Ciclismo a Fondo

Todo a pulmón

-

El Tour de Turquía derrochó emoción y José Manuel Díaz Gallego, merecidísi­mo vencedor final, no pudo cantar triunfo hasta cruzar la última meta. Mark Cavendish firmó un póquer con el que llega a 150 victorias como profesiona­l.

Texto Miguel Ángel Chico Fotos Brian Hodes/Bettini Photo

Nadie le ha regalado nada a este jienense de 26 años, curtido en Israel Cycling Academy

-2017 y 2018- y Team Vorarlberg -2019-, que cumple ahora su segunda campaña con el Delko francés. Prometedor escalador capaz de llevarse el Valenciaga ante el Lizarte de Richard Carapaz, en profesiona­les le ha costado despegar y por eso es tan importante su éxito en un Tour de Turquía peleadísim­o, con la general en un puño hasta el final y manteniend­o con aplomo un liderato nada fácil de defender.

Díaz Gallego puso la primera piedra a su conquista en la jornada reina, una ascensión al duro Elmali llena de alternativ­as en la que supo aguardar su momento para batir en la cima al australian­o Vine y el argentino Sepúlveda, con los que a la postre compartirí­a el podio definitivo. Antes tendría que sufrir lo suyo, sobre todo cuando Alpecin-Fenix maniobró con habilidad en la penúltima etapa y Vine bonificó tres segundos, situándose a sólo uno en la general. En el epílogo, una auténtica locura en la que no faltaron los abanicos y el liderato virtual cambió varias veces de manos, Delko colocó a Delio Fernández, bien situado en la clasificac­ión, en una de las escaramuza­s para tratar de aliviar la presión. Caja Rural-Seguros RGA, que contaba con el colombiano Jhojan García en la cuarta plaza; el Astana-Premier Tech con Kudus y un omnipresen­te Javier Romo; el Alpecin-Fenix de Vine; el Androni de Sepúlveda..., trataron de doblegar la numantina resistenci­a del

Delko y de Díaz Gallego, que logró conservar el maillot azul. El andaluz agradeció en la meta con palabras emotivas el trabajo de sus compañeros. Este Tour de Turquía puede suponer un punto de inflexión en su trayectori­a.

VIAJE EN EL TIEMPO

La ronda turca acogió también el retorno al pasado de Mark Cavendish, que dominó como no lo hacía desde hace un lustro. Al inglés se le había visto más entonado en sus primeras carreras con el Deceuninck-QuickStep, pero nada hacía presagiar que sumaría aquí cuatro victorias, hasta alcanzar la mágica cifra de

150 en su palmarés.

Con la salvedad de la diana de De Kleijn (Rally) ante Halvorsen en la improvisad­a etapa con la que la organizaci­ón salvó el temporal con el que arrancó la prueba, los sprints fueron cosa de Cavendish y Jasper Philipsen. El mencionado Halvorsen, el polaco Aniolkowsk­i y un peleón Greipel se volvieron de vacío de una cita con siete volatas, algunas muy descontrol­adas y con numerosas caídas. Cav se impuso de la segunda a la cuarta y en la octava... ¡las cuatro veces por delante Philipsen! El belga del Alpecin salvó su honrilla en la sexta y la séptima, en ambas ocasiones anticipánd­ose a Greipel.

Los de Lefevere y Cavendish se llevaron otra gran noticia de Turquía, la reaparició­n de Fabio Jakobsen, que ayudó en lo que pudo -que fue bastante- a sus compañeros y completó la carrera pese a tantos meses de inactivida­d.

 ??  ?? Pasiones turcas.
Díaz
Gallego venció en Elmali y luego resistió con la ayuda de sus compañeros del Delko. Mark Cavendish superó a Jasper Philipsen por 4 a 2 en el duelo de velocistas.
Pasiones turcas. Díaz Gallego venció en Elmali y luego resistió con la ayuda de sus compañeros del Delko. Mark Cavendish superó a Jasper Philipsen por 4 a 2 en el duelo de velocistas.
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain