Co­lo­res pa­ra la po­lé­mi­ca

Ciclismo a Fondo - - BICI SPORT -

Si bien Lau­de­lino Cu­bino ya pres­cin­dió de su uso du­ran­te al­gu­nas eta­pas de mon­ta­ña de la Vuel­ta Ci­clis­ta a Es­pa­ña de 1991 por in­di­ca­cio­nes del pro­pio pa­tro­ci­na­dor, Se­gu­ros Ama­ya, fue so­bre to­do a par­tir del triun­fo de Miguel In­du­rain en 1992 en Ovie­do cuan­do se en­cen­dió en Es­pa­ña la po­lé­mi­ca so­bre el di­se­ño de la equi­pa­ción del cam­peón na­cio­nal. El na­va­rro de Ba­nes­to se pre­sen­ta­ba días des­pués en San Se­bas­tián a la sa­li­da del Tour con una ves­ti­men­ta prác­ti­ca­men­te idén­ti­ca a la de sus com­pa­ñe­ros, con la ex­cep­ción de los co­lo­res de la ban­de­ra na­cio­nal gra­fia­dos en las man­gas y el cue­llo de su mai­llot. La pro­tec­ción de la ima­gen y los co­lo­res cor­po­ra­ti­vos del pa­tro­ci­na­dor vie­nen sien­do des­de en­ton­ces los ar­gu­men­tos es­gri­mi­dos por la ac­tual es­truc­tu­ra de Abar­ca Sports en sus di­fe­ren­tes de­no­mi­na­cio­nes pa­ra no cam­biar de­ma­sia­do las equi­pa­cio­nes de sus co­rre­do­res. Mul­ti­tud de ellos -in­clui­dos al­gu­nos de otros paí­ses co­mo Vis­con­ti- vie­nen lu­cien­do des­de en­ton­ces ver­sio­nes dul­ci­fi­ca­das de la clá­si­ca que so­lía re­crear los co­lo­res de la ban­de­ra, y só­lo du­ran­te el pe­rio­do de patrocinio de Cais­se d’Epar­gne pu­die­ron ver­se so­lu­cio­nes más pre­vi­si­bles en los tra­jes de Iván Gu­tié­rrez,

Ru­bén Pla­za o Joa­quim Ro­drí­guez. Co­mo gran ex­cep­ción a la nor­ma y ca­si guar­da­da en el ol­vi­do, In­du­rain lle­gó a apa­re­cer ves­ti­do de ro­ji­gual­da jun­to al res­to de la plan­ti­lla du­ran­te la con­cen­tra­ción in­ver­nal pre­via a la tem­po­ra­da 1993.

Es­ta po­lé­mi­ca no es ex­clu­si­va de Es­pa­ña, exis­tien­do en el res­to de Eu­ro­pa ca­sos si­mi­la­res de ci­clis­tas que tras ga­nar han te­ni­do pro­ble­mas de­ri­va­dos de la obli­ga­ción de ves­tir en su ro­pa los co­lo­res de la ban­de­ra de su país. A prin­ci­pios de la dé­ca­da de los no­ven­ta, el bel­ga Van It­ter­beeck era uno de los pri­me­ros que en­cen­dían la luz de alar­ma so­bre la cues­tión. Des­pués de con­quis­tar su tí­tu­lo na­cio­nal se en­con­tró a fi­nal de año con di­fi­cul­ta­des pa­ra en­con­trar aco­mo­do en otros equi­pos -se­gún apun­ta­ba por el ca­mu­fla­je del pa­tro­ci­na­dor que la ban­de­ra bel­ga im­pli­ca­bay, fi­nal­men­te, tras in­cor­po­rar­se al GB-MG, aca­ba­ría po­san­do en las fo­tos ofi­cia­les con la mis­ma ro­pa que el res­to de sus com­pa­ñe­ros. En cam­bio, Marc Ma­diot es des­de siem­pre un fé­rreo de­fen­sor del res­pe­to a la ban­de­ra por par­te del cam­peón cuan­do es­te se en­cuen­tra en­tre sus co­rre­do­res y des­pa­cha la cues­tión con una re­cor­da­da sen­ten­cia que tras­cien­de el ám­bi­to de­por­ti­vo e in­va­de el po­lí­ti­co-sen­ti­men­tal. "La ban­de­ra no se man­cha", ha de­cla­ra­do en al­gu­na oca­sión el fran­cés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.