su lanzador Ri­che­ze, es más im­por­tan­te que pa­ra na­die lo del re­en­cuen­tro con las bue­nas sensacione­s y el triun­fo. El dul­ce sa­bor de al­zar los bra­zos que tan po­co pro­bó en un 2019 “tan di­fí­cil, con la ro­di­lla que me dio tan­tos pro­ble­mas y me cos­tó re­cu­pe­rar­me. Los ca­si tres me­ses sin po­der mon­tar en bi­ci y lo que me cos­tó co­ger la for­ma”, cuen­ta. Aho­ra esas pe­sa­di­llas se ahu­yen­tan con las tres vic­to­rias de eta­pa que se echó al bol­si­llo, el me­jor pun­to de par­ti­da po­si­ble pa­ra una tem­po­ra­da en la que quie­re ser el rey, “ganar el má­xi­mo nú­me­ro de ca­rre­ras po­si­bles y es­pe­cial­men­te un mo­nu­men­to, la Pa­rís-Rou­baix o la Mi­lán-San Re­mo, que son mis fa­vo­ri­tas”, se­ña­la.

Es por eso que “em­pe­zar el año ga­nan­do es tan im­por­tan­te. Es un gran ini­cio de tem­po­ra­da, me da mu­cha con­fian­za”. La ne­ce­si­ta­ba Ga­vi­ria, y qué me­jor que en es­te lu­gar talismán, en un país má­gi­co que fue tes­ti­go de su bau­ti­zo co­mo ci­clis­ta. “Ar­gen­ti­na me abrió las puer­tas al pro­fe­sio­na­lis­mo y siem­pre le es­ta­ré agra­de­ci­do”.

ABA­NI­COS Y MON­TA­ÑA

Fue ha­ce ya unos años, pa­re­ce to­da una vi­da la trans­cu­rri­da, cuan­do ese ni­ño que era Fer­nan­do Ga­vi­ria, un des­co­no­ci­do con el mai­llot de la se­lec­ción co­lom­bia­na y el ros­tro inun­da­do por el ac­né, le ga­nó dos eta­pas al en­ton­ces rey de la ve­lo­ci­dad, Mark Ca­ven­dish, y se pre­sen­tó an­te el mun­do. Aho­ra, quien to­ma su tes­ti­go es otro pro­di­gio, ya de so­bra co­no­ci­do pe­ro no por ello me­nos sor­pren­den­te con ca­da mues­tra de ta­len­to que se saca de las pier­nas.

Por­que si Eve­ne­poel ma­ra­vi­lló con sus tiem­pos en la con­tra­rre­loj de Pun­ta Ne­gra, no me­nos asom­bro­sa fue su ac­tua­ción en la eta­pa rei­na con fi­nal en el Al­to Co­lo­ra­do. A 35 ki­ló­me­tros pa­ra el fi­nal, cuan­do la ca­rre­ra se acer­ca­ba a la subida de­ci­si­va, el ai­re y las ga­nas de gue­rra hi­cie­ron sal­tar al pe­lo­tón en

mil pe­da­zos. Mo­vis­tar Team, con un tre­men­do Se­bas­tián Mo­ra, Co­fi­dis, UAE Team Emi­ra­tes y Bo­ra-Hans­grohe se tur­na­ron en los re­le­vos pa­ra pro­vo­car un pe­li­gro­sí­si­mo cor­te que de­jó tem­blan­do a Rem­co Eve­ne­poel... y tam­bién a Ós­car Se­vi­lla.

Cor­ta­dos. A só­lo diez ki­ló­me­tros pa­ra el fi­nal, el lí­der per­día ca­si un mi­nu­to con la ca­be­za de ca­rre­ra. “Tu­ve un mo­men­to de pá­ni­co”, ad­mi­tió des­pués. Pe­ro su­po ges­tio­nar­lo “con san­gre fría y un gran equi­po”. En la as­cen­sión al Co­lo­ra­do ya es­ta­ba en la par­te de­lan­te­ra y has­ta pe­leó por el triun­fo, pe­ro a 400 me­tros pa­ra el fi­nal, otro pro­di­gio, la nue­va jo­yi­ta co­lom­bia­na de Gian­ni Sa­vio, Mi­guel Fló­rez, de­jó a los gran­des nom­bres con las ga­nas.

Pa­ra Eve­ne­poel era lo de me­nos. Una nue­va lec­ción, otra de­mos­tra­ción de co­ra­je y ca­li­dad. Y las que que­dan. “Ni él sa­be dón­de es­tá su te­cho”, di­ce Da­vi­de Bra­ma­ti, que lo di­ri­ge des­de el co­che del De­ceu­ninck-Quic­kS­tep des­de que el año pa­sa­do se con­vir­tió en ci­clis­ta pro­fe­sio­nal. “Y fue aquí, en es­ta mis­ma Vuel­ta a San Juan”, re­cuer­da el pro­pio Eve­ne­poel. “Vol­ver un año des­pués y ga­nar­la me lle­na de or­gu­llo. Es­ta ca­rre­ra se­rá siem­pre es­pe­cial”.

1 Ins­tin­to re­cu­pe­ra­do. Fer­nan­do Ga­vi­ria tu­vo tres mo­ti­vos pa­ra ce­le­brar: en Po­ci­to, Va­lle Fér­til y San Juan. 2 Sor­pre­sa pa­ra em­pe­zar. Bar­bier, Be­llet­ti y el ar­gen­tino Cont­te se ade­lan­ta­ron en el sprint a los prin­ci­pa­les fa­vo­ri­tos. 3 Fi­lip­po Gan­na cre­ce. Se­gun­do en la crono tras Eve­ne­poel, el ita­liano mos­tró sus pro­gre­sos en la mon­ta­ña.

1 Mi nom­bre es McNulty. Cuar­to en la ge­ne­ral, el es­ta­dou­ni­den­se arran­ca con buen pie su tra­yec­to­ria en el UAE Team Emi­ra­tes. 2 La nue­va per­la del An­dro­ni. El co­lom­biano Mi­guel Fló­rez, de 23 años, con­quis­tó la ci­ma del Al­to Co­lo­ra­do. 3 In­fa­li­ble. Ós­car Se­vi­lla, ter­ce­ro, no se ha ba­ja­do del po­dio en las cua­tro edi­cio­nes dispu­tadas de la Vuel­ta a San Juan. 4 Tres más pa­ra Ga­vi­ria. 8 de sus 43 triun­fos co­mo pro­fe­sio­nal los ha lo­gra­do en San Juan, re­cord­man in­dis­cu­ti­ble de la prue­ba. 5 Sty­bar, un bólido en El Vi­lli­cum. El che­co ex­ten­dió la fies­ta del De­ceu­ninc­kQS, frus­tran­do el sprint de Mo­lano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.