Ciclismo a Fondo

VUELTA CV FÉMINAS

Marta Bastianell­i (Alé) triunfó en Valencia con un poderoso sprint que relegó a Barbara Guarischi, en su estreno con Movistar Team, a la segunda posición.

- Texto Ainara Hernando Fotos Luis Ángel Gómez/Photo Gomez Sport

Sabor italiano con Marta Bastianell­i.

A Marta Bastianell­i le pasa que, cuando sale de casa, su hija Clarissa Victoria ya empieza a enterarse de las cosas. No quiere que se marche. La pequeña tiene cinco años y ha crecido viendo a sus padres dando pedales. Ahora es sólo la mamma la que pasa demasiado tiempo fuera de casa. Papá, Roberto de Patre, exciclista, lleva el peso de la casa. Pero Clarissa, aunque esté encantada, también la quiere a ella. A Marta. Y no sabe qué más historias contarle para que sus ojos no se llenen de tristeza y lágrimas cuando ve la maleta rodando hacia la puerta de casa. “Mamá se va a trabajar en bici, amore”, le dice Marta a Clarissa. Pero a la pequeña le surgen dudas. “Pero mamá, ¿y por qué no vas en coche? ¡Si lo hicieras podrías volver antes a casa!”. No hay manera de engañarla. Quizás tampoco haga falta, sólo necesitarí­a decirle que ella no precisa de un auto para ir rápido, pues con la bici vuela, igual que lo hizo en la Vuelta CV, en la segunda edición de su carrera de féminas, con un sprint cantado en el que Bastianell­i no tuvo rival. Para que Clarissa sepa que no hay coche ni motor más veloz que su madre.

CONTINUOS ATAQUES

No es fácil ser ciclista y mamá “a tiempo completo”, como ella cuenta.

Para hacer ambas cosas hay que ser la mejor en todo. Y Bastianell­i lo es. Campeona italiana, europea, reina de Flandes en 2019. Y también madre. Una supermujer. “Detrás de cada victoria hay mucho sacrificio, determinac­ión, constancia, pasión y personas que creen en ti”, dice ella. Después de una temporada en el Virtu danés, con el que consiguió sus mejores triunfos desde que fuese campeona del mundo en 2007 en Stuttgart, la italiana ha vuelto a casa, al Alé BTC Ljubljana, donde también ha recalado la mallorquin­a Mavi García, otra SuperWoman. Ambas con las mismas ambiciones: seguir creciendo

y progresand­o. No hay edad para dejar de hacerlo.

A la italiana le ha bastado la primera carrera para demostrar que va por el camino correcto, la Vuelta CV, que fue de una lucha encarnizad­a desde el comienzo, con continuos ataques e intentos de fuga que no fructifica­ron.

Las chicas quisieron guerra. Y la dieron. Desde el inicio, toda escapada era anulada por las corredoras del LottoSouda­l en colaboraci­ón con Movistar Team y el Alé de Bastianell­i y Mavi García, completame­nte entregada a su líder en su debut con los colores amarillos.

A 12 kilómetros del final, en el paso por Godella, Erica Magnaldi saltó del pelotón, pero fue rápidament­e neutraliza­da por Lourdes Oyarbide, muy atenta a todas las refriegas y preparando también el sprint para Barbara Guarischi. Tras ellas fueron Kathrin Hammes y Urska Bravec las que trataron de marcharse, pero el pelotón, embalado ya por las calles de Valencia, no dio opción. El sprint, lanzado a casi 500 metros de la meta, no tuvo más dominadora que Marta Bastianell­i, supermujer a tiempo completo. Para que Clarissa sepa que su madre va mucho más rápido en bici que en coche.

 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain