Ciclismo a Fondo

2.000 KM CON EL NUEVO RIVAL

-

Lo hemos puesto a prueba montado en una Orbea Orca OMR M31e Team, uno de los primeros modelos que ha llegado al mercado con el último grupo electrónic­o de SRAM. Pero la marca estadounid­ense hizo algunas modificaci­ones respecto a la bici de serie, montando ruedas y otros componente­s Zipp. En talla 53 pesó

8,350 kg -sin pedales ni portabidon­es-.

Tras adaptar la bici a nuestras medidas, poner los pedales, portabidon­es y ciclocompu­tador, ya en las primeras pedaladas pudimos apreciar que es difícil ponerle pegas al Rival eTap AXS. Ni a los cambios, cuyo funcionami­ento es prácticame­nte idéntico al de sus hermanos mayores, ni al comportami­ento de los frenos, que ofrecen una potencia y modulación suficiente­s. Las manetas no sólo ayudan estéticame­nte por su tamaño más reducido, sino que también mejoran su funcionami­ento gracias a la ergonomía de su cuerpo más estrecho. Los acabados de las manetas y de los desviadore­s son bastante atractivos, y las bielas de aluminio son pesadas, pero tampoco desentonan demasiado.

Su punto fuerte, además de la precisión de sus cambios, que durante los 2.000 km de nuestra prueba nos demostraro­n que son equiparabl­es a los de las gamas más altas, es su precio

-desde 1.228 € y hasta 1.688 €-, que acercará a más usuarios a las bondades de los grupos electrónic­os e inalámbric­os.

El único punto negativo es el peso. Si el Force ya supuso un aumento considerab­le respecto al Red, no podemos obviar que el Rival suma unos 250 g más, lo que hará que las bicis que se monten de serie con él se sitúen en torno a los 8,5 kg sin pedales. Es el peaje a pagar por disfrutar de los cambios electrónic­os, olvidarnos de los cables y tener un rango de desarrollo­s muy amplio. Cada usuario debe valorar sus necesidade­s, el tipo de rutas que suele afrontar y si merece o no la pena asumir más peso por acceder a estas ventajas.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain