Ki­ló­me­tros Po­si­ti­vos

Ciclismo a Fondo - - USUARIO - Tex­to

Mi nom­bre es Alex -@ ri­den­ro­lla en Ins­ta­gram- y me gus­ta­ría ha­bla­ros de un pe­que­ño pro­yec­to que na­ció en mi ca­be­za du­ran­te el con­fi­na­mien­to que nos ha to­ca­do vi­vir. Se tra­ta de un mo­des­to blog en el que iré mos­tran­do mis ru­tas y, so­bre to­do, có­mo ca­da ki­ló­me­tro su­ma vi­da a la vi­da: ki­lo­me­tros­po­si­ti­vos.com Co­mo al­gu­nos ya sa­béis, en el trans­cur­so de la cua­ren­te­na de­ci­dí con­ta­ros abier­ta­men­te mi his­to­ria: mi, ya por for­tu­na, su­pe­ra­da en­fer­me­dad. Tan abier­ta­men­te de­ci­dí re­la­tar­la, que tu­ve la suer­te de lle­gar a sa­lir en el nú­me­ro de ju­nio de la re­vis­ta Men’s Health Es­pa­ña, des­pués de par­ti­ci­par en el #re­toMH­li­ve que nos pro­pu­sie­ron du­ran­te ese pe­rio­do. Mi ob­je­ti­vo al apun­tar­me no era otro que acep­tar a mi vie­jo fan­tas­ma y mos­tra­ros a to­dos que, al igual que de otras mu­chas, de es­ta en­fer­me­dad tam­bién se sa­le.

ES­CLA­VO DE LA APA­RIEN­CIA

Mi his­to­ria es­tá li­ga­da a una en­fer­me­dad re­la­cio­na­da con un Tras­torno de la Con­duc­ta Ali­men­ta­ria (TCA), en con­cre­to, bu­li­mia. Una en­fer­me­dad que, sin dar­te cuen­ta, te ha­ce es­cla­vo de tu apa­rien­cia, de la co­mi­da y, so­bre to­do, víc­ti­ma de un mun­do que úni­ca y ex­clu­si­va­men­te exis­te en tu ca­be­za. No hay una reali­dad ob­je­ti­va que tus ojos pue­dan ver, ni tan si­quie­ra tu re­fle­jo te de­vuel­ve la ver­da­de­ra ima­gen que tus ojos no son ca­pa­ces de apre­ciar. La bu­li­mia, la anore­xia y to­dos los TCA’s que a día de hoy te­ne­mos en nues­tra so­cie­dad se con­vier­ten en una reali­dad in­vi­si­ble que no de­be­ría­mos ob­viar, pues, al fi­nal, el equi­li­brio en­tre cuer­po y men­te, la ver­da­de­ra sa­lud, tan­to fí­si­ca co­mo men­tal, son el re­sul­ta­do de un equi­li­brio en­tre la fe­li­ci­dad y la acep­ta­ción per­so­nal.

Tras un lar­go pe­rio­do de re­fle­xión so­bre es­te pe­que­ñi­to rin­cón que es pa­ra mí Ki­ló­me­tros Po­si­ti­vos, me lan­zo a pre­sen­ta­ros una pá­gi­na web cu­yo ob­je­ti­vo es de­mos­trar có­mo, su­man­do ki­ló­me­tros a mi vi­da, pa­so a pa­so, el fan­tas­ma se ha en­te­rra­do, ha­cién­do­me ver, y es­pe­ro que a vo­so­tros tam­bién, que la vi­da se com­po­ne de pa­sos, ki­ló­me­tros en mi ca­so, pa­ra su­mar a tu per­so­na. Tan­to si son bue­nas o no tan bue­nas, siem­pre po­de­mos sa­car una pe­que­ña moraleja de to­das las ex­pe­rien­cias que nos ro­dean. A mí me fun­cio­nó. Me sir­vió ti­rar de la ma­ne­ta de freno y de­te­ner­me a ana­li­zar­me. De na­da me ha va­li­do car­gar con un las­tre de sie­te años pe­lean­do con­tra esa en­fer­me­dad, de na­da has­ta el día en que de­ci­dí re­ve­lar mi ver­dad. Y esa no es otra que, a mis 31 años, soy un afor­tu­na­do por ha­ber sa­bi­do pa­rar, pen­sar y em­pe­zar a su­mar Ki­ló­me­tros Po­si­ti­vos a mi vi­da. Por­que sí, ami­gos, si el pro­ble­ma tie­ne so­lu­ción... ¿dón­de es­tá el pro­ble­ma? Y, si no la tie­ne, ¿de qué sir­ve su­frir por al­go que no pue­des cam­biar?

¡To­do su­ma, la vi­da su­ma!

Ale­jan­dro Pu­li­do Bau­tis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.