Ciclismo a Fondo

Como en casa

Tercera edición consecutiv­a de la clásica para el equipo Deceuninck-QuickStep, que también colocó delante a Sénéchal (2º) y Stybar (5º). Van der Poel completó el podio.

- Texto Lorenzo Ciprés Fotos Bettini Photo

Pocas pruebas del calendario World Tour se vienen adaptando mejor a la fisonomía competitiv­a del actual Deceuninck-QuickStep como el Gran Premio E3 de Harelbeke en sus distintas denominaci­ones -E3 Saxo Bank Classic en esta temporada-. Desde que la estructura nació bajo el nombre de Domo-Farm Frites en 2001, ocho de sus últimas veinte ediciones han acabado en manos de uno de sus corredores. Al repóker obtenido por Tom Boonen ganando en cinco ocasiones entre 2004 y 2012, se han sumado sucesivame­nte los triunfos de Niki Terpstra (2018), Zdenek Stybar (2019) y ahora, y tras un año de obligado parón, el de Kasper Asgreen.

El danés, con la Kuurne-Bruselas-Kuurne del pasado año como triunfo individual más destacado hasta su arranque de esta temporada 2021, remató una carrera que mereció como nadie tras sus méritos acumulados en la segunda mitad; movió el grupo de los favoritos desde el paso por el Taaienberg, circuló después en solitario durante más de cincuenta kilómetros y todavía le quedarían fuerzas para rematar a sus seis compañeros de la escapada buena, de los que dos, Sénéchal y Stybar, eran además de su equipo. “Sin ellos no lo hubiese logrado. Pude incluso escuchar algún grito de fondo suyo animándome tras mi último intento. Me veía ya sin posibilida­des llegando todos juntos y lo probé al paso por una isleta. No sé si les sorprendí, pero estaba seguro de que dificultar­ía la respuesta”, afirmó feliz en las carpas anexas al podio de vencedores.

DESDE EL TAAIENBERG

En su sexagésimo tercera edición tras el forzado parón de la pasada primavera, el E3 vendría marcado en su primera mitad por una numerosa fuga de doce integrante­s que no compromete­ría pese a su tamaño y nivel la caza por parte del pelotón. Dos Movistar -Lluís Mas y Jacobs- se incluyeron en un grupo donde destacaba la presencia, entre otros, del neerlandés Niki Terpstra

(Total Direct Energie) y el austriaco Marco Haller (Bahrain Victorious), quien supo aguantar el paso de los grupos de los mejores desde su captura a setenta kilómetros de la llegada y se alzó finalmente con la décima plaza. La ascensión al Taaienberg, todavía con más de un tercio de la prueba por disputar, marcó el inicio de las hostilidad­es entre los favoritos con un movimiento provocado por los Deceuninck-QuickStep e impulsado por Asgreen y Stybar.

A los dos les seguiría un selecto grupo con la totalidad de los favoritos, que acabaría fusionado con la escapada en el Berg ten Stene y del que una inoportuna avería descolgó a Wout van Aert. Ayudado por su equipo, Jumbo-Visma, no obstante logró reducir su desventaja y cerrar en primera persona el hueco justo en el momento en que Asgreen proponía su segundo ataque. Llegaba a sesenta y seis kilómetros del final, y en este caso el danés lo realizaba en solitario y tras coronar el Boigneberg, todo un reto ante el que el no se amilanó en ningún momento pese a la dificultad del terreno y del viento, y a las diferentes seleccione­s traseras que surgieron en su persecució­n, y que acabarían formando un corte de doce ciclistas de los que tres -Lampaert, Stybar y Sénéchal- eran compañeros suyos.

A LA TERCERA

Sería finalmente a doce kilómetros de meta cuando una selección de cinco corredores formada en el Tiegemberg, la última cota, daría caza a Kasper Asgreen. Mathieu van der Poel marcaba, como es habitual, el paso de un quinteto del que los esfuerzos previos habían apartado a Van Aert y donde estaba acompañado por sendos dúos del Ag2r Citroën

-Naesen y Van Avermaet- y, cómo no, del Deceuninck-QuickStep -Sénéchal y Stybar-.

La relativa armonía con que el recién formado sexteto estaba afrontando el final de carrera, siempre con un ojo hacia atrás buscando evitar la llegada de un quinteto conducido por Van Aert, se rompió con un valiente ataque lanzado de nuevo por Asgreen. Restaban menos de cinco kilómetros, y ya dentro de la aglomeraci­ón urbana de Harelbeke, cuando aprovechan­do una isleta y la protección visual que le ofrecieron los tótems de seguridad estrenados para la ocasión, el futuro vencedor del Tour de Flandes saltaba moviéndose al otro lado de la calzada, justo en un momento en que tiraba Van der Poel.

Esa circunstan­cia le permitió ganar unos metros gracias a las dudas iniciales que su movimiento suscitó en la dupla del Ag2r Citroën; serían decisivas.

Bien cubierto atrás por Sénéchal y

Stybar, en un nuevo recital colectivo de los pupilos de Patrick Lefevere, su ventaja se iría rápido por encima de los diez segundos y le permitió afrontar con tranquilid­ad los metros finales. “Mi intento fue un todo o nada -declaraba a la conclusión-. Todos íbamos al límite tras una carrera muy dura. Es como mejor me sé mover, y hacerlo con el respaldo que tuve por detrás es más fácil. Sólo debes agachar la cabeza y pensar en darlo todo”, señaló didáctico el danés. Un nuevo triunfo de los azules en Harelbeke, su hogar deportivo por excelencia.

 ??  ??
 ??  ?? 2 Sénéchal firmó
el doblete. El francés ganó el sprint del primer grupo, redondeand­o el festival del Deceuninck-QuickStep.
2 Sénéchal firmó el doblete. El francés ganó el sprint del primer grupo, redondeand­o el festival del Deceuninck-QuickStep.
 ??  ?? 1 Tercero feroz.
Mathieu van der Poel volvió a dejarse todo en la carretera, como es norma habitual en el campeón neerlandés.
1 Tercero feroz. Mathieu van der Poel volvió a dejarse todo en la carretera, como es norma habitual en el campeón neerlandés.
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ?? 4 Ag2r Citroën, sin
remate. El cuarto puesto de Naesen -foto- y el sexto de Van Avermaet, escaso premio para la veterana pareja de belgas.
4 Ag2r Citroën, sin remate. El cuarto puesto de Naesen -foto- y el sexto de Van Avermaet, escaso premio para la veterana pareja de belgas.
 ??  ?? 3 En inferiorid­ad
numérica. Van Aert y Van der Poel unieron fuerzas tratando de contrarres­tar el dominio del equipo de Lefevere.
3 En inferiorid­ad numérica. Van Aert y Van der Poel unieron fuerzas tratando de contrarres­tar el dominio del equipo de Lefevere.
 ??  ?? 5 La alegría del Wolfpack.
Sénéchal y Stybar, los otros dos Deceuninck-QuickStep en la selección definitiva, felicitan al ganador.
5 La alegría del Wolfpack. Sénéchal y Stybar, los otros dos Deceuninck-QuickStep en la selección definitiva, felicitan al ganador.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain