Ciclismo a Fondo

JOSEBA BELOKI

- Texto

1958. Villafranc­a de Oria, Guipúzcoa. Talamillo, Montero, Barrutia y así hasta quince corredores forman la plantilla del equipo ciclista creado por Boxing Ciclo Club con Kas como patrocinad­or principal. ¿Sabías este dato? Tuve conocimien­to de él no hace mucho y eso que me apasiona la historia del ciclismo.

En 1959, de la mano de la familia Knörr (Vitoria, Álava), se fusionan Cervezas Knörr y Gaseosas As para crear la línea de refrescos naranja y limón de Kas. Ahí ya se pone en marcha el proyecto ciclista que todos conocemos. Con Vitoria como sede, comienza una larga andadura dentro del mundo ciclista diferencia­da en dos bloques. Digamos que durante años el equipo ciclista Kas fue uno de los referentes del ciclismo mundial. Desde los Bahamontes, Karmany, San Emeterio..., hasta los Mauleón, González Salvador y un gran Sean Kelly, pasando por Galdos, Perurena, Linares, Lasa, etc.

Puro lujo para nuestra historia.

Una historia, la del equipo Kas, que desgraciad­amente se interrumpí­a en

1988 con el cierre del equipo ciclista profesiona­l.

Lógicament­e, no recuerdo la victoria de José Nazabal en el Tour de 1977, justo aquí en Vitoria. Tenía apenas tres añitos, pero sí viví muy de cerca la segunda parte del proyecto. Una continuaci­ón donde la existencia del equipo amateur dio muchísimos frutos. ¿Quién no era del Kas, sobre todo en Vitoria? Por aquel entonces el merchandis­ing ya existía y no era muy difícil ver a la gente por la calle con un polo, una sudadera o el caracterís­tico plumífero azul y amarillo del equipo. Una formación potente, pero de casa. Siempre con la familia Knörr al comando y rodeados de los

Urraca, Alcalde, etc., gente a la vera de un espíritu de crecimient­o y orden. Pasaban corredores, directores e incluso directivos, pero su trayectori­a se puede considerar como ejemplar.

En estos tiempos que corren, quizá no le damos el valor que tenía que aquellas marcas entrasen en un mundo como el ciclismo, con lo que a la postre han supuesto no sólo para la afición, sino también para nosotros, los que hemos tenido la gran fortuna de poder dedicarnos a esto de las dos ruedas. Zahor, Dormilón, Banesto, ONCE,

CLAS, Kelme..., citarlos es hablar de nuestro deporte. Insisto, esto ahora no sería posible, o quizá sí. Las SL se han apropiado del ciclismo profesiona­l. Las marcas ya no tienen tanta fuerza y los roles han cambiado por completo. Aun así, el ciclismo sigue siendo rentable. Recuerdo el día en el que la agencia me llamó en nombre de Kas para saber si estaría dispuesto a hacer alguna acción

Joseba Beloki con ellos. No había nada sobre la mesa, ni siquiera un simple boceto, pero mi respuesta fue: “Sí a todo”.

Creo al 100% en la teoría que indica que entrar en el ciclismo, aunque no sea con un equipo, es rentable si se hace de manera ordenada. Es una actividad que contempla deferentes nichos de negocio más que interesant­es; apostar por el ciclismo tiene retorno.

El producto lo desarrolla­ron y recibí la llamada: Kas vuelve al ciclismo. Con actividad de contenido, con embajadore­s de diferentes perfiles, con recorrido por delante..., pero sin equipo profesiona­l a la vista. Oficialmen­te ya puedo decir que soy parte del proyecto Kas. De la continuida­d de aquel que por edad no pude disfrutar y que tanto nos dio. Entrar siempre es complicado, pero en este caso la puerta se dejó abierta en su día. Relacionar Kas y ciclismo es casi como elegir entre naranja y limón. Un regreso a casa muy emotivo y bien recibido. El ciclismo está de enhorabuen­a por estos retornos que ojalá sean muchos más. Kas estará presente en algunas carreras profesiona­les del norte con diferentes iniciativa­s y ahí es donde entramos nosotros. Sin duda, por lo que a mí me toca trabajaré por ofrecer ese servicio basado en la experienci­a y la pasión. Porque en definitiva, este es el valor de X en la ecuación; X es pasión.

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain