Kir­yien­ka

Ciclismo a Fondo - - SOBRE RUEDAS -

De la fa­ma del po­ten­cial de Vasil Kir­yien­ka ro­dan­do a la ca­be­za del pe­lo­tón da bue­na mues­tra el ejem­plo de los Grou­pa­maFDJ. Ha­ce al­gu­nos años, Marc Ma­diot y los su­yos bau­ti­za­ron con su nom­bre a las se­sio­nes tras ci­clo­mo­tor con que los co­rre­do­res fi­na­li­za­ban al­gu­nas de sus jor­na­das de en­tre­na­mien­to. Por es­pa­cio de dos ho­ras, se bus­ca­ba si­mu­lar el rit­mo con que los Sky de la épo­ca con­tro­la­ban el gru­po ba­jo el tem­po mar­ca­do por el bie­lo­rru­so. 'Se­sión Vasil' era el nom­bre de aque­lla tor­tuo­sa ru­ti­na, bien co­no­ci­da por mu­chos de quie­nes han pa­sa­do por la for­ma­ción ga­la.

Po­co des­pués de co­men­zar es­te año ci­clis­ta, un anun­cio del Team Ineos avi­sa­ba del ines­pe­ra­do fi­nal de la ca­rre­ra de­por­ti­va del pro­pio Kir­yien­ka. La mis­ma ano­ma­lía car­dia­ca que el año pa­sa­do le for­zó a au­sen­tar­se du­ran­te los pri­me­ros me­ses de com­pe­ti­ción le obli­ga­ba aho­ra a aban­do­nar de­fi­ni­ti­va­men­te el de­por­te al más al­to ni­vel, cuan­do iba a ini­ciar su de­ci­mo­sex­ta tem­po­ra­da pro­fe­sio­nal. Por el ca­mino des­de su de­but de 2004 en un mo­des­to equi­po po­la­co, al­gu­nos triun­fos de enor­me ca­li­dad, co­mo un tí­tu­lo mun­dial con­tra el crono (Rich­mond 2015), tres eta­pas del Gi­ro de Ita­lia y una en la Vuel­ta a Es­pa­ña y en la Vuel­ta al País Vas­co y, so­bre to­do, un bri­llo más dis­cre­to tra­ba­jan­do al ser­vi­cio de sus com­pa­ñe­ros en el llano, en Mo­vis­tar pri­me­ro y es­pe­cial­men­te en Sky, don­de ayu­dó a con­quis­tar has­ta cin­co gran­des ron­das con Wig­gins y Froo­me. Los bri­tá­ni­cos sa­ca­ron pro­ve­cho en in­fi­ni­dad de oca­sio­nes de su fuer­za al ser­vi­cio del co­lec­ti­vo. "Cuan­do mar­ca­ba el rit­mo de­trás, cual­quier fu­ga sa­bía que no te­nía na­da que ha­cer", afir­mó Sir Da­vid Brails­ford tras co­no­cer su re­ti­ra­da.

Aban­de­ra­do de la de­le­ga­ción olím­pi­ca de Bie­lo­rru­sia en los úl­ti­mos Juegos Olím­pi­cos, Kiry -co­mo le co­no­cían en el gru­po- de­ci­dió ha­cer­se ci­clis­ta en un te­rri­to­rio don­de el hoc­key so­bre hie­lo es el de­por­te rey, no exis­ten los puer­tos de mon­ta­ña y la ma­yo­ría de ca­rre­ras de pro­mo­ción em­pie­zan y aca­ban en me­dio de la na­da. Con tan di­fí­cil pa­no­ra­ma, en sus pri­me­ros años com­pa­gi­nó ca­rre­te­ra y pis­ta has­ta que mar­chó al ex­tran­je­ro pa­ra centrarse en la pri­me­ra. Po­lo­nia, el du­ro ca­len­da­rio sub23 ita­liano y Le­to­nia fue­ron sus des­ti­nos has­ta que Oleg Tin­kov con­tó con él pa­ra su pri­mer gran pro­yec­to en 2007. In­te­gra­do en el equi­po del mag­na­te ru­so se dio a co­no­cer en el pro­fe­sio­na­lis­mo has­ta el pun­to de lla­mar la aten­ción del en­ton­ces de­no­mi­na­do Cais­se d'Epar­gne, ac­tual Mo­vis­tar Team. Fi­cha­ría con ellos a su lle­ga­da de un ro­cam­bo­les­co via­je, lleno de re­tra­sos y anu­la­cio­nes, que le aca­ba­ron de­jan­do en Pamplona en pleno día de Na­vi­dad y con Eu­se­bio Un­zué aban­do­nan­do una co­mi­da fa­mi­liar pa­ra ir a re­co­ger­le.

Ese 25 de di­ciem­bre de 2008 co­men­zó una lar­ga y más que fruc­tí­fe­ra re­la­ción con la ca­pi­tal navarra, de don­de só­lo par­tía pa­ra co­rrer o re­gre­sar a su país de va­ca­cio­nes tras un in­ter­mi­na­ble tra­yec­to de más de tres mil ki­ló­me­tros rea­li­za­dos en co­che y con el ma­le­te­ro lleno de ja­mo­nes y re­ga­los. A su ciu­dad na­tal, Rechy­t­sa -si­tua­da a ape­nas cien ki­ló­me­tros de Cher­nobyl-, un gol­pe de for­tu­na le cam­bió su des­tino y el de sus ha­bi­tan­tes - Kir­yien­ka in­clui­do- ha­ce trein­ta y cua­tro años. "El vien­to des­pla­zó la con­ta­mi­na­ción del desas­tre nu­clear en la di­rec­ción opues­ta a la nues­tra; nun­ca he­mos no­ta­do nin­gún efec­to", co­men­ta­ba Vasil ha­blan­do de sus orí­ge­nes.

Fo­to Photo Go­mez Sport

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.