Ni­ño pro­di­gio

Con sus apa­bu­llan­tes triun­fos en Cu­lle­ra y en la Sie­rra de Ber­nia, Ta­dej Po­ga­car (UAE) se apro­pió de la Vol­ta a la Co­mu­ni­tat Va­len­cia­na. Jack Haig y Tao Geog­he­gan Hart le acom­pa­ña­ron en el po­dio.

Ciclismo a Fondo - - SU­MA­RIO - Tex­to Ai­na­ra Her­nan­do Fo­tos Luis Án­gel Gó­mez/Photo Go­mez Sport

VOL­TA CO­MU­NI­TAT VA­LEN­CIA­NA

Ta­dej Po­ga­car se des­pa­chó a gus­to.

Hay mu­chas co­sas en Ta­dej Po­ga­car que re­cuer­dan al im­ba­ti­ble Alejandro Val­ver­de de ha­ce una dé­ca­da y me­dia, pe­ro so­bre to­do dos. El es­lo­veno tie­ne la lo­za­nía, 21 pro­me­te­do­res años en su se­gun­da tem­po­ra­da co­mo ci­clis­ta pro­fe­sio­nal, y un au­ra de ser in­ven­ci­ble, con esos fo­go­na­zos de ca­li­dad que re­ga­ló en la Vuel­ta a Es­pa­ña’19, su pri­me­ra gran­de. Tres triun­fos de eta­pa y ter­ce­ro en la cla­si­fi­ca­ción general.

Así, co­mo ce­rró su exi­to­so es­treno en el World Tour y en una gran vuel­ta, ha co­men­za­do 2020, que pro­me­te ser el año del des­pe­gue y el vue­lo, el de ins­ta­lar­se en el ci­clis­mo dan­do nom­bre a un nue­vo pla­ne­ta que lle­ve sus si­glas.

Por­que Ta­dej Po­ga­car es esa ba­la, vo­la­do­ra y des­truc­ti­va, que cuan­do arran­ca es me­cha, fue­go. In­su­pe­ra­ble. Esa ba­la co­mo era Val­ver­de ha­ce quin­ce años, que el inevi­ta­ble y cru­do pa­so del tiempo va tem­plan­do. Pe­ro se re­sis­te a clau­di­car, bra­vo mur­ciano. To­do eso se cer­ti­fi­ca en Cu­lle­ra, la pri­me­ra de las dos eta­pas cla­ve de la Vuel­ta a la Co­mu­ni­dad Va­len­cia­na, que un año más

con­si­guió atraer a lo más gra­na­do del pe­lo­tón in­ter­na­cio­nal para dar ini­cio a la tem­po­ra­da ci­clis­ta.

GROE­NE­WE­GEN MAN­DA AL SPRINT

Y hay un po­co de to­do. Los es­ca­la­do­res co­mo Wout Poels, el siem­pre ex­tra­or­di­na­rio y re­gu­lar Pe­llo Bilbao, el dor­sal 1 de Ion Iza­gi­rre o el im­pre­sio­nan­te Tao Geog­he­gan Hart. Pe­ro tam­bién ve­lo­cis­tas, sprin­ters que quie­ren em­pe­zar su cam­po de prue­bas de 2020, lle­nar el sa­co de vic­to­rias y con­fian­za, pro­ta­go­ni­zan­do los pri­me­ros gran­des due­los de la tem­po­ra­da.

Kris­toff, Ja­kob­sen, has­ta Moho­ric se anima. Pe­ro en­tre to­dos, quien so­bre­sa­le y sa­le ga­nan­do es Dy­lan Groe­ne­we­gen. Para el neer­lan­dés, que ya sa­be que su equi­po no lo ali­nea­rá en el Tour de Francia para cen­trar­se en la lu­cha por el mai­llot ama­ri­llo, se­rán dos de las tres lle­ga­das ma­si­vas, pues só­lo con­ce­de la úl­ti­ma, la que de­ja el re­gus­to más fe­liz o más amar­go se­gún el re­sul­ta­do, a Fa­bio Ja­kob­sen (De­ceu­ninck-Quic­kS­tep).

Se­rá ese do­ble­te el pre­mio de con­so­la­ción para un Jum­bo-Vis­ma que se que­dó huér­fano de su gran lí­der an­tes de em­pe­zar la ca­rre­ra. A un día del arran­que, Tom Du­mou­lin de­ci­dió qui­tar­se el dor­sal de la es­pal­da, por en­fer­me­dad, cuen­ta él mis­mo. “Me he pues­to ma­lo

es­ta no­che y de­bo ser pru­den­te y re­gre­sar a ca­sa. No es la for­ma en la que que­ría em­pe­zar el año, pe­ro vol­ve­ré pron­to”.

UN ÚNI­CO DOMINADOR

Un ri­val me­nos. Su ba­ja pri­vó del que po­dría ha­ber si­do el pri­mer gran duelo de la tem­po­ra­da: Po­ga­car-Du­mou­lin. Sin él, el es­lo­veno se que­dó sin rivales an­tes de lle­gar a Cu­lle­ra, el pri­me­ro de los dos fi­na­les en ram­pa para di­lu­ci­dar al due­ño de la Vol­ta a la Co­mu­ni­tat Va­len­cia­na. No hu­bo du­das de quién iba a ser­lo. El im­ba­ti­ble y jo­ven. Ese Val­ver­de es­lo­veno ca­paz de ga­nar­lo to­do. Un es­truen­do, un ata­que bru­tal que el pro­pio Ba­la pu­do se­guir, pe­ro no su­pe­rar.

“En un prin­ci­pio nues­tro ob­je­ti­vo no era la vic­to­ria y no es­pe­ra­ba ga­nar”. Se la en­con­tró. “No es­ta­ba muy se­gu­ro de mi for­ma des­pués de tan­to tiempo sin co­rrer. Me he sor­pren­di­do a mí mis­mo”, con­fe­só el del UAE Team Emi­ra­tes. “Así que aho­ra vamos a ir a por la general”. Co­mo si no le que­da­ra más re­me­dio. Co­mo si su tre­men­da ca­li­dad le di­je­se que de­bía ha­cer­lo. Por­que sí.

BER­NIA SEN­TEN­CIA

Por­que aun­que ce­dió por una jor­na­da el mai­llot ama­ri­llo a un Jack Haig tan sor­pren­di­do co­mo fe­liz, Po­ga­car nun­ca per­dió la es­te­la de la ca­rre­ra ni de­jó de

ser su due­ño. En ape­nas un día re­cu­pe­ró el man­do con otra vic­to­ria bru­tal, la de la jor­na­da rei­na con me­ta en la Sierra de Ber­nia. Se lar­gó cuan­do qui­so y ni el ata­que de Poels en la ram­pa fi­nal le in­quie­tó. Con una tranquilid­ad y una ma­du­rez ple­na, so­ber­bio, se hi­zo con la eta­pa y echó el ce­rro­jo a la general. “En to­do mo­men­to he te­ni­do con­tro­la­da la ca­rre­ra, aun­que no co­no­cía la subida. El plan era con­tem­po­ri­zar y ata­car en el mo­men­to ade­cua­do. Y eso he he­cho. Me he mo­vi­do en la par­te más du­ra de la as­cen­sión y he te­ni­do gran­des sen­sa­cio­nes”, con­fir­mó.

Na­die pu­do con él y po­cos pa­re­ce que va­yan a ser ca­pa­ces de ha­cer­lo de aquí en ade­lan­te. “Ha si­do una se­ma­na in­creí­ble y he ga­na­do es­ta ca­rre­ra tan bo­ni­ta; no pue­do em­pe­zar me­jor la tem­po­ra­da. Es muy sa­tis­fac­to­rio ven­cer na­da más em­pe­zar des­pués de to­do el tra­ba­jo tan du­ro que he he­cho en in­vierno. Es­te triun­fo sig­ni­fi­ca mu­cho para mí”.

El ni­ño pro­di­gio. Po­ga­car es otro más de la ca­ma­da de oro de ci­clis­tas jó­ve­nes que em­pie­za a do­mi­nar el uni­ver­so ci­clis­ta. “No sé cuál es la ra­zón por la que aho­ra hay tan­tos bue­nos co­rre­do­res jó­ve­nes, pe­ro me pa­re­ce al­go muy po­si­ti­vo.

Ha­brá que ver có­mo es el fu­tu­ro. No sé has­ta dón­de lle­ga­ré, pe­ro in­ten­ta­ré ser el me­jor”. El mun­do es su­yo.

1 Pri­mer éxi­to para Dy­lan. El neer­lan­dés Groe­ne­we­gen abrió la cuen­ta en Vi­la-real, su­peran­do a su com­pa­trio­ta Fa­bio Ja­kob­sen. 2 Fu­gas con­de­na­das. Ser­gio Sa­mi­tier (Mo­vis­tar) y Jon Agi­rre (Kern Phar­ma) lo in­ten­ta­ron el úl­ti­mo día jun­to a Ro­mano (Bar­dia­ni-CSF) y Hou­le (As­ta­na). 3 Cam­peón sa­lien­te. Ion Iza­gi­rre, sép­ti­mo y pri­mer es­pa­ñol en la general fi­nal, vol­vió a ren­dir al buen ni­vel que acos­tum­bra. 4 El bro­che de Ja­kob­sen. Valencia aco­gió un apre­ta­dí­si­mo sprint en­tre el cam­peón ho­lan­dés, Groe­ne­we­gen y De­gen­kolb. 5 Bis en To­rre­vie­ja. El ve­lo­cis­ta del Jum­bo-Vis­ma se anotó su se­gun­do par­cial ha­cien­do bueno el tra­ba­jo de sus com­pa­ñe­ros. 6 De ama­ri­llo. Jack Haig lle­gó de lí­der a la Sierra de Ber­nia, don­de só­lo Po­ga­car con­si­guió arre­ba­tar­le el mai­llot más desea­do. 7 Fin del re­ci­tal. Ta­dej Po­ga­car cru­za­ba así la me­ta de Ber­nia, don­de el del UAE se mar­có una as­cen­sión im­pre­sio­nan­te. 8 Los res­tos del nau­fra­gio. Tao, Teuns, Mar­tin, Ion Iza­gi­rre, Haig, Rubén Fer­nán­dez... na­die pu­do se­guir al es­lo­veno en Ber­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.