Ciclismo a Fondo

La rutina del éxito

- Texto Miguel Ángel Chico Fotos Bettini Photo

Como si el Giro de Italia hubiera sido sólo una pesadilla, Evenepoel recuperó su costumbre de ganar casi todas las pruebas en las que se pone un dorsal. En las etapas resueltas al sprint, dos para Caleb Ewan y una para Mark Cavendish.

Tuvo algo de desagravio la segunda victoria consecutiv­a -enlazando con la de 2019, el año pasado no se celebró- de Remco Evenepoel en la Vuelta a Bélgica. Arropado por una afición volcada con el ídolo nacional, el genio del Deceuninck-QuickStep olvidó muy rápido las numerosas penurias sufridas en su debut en una prueba de tres semanas. La operación no le salió nada mal a Patrick Lefevere y sus chicos. A la importante conquista de la carrera en su país y en el de sus principale­s patrocinad­ores, sumó la recuperaci­ón del aura de imbatible que le acompañaba hasta que se dio un baño de realidad en la Corsa Rosa.

DESATADO

Evenepoel no quiso esperar, para qué, y el primer día ya tomó una ventaja más que apreciable para anotarse la 91ª Vuelta a Bélgica. Arrancó a falta de 31 km para la meta de Maarkedal, primero en compañía de siete ciclistas de los que sólo Victor Campenaert­s pudo aguantar su ritmo. Ambos alcanzaron a los dos fugados que resistían por delante, Robbe Ghys (Sport Vlaanderen) y Gianni Marchand (Tarteletto-Isorex). Evenepoel, sin recibir ni un relevo en los últimos kilómetros, soltó a Campenaert­s y sumó nueve segundos en los pasos bonificado­s. El sprint fue para el belga Ghys, de 24 años, pero el maillot azul de líder ya pasaba a las espaldas del gran favorito, que lo mantendría hasta el final.

La crono del día siguiente en Knokke-Heist, donde Yves Lampaert, un pedazo de corredor con menos reconocimi­ento del que merece, se lo puso muy difícil a su jefe de filas, no hizo sino confirmar que la ronda belga no se le escaparía al Deceuninck. Sobresalie­nte destello del neozelandé­s Finn Fisher-Black (Jumbo-Visma), 3º con apenas 19 primaveras, y meritorio esfuerzo de Gianni Marchand, que defendiend­o los colores de un Continenta­l se ganó a pulso compartir podio con Evenepoel y Lampaert.

Las tres jornadas restantes se resolviero­n al sprint, incluida la cuarta, en teoría la reina. El poderío del conjunto de Evenepoel impidió que prosperara­n los tímidos intentos de sus rivales. El australian­o Caleb Ewan se adjudicó con aparente facilidad la tercera y la cuarta para solaz del Lotto-Soudal, aunque no logró poner la guinda en Beringen, en una volata muy desordenad­a en la que Mark Cavendish se merendó a una pléyade de velocistas estelares. El británico, redivivo, le dio la última alegría al Deceuninck-QuickStep en una carrera muy provechosa para sus intereses.

 ??  ?? 1
1 Sentencia en la crono.
Remco distanció a los rivales para pasar las tres etapas que faltaban sin apuro alguno.
1 1 Sentencia en la crono. Remco distanció a los rivales para pasar las tres etapas que faltaban sin apuro alguno.
 ??  ?? 4
4 Ghys aguantó el
tirón. El del Sport Vlaanderen resistió a rueda del fenómeno para apuntarse el primer parcial.
4 4 Ghys aguantó el tirón. El del Sport Vlaanderen resistió a rueda del fenómeno para apuntarse el primer parcial.
 ??  ?? 2
2 Ya lleva 51. Caleb Ewan (Lotto-Soudal), que firmó un doblete al sprint, ha superado el medio centenar de victorias.
2 2 Ya lleva 51. Caleb Ewan (Lotto-Soudal), que firmó un doblete al sprint, ha superado el medio centenar de victorias.
 ??  ?? 3
3 Menudos escoltas.
La veteranía de Stybar, Morkov y el resto de integrante­s del
Deceuninck-QS, un seguro para Evenepoel.
3 3 Menudos escoltas. La veteranía de Stybar, Morkov y el resto de integrante­s del Deceuninck-QS, un seguro para Evenepoel.
 ??  ?? 5
5 Cavendish puso
la rúbrica. Éxito de relumbrón para el británico, superando a Merlier, Ackermann, Groenewege­n y Ewan.
5 5 Cavendish puso la rúbrica. Éxito de relumbrón para el británico, superando a Merlier, Ackermann, Groenewege­n y Ewan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain