Los ma­sa­jes que­dan en ca­sa

Ciclismo a Fondo - - BICI SPORT -

Ni du­ran­te el con­fi­na­mien­to, ni an­tes o cuan­do to­do es­to aca­be,

Iván Gar­cía Cor­ti­na tie­ne que ir­se muy le­jos pa­ra re­ci­bir ma­sa­jes a dia­rio. Los tie­ne en ca­sa. Su pareja, Car­la Na­fría, es ma­sa­jis­ta y des­de ha­ce unos me­ses, cuan­do es­tán en su do­mi­ci­lio an­do­rrano sin com­pe­tir, ella le da los ma­sa­jes pa­ra des­car­gar las pier­nas y la es­pal­da tras los en­tre­na­mien­tos. "Y es muy bue­na -ase­gu­ra el ci­clis­ta del Bah­rain McLa­ren-, no es opi­nión de no­vio. Por­que las pri­me­ras ve­ces le di­je de to­do, que apre­ta­se más por­que yo soy de ne­ce­si­tar un ma­sa­je fuer­te". Pa­ra ella, ade­más, es "la me­jor es­cue­la pa­ra apren­der, con un ci­clis­ta pro­fe­sio­nal. Y no te ima­gi­nas la di­fe­ren­cia de dar­le a él que a cual­quier otro. No su­fre aun­que le aprie­te mu­cho y, me ha cos­ta­do, pe­ro ya lo con­si­go".

Ade­más de ma­sa­jis­ta, Car­la ha pues­to en mar­cha su pro­pia em­pre­sa de en­tre­na­mien­tos pa­ra de­por­tis­tas, Carvan Coaching. "De mo­men­to es on­li­ne", ex­pli­ca ella. Ya tie­ne una vein­te­na de clien­tes, de en­tre 20 y 40 años. Les pla­ni­fi­ca los en­tre­na­mien­tos y ha­ce un se­gui­mien­to per­so­na­li­za­do a ca­da uno de ellos. "Es­tá di­ri­gi­do al ci­clis­mo, aun­que tam­bién ten­go gen­te que prac­ti­ca run­ning o na­ta­ción. La ma­yo­ría es gen­te de la bi­ci, que ade­más es de lo que más con­tro­lo".

Nos cuen­ta que "mu­chos no han en­tre­na­do nun­ca y quie­ren pre­pa­rar­se pa­ra mar­chas ci­clo­tu­ris­tas.

Tam­bién ten­go ex­tran­je­ros que pre­pa­ran ca­rre­ras na­cio­na­les". Di­ce que no se ve co­mo una en­tre­na­do­ra du­ra. "Les me­to ca­ña en fun­ción de su ni­vel, de lo que ne­ce­si­ten o de sus ho­ra­rios. Sufren, pe­ro lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra se­guir me­jo­ran­do po­co a po­co".

Ines­pe­ra­do por­que fui sin nin­gu­na in­ten­ción de ga­nar. Ve­nía de es­tar ma­lo des­pués de la Vuel­ta a Va­len­cia y por eso me per­dí An­da­lu­cía. Iba a tra­ba­jar pa­ra Dy­lan Teuns y Pe­llo Bil­bao. Pe­ro el pri­mer día ya me sen­tí muy bien, el se­gun­do igual y al ter­ce­ro ga­né. Fue una gra­ta sor­pre­sa. Aque­lla eta­pa iba pen­san­do en que Dy­lan no per­die­se tiem­po, a fal­ta de cin­co ki­ló­me­tros hu­bo aba­ni­cos y una gran ten­sión. Gas­té mu­chí­si­mo pa­ra me­ter­le de­lan­te y, una vez que es­tu­vo cu­bier­to del vien­to, a fal­ta de un ki­ló­me­tro me di­je­ron por la ra­dio que pro­ba­se si que­ría al sprint. Que co­gie­se la rue­da de Niz­zo­lo, que se­gu­ro lo iba a ha­cer bien. ¡Aho­ra!, pen­sé. Ti­rar y en­ci­ma lue­go te­ner que re­ma­tar -ríeY sa­lió muy bien. Si lo lle­go a sa­ber an­tes... pe­ro bueno, pa­re­ce que hay un des­tino, un kar­ma. La eta­pa an­te­rior ya iba muy bien y no me di ni cuen­ta. Al lle­gar al ho­tel, al ver que es­tu­ve ti­ran­do, el en­tre­na­dor ya me di­jo que igual sí que mo­ví unos cuan­tos va­tios. Pen­sé, ve­rás ma­ña­na; es­ta­ré re­ven­ta­do...

Aho­ra un po­co más. Veo a la gen­te que me co­no­ce y me lo di­ce: ‘el cla­si­có­mano es­pa­ñol’, aun­que to­da­vía no ha­ya he­cho na­da. Igual es tam­bién por la ma­ne­ra de ser, o que me to­mo el ci­clis­mo co­mo una for­ma de vi­da y no co­mo un tra­ba­jo. Tie­nes que dis­fru­tar de lo que ha­ces.

Sí, la gen­te de la vie­ja es­cue­la, por de­cir­lo así, tie­ne la men­ta­li­dad de que pa­ra an­dar de­bes pa­sar­lo mal en­ci­ma de la bi­ci, su­frir. Y yo soy más de que pa­ra an­dar quie­ro pa­sár­me­lo bien, si no que se va­ya a to­mar por c... Pa­ra pa­sar­lo mal no lo ha­go, aun­que ga­ne me­nos di­ne­ro soy fe­liz. Me lo to­mo de esa ma­ne­ra y me di­vier­to con lo que ha­go. Tie­nes que ser muy pro­fe­sio­nal en to­do, pe­ro cui­dar­me me gus­ta. No hay que pen­sar que por mon­tar en MTB o ha­cer es­quí un día es­tás de­jan­do de en­tre­nar. Co­ger­me la fur­go­ne­ta y dor­mir en ella en vez de en un ho­tel. O un día que tie­nes ma­lo, en vez de en­tre­nar, pa­ras, des­can­sas y al día si­guien­te sales con más ga­nas. Esas co­sas me gus­tan y me man­tie­nen mo­ti­va­do. A Car­la tam­bién le agra­da ese ti­po de vi­da y tie­ne una men­ta­li­dad pa­re­ci­da; eso ayu­da.

Cla­ro, por­que tam­bién me ilu­sio­na mu­cho. Y trans­mi­to a otras per­so­nas que me emo­cio­na, que quie­ro ha­cer­lo bien y es un ob­je­ti­vo per­so­nal. Y no es pre­sión, no ten­go nin­gu­na, pe­ro soy el pri­me­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.