Li­de­raz­go trans­for­ma­cio­nal

Es­pe­cial 10º cur­so ICLD-Fun­da­ción CE­DE. En­tre­vis­ta con: Xa­vier Coll, José Ma­ría Jor­dá y Antonio Ruiz Va.

Cinco Días - Executive Excellence - - NEWS -

Cuen­ta el pro­fe­sor de ma­na­ge­ment de Whar­ton, Adam Grant, que tras ser so­li­ci­ta­do des­de Goo­gle para un ase­so­ra­mien­to, una de las con­clu­sio­nes a las que lle­gó fue que: “To­do aque­llo sig­ni­fi­ca­ti­vo que ha ocu­rri­do en Goo­gle ha si­do gra­cias a equi­pos. No co­noz­co nin­gún éxi­to con­se­gui­do por una so­la per­so­na den­tro de es­ta or­ga­ni­za­ción”. A par­tir de en­ton­ces, Goo­gle ini­ció un pro­ce­so para ge­ne­rar las com­bi­na­cio­nes ade­cua­das de per­so­nas para for­mar equi­pos ex­ce­len­tes. Pre­ci­sa­men­te, esa com­bi­na­ción ade­cua­da es el ger­men de un éxi­to: el pro­gra­ma “Trans­for­ma­tio­nal Lea­ders­hip” del In­ter­na­tio­nal Cen­ter for Lea­ders­hip De­ve­lop­ment (ICLD), un cen­tro de ex­ce­len­cia y al­to ren­di­mien­to para di­rec­ti­vos, cu­ya crea­ción fue apro­ba­da por el Pa­tro­na­to de la Fun­da­ción CE­DE en oc­tu­bre de 2011.

En es­te ca­so, la ex­ce­len­cia del equi­po es­tá ava­la­da por la ex­pe­rien­cia de sus miem­bros. Des­de el en­fo­que prag­má­ti­co y rea­lis­ta de quien es­tá al fren­te de la Di­rec­ción de Re­cur­sos Hu­ma­nos de Cai­xaBank, co­mo es Xa­vier Coll, de­tec­tan­do de pri­me­ra mano las ne­ce­si­da­des en la ges­tión de per­so­nas; pa­san­do por la vi­sión de José Ma­ría Jor­dá, di­rec­tor ge­ne­ral de la Fun­da­ción CE­DE, cu­ya la­bor co­mo pro­mo­tor, or­ga­ni­za­dor y ver­te­bra­dor del pro­yec­to ha he­cho via­ble y sos­te­ni­ble la ini­cia­ti­va, has­ta Antonio Ruiz Va –jun­to con el for­ma­dor y ex­per­to en me­to­do­lo­gía vi­ven­cial Da­vid Cua­dra­do–, di­rec­tor aca­dé­mi­co del ICLD, cu­yo co­no­ci­mien­to en la edu­ca­ción di­rec­ti­va, co­mu­ni­ca­ción y mar­ke­ting in­terno, así co­mo su ex­pe­rien­cia en pro­gra­mas for­ma­ti­vos y de ma­na­ge­ment, han ayu­da­do a con­fi­gu­rar un pro­gra­ma di­fe­ren­cial, y di­fe­ren­te, so­bre la tan ne­ce­sa­ria “re­vi­sión y ac­tua­li­za­ción” del li­de­raz­go.

Du­ran­te una se­ma­na, los alum­nos que par­ti­ci­pan en es­te cur­so –iden­ti­fi­ca­dos por sus em­pre­sas co­mo per­so­nas con po­ten­cial para ocu­par al­tas po­si­cio­nes di­rec­ti­vas en el me­dio pla­zo y con ex­pe­rien­cia de cin­co años o más con co­la­bo­ra­do­res a su car­go–, tie­nen la opor­tu­ni­dad de dia­lo­gar y de­ba­tir so­bre la ex­pe­rien­cia del li­de­raz­go em­pre­sa­rial con al­gu­nos de sus prin­ci­pa­les re­fe­ren­tes en Es­pa­ña, pe­ro tam­bién de des­cu­brir los as­pec­tos emo­cio­na­les y fí­si­cos que to­do di­rec­ti­vo en su prác­ti­ca de li­de­raz­go de­be cul­ti­var. Una vi­sión in­te­gral que se abor­da des­de dis­tin­tas pers­pec­ti­vas co­mo la cien­cia, la psi­co­lo­gía, la sa­lud, el de­por­te, la nu­tri­ción, el ar­te, la cul­tu­ra y la fi­lo­so­fía.

Re­cién ce­le­bra­da la dé­ci­ma edi­ción (pa­tro­ci­na­da por Ban­kia) y tras cin­co años de éxi­to, los ar­tí­fi­ces del pro­gra­ma nos re­ve­lan to­dos los de­ta­lles so­bre el pa­sa­do, pre­sen­te y fu­tu­ro de es­te pro­yec­to.

XA­VIER COLL, PRE­SI­DEN­TE DEL CO­MI­TÉ EJE­CU­TI­VO DEL ICLD Y DI­REC­TOR GE­NE­RAL DE RE­CUR­SOS HU­MA­NOS Y OR­GA­NI­ZA­CIÓN DE CAI­XABANK

EXE­CU­TI­VE EX­CE­LLEN­CE: Des­pués de diez edi­cio­nes, el pro­gra­ma del ICLD ha de­mos­tra­do te­ner una iden­ti­dad pro­pia y di­fe­ren­cial. ¿Qué fi­lo­so­fía hay de­trás? ¿Y có­mo sur­ge es­ta apro­xi­ma­ción al li­de­raz­go?

XA­VIER COLL: Ha­ce unos seis años, Antonio Ruiz Va y yo es­tá­ba­mos com­par­tien­do un al­muer­zo, y du­ran­te esa co­mi­da sur­gió el con­cep­to de crear “un ex­pe­ri­men­to” que nos per­mi­tie­ra ha­cer va­rias co­sas. La pri­me­ra era una re­fle­xión pro­fun­da so­bre el li­de­raz­go, al cual con­si­de­rá­ba­mos no co­mo una ca­rre­ra de 100 me­tros li­sos –que es una cues­tión de po­der y de téc­ni­ca–, sino más bien co­mo una ma­ra­tón, don­de lo más im­por­tan­te es co­no­cer­se y en­tre­nar las con­di­cio­nes per­so­na­les para po­der sa­ber cuán­do tie­nes que “em­pu­jar” y cuán­do has de do­si­fi­car­te, sa­bien­do que lle­ga­rán mu­ros di­fí­ci­les an­te los cua­les es­ta­rás ten­ta­do de aban­do­nar… Por lo tan­to, de­ci-

En la pre­pa­ra­ción del di­rec­ti­vo no so­lo hay que en­ten­der la téc­ni­ca del li­de­raz­go o te­ner la ca­pa­ci­dad de ex­pli­car el ne­go­cio, sino cui­dar­se y pre­pa­rar­se in­ter­na­men­te de una ma­ne­ra que va mu­cho más allá de la tra­di­cio­nal Xa­vier Coll

di­mos, tras esa “ilu­mi­na­do­ra” co­mi­da, re­fle­xio­nar so­bre qué po­día­mos ha­cer para ayu­dar a los di­rec­ti­vos de es­te país a pre­pa­rar­se para es­ta du­ra ca­rre­ra de fon­do que es el li­de­raz­go.

Du­ran­te di­cho diá­lo­go, tra­ta­mos con­si­de­ra­cio­nes re­le­van­tes, a ni­vel con­cep­tual; que el li­de­raz­go era una ma­ra­tón de equi­po, don­de no so­la­men­te has de ter­mi­nar tú, sino ha­cer que to­do el equi­po ter­mi­ne con­ti­go, por­que en el fon­do el li­de­raz­go efec­ti­vo y mo­derno es un li­de­raz­go de equi­po.

Tam­bién en­ten­día­mos que era una ca­rre­ra don­de el re­co­rri­do cam­bia con­ti­nua­men­te. Es de­cir, pue­des te­ner que en­fren­tar­te a un en­torno in­ter­na­cio­nal, de cri­sis o de cal­ma, con llu­via o nie­ve…, pe­ro que siem­pre es cam­bian­te y que por ello no so­lo es ne­ce­sa­rio co­no­cer­se uno mis­mo, sino ser cons­cien­te de que en los pró­xi­mos me­ses o años ne­ce­si­ta­rás una se­rie de ca­pa­ci­da­des in­ter­nas di­fe­ren­tes a las que tie­nes aho­ra.

Por si fue­ra po­co, es una ma­ra­tón don­de el cir­cui­to pue­de cam­biar a me­dio ca­mino; por lo tan­to, es ne­ce­sa­rio te­ner una ca­pa­ci­dad de co­no­ci­mien­to in­terno y de reac­ción dis­tin­tas a las que pue­des en­con­trar en una ca­rre­ra nor­mal.

Cuan­do lle­ga­mos a los pos­tres, nos pre­gun­ta­mos si exis­tía al­gún lu­gar (cen­tro pro­fe­sio­nal, es­cue­la de ne­go­cios, etc.) don­de se im­par­tie­se es­te ti­po de pre­pa­ra­ción para la di­rec­ción; con­clui­mos que no.

E.E.: ¿De qué mo­do es­ta pre­pa­ra­ción tras­cien­de a la for­ma­ción ha­bi­tual de los di­rec­ti­vos?

X.C.: Para es­ta ma­ra­tón, no so­la­men­te hay que en­ten­der cuál es la téc­ni­ca del li­de­raz­go o te­ner la ca­pa­ci­dad de ex­pli­car lo que se sa­be del ne­go­cio, sino que ade­más hay que cui­dar­se y pre­pa­rar­se in­ter­na­men­te de una ma­ne­ra que va mu­cho más allá de la tra­di­cio­nal pre­pa­ra­ción del di­rec­ti­vo. Nues­tro plan­tea­mien­to tie­ne que ver tam­bién con la nu­tri­ción, con el de­por­te, con la ca­li­dad del sue­ño…, en de­fi­ni­ti­va, con to­do aque­llo ne­ce­sa­rio para que el ser un di­rec­ti­vo no aca­ba­se con un dis­tan­cia­mien­to de la fa­mi­lia, con un di­vor­cio, con una re­nun­cia por can­san­cio o, por qué no de­cir­lo, con un in­far­to; en de­fi­ni­ti­va, con una de­cep­ción por ha­ber si­do un di­rec­ti­vo.

Tras aquel al­muer­zo, em­pe­za­mos a desa­rro­llar es­te con­cep­to del li­de­raz­go, y ha­bla­mos, con­ven­ci­dos de que va­lía la pe­na, con Sal­va­dor Ale­many y con José Ma­ría Jor­dá, quien con­vo­có a la Co­mi­sión De­le­ga­da del Pa­tro­na­to de la Fun­da­ción CE­DE, con Fran­cis­co Be­lil, José Ig­na­cio Goi­ri­gol­za­rri, Am­pa­ro Mo­ra­le­da, Fer­nan­do Ruiz y John Scott, y nos pu­si­mos en mar­cha.

E.E.: ¿Si­gue sien­do im­pres­cin­di­ble una re­vi­sión de “los li­de­raz­gos” ac­tua­les (en un sen­ti­do am­plio: em­pre­sa­rial, so­cial, po­lí­ti­co, re­li­gio­so…)?

X.C.: Creo que hoy to­dos de­be­mos rea­li­zar el es­fuer­zo per­so­nal de lle­var el li­de­raz­go a un lis­tón más al­to res­pec­to al que te­nía­mos en el pa­sa­do. Es res­pon­sa­bi­li­dad de ca­da di­rec­ti­vo ha­cer una re­fle­xión pro­fun­da so­bre su es­ti­lo de li­de­raz­go, so­bre si son lí­de­res que acom­pa­ñan y ayu­dan a desa­rro­llar a los in­di­vi­duos; so­bre si úni­ca­men­te crean va­lor eco­nó­mi­co, o tam­bién va­lor so­cial. Es­ta es la fi­lo­so­fía que pro­mue­ve el ICLD.

Hay gen­te que pien­sa que es­tos plan­tea­mien­tos no son esen­cia­les, que lo más im­por­tan­te son los in­ver­so­res y los ac­cio­nis­tas, el ha­cer cre­cer la em­pre­sa y que la cuen­ta de re­sul­ta­dos fun­cio­ne, pe­ro –al mis­mo tiem­po– la ci­vi­li­za­ción

Es res­pon­sa­bi­li­dad de ca­da di­rec­ti­vo ha­cer una re­fle­xión pro­fun­da so­bre su es­ti­lo de li­de­raz­go, so­bre si acom­pa­ña y ayu­da a desa­rro­llar a los in­di­vi­duos, si crea va­lor so­cial o so­lo eco­nó­mi­co. Es­ta es la fi­lo­so­fía que pro­mue­ve el ICLD Xa­vier Coll

ac­tual es frá­gil. No­so­tros, y en ge­ne­ral las re­cien­tes ge­ne­ra­cio­nes de eu­ro­peos, he­mos vi­vi­do en la tran­qui­li­dad, sin pro­ble­mas so­cia­les que nos so­bre­pa­sen, pe­ro es­to, his­tó­ri­ca­men­te, es una ex­cep­ción que hay que pre­ser­var. Por lo tan­to, si en las or­ga­ni­za­cio­nes no hay un li­de­raz­go so­cial ver­da­de­ro, si no se desa­rro­llan los va­lo­res hu­ma­nos en los equi­pos, y a tra­vés de ellos se avan­za ha­cia el éxi­to, ve­re­mos có­mo nues­tra ci­vi­li­za­ción va, po­co a po­co, ba­jan­do el lis­tón.

E.E.: Pre­ci­sa­men­te, un de­ta­lle lla­ma­ti­vo de los cur­sos es que se ge­ne­ran equi­pos in­ter­dis­ci­pli­na­rios que, a pos­te­rio­ri, de­ben rea­li­zar y pre­sen­tar un tra­ba­jo en gru­po. ¿Qué ob­je­ti­vos per­si­gue es­ta ac­ti­vi­dad?

X.C.: En el fon­do, las em­pre­sas que tie­nen éxi­to son aque­llas que cuen­tan con gen­te que sa­be tra­ba­jar trans­ver­sal­men­te. En el pa­sa­do se de­cía que ha­bía que te­ner ca­pa­ci­dad de eje­cu­ción, de pla­ni­fi­ca­ción estratégica; aho­ra, para ser real­men­te efi­cien­te, no so­lo hay que tra­ba­jar en equi­po, sino ha­cer­lo trans­ver­sal­men­te.

Con es­te cur­so, que­re­mos que la gen­te en­tien­da que tra­ba­jar in­di­vi­dual­men­te no es su­fi­cien­te; que tra­ba­jar en equi­po tam­po­co es per se la cla­ve. Ha­ce fal­ta abrir­se a tra­ba­jar con otros ám­bi­tos que qui­zá no ten­gan na­da que ver con­ti­go. Por eso, creo que el po­der pro­mo­ver el con­tac­to en­tre per­so­nas de di­fe­ren­tes em­pre­sas y sec­to­res, ge­ne­ran­do un in­ter­cam­bio de ideas a tra­vés de un tra­ba­jo con­jun­to, apor­ta un va­lor de apren­di­za­je úni­co.

JOSÉ Mª JOR­DÁ, DI­REC­TOR GE­NE­RAL DE LA FUN­DA­CIÓN CE­DE

E.E.: ¿En qué mo­men­to las in­quie­tu­des de Xa­vier Coll y Antonio Ruiz Va in­ter­ac­túan con las de la Fun­da­ción CE­DE? JOSÉ MA­RÍA JOR­DÁ: Mien­tras que Antonio Ruiz Va –y tam­bién Da­vid Cua­dra­do– jun­to con Xa­vier Coll dis­cu­tían so­bre có­mo de­be­ría ser un cur­so de li­de­raz­go, y que se aca­bó por definir co­mo “li­de­raz­go trans­for­ma­cio­nal”, Isi­dro Fai­né, pre­si­den­te de la Fun­da­ción, ma­ni­fes­ta­ba reite­ra­da­men­te al­go que echa­ba en fal­ta en la for­ma­ción del di­rec­ti­vo, don­de prio­ri­ta­ria­men­te se en­se­ña a ges­tio­nar, pe­ro no a ejer­cer un li­de­raz­go res­pon­sa­ble, pla­ga­do de sen­si­bi­li­da­des en­dó­ge­nas y de otras en re­la­ción con el en­torno. Echa­ba de me­nos el aná­li­sis, en aquel mo­men­to, de de­ter­mi­na­das ac­tua­cio­nes en el mun­do em­pre­sa­rial que nos ha­bían lle­va­do a la si­tua­ción de cri­sis: el egoís­mo, el afán de po­der, etc.

Cuan­do crea­mos la Fun­da­ción CE­DE, te­nía­mos el con­ven­ci­mien­to –co­mo así re­zan sus es­ta­tu­tos– de que íba­mos a co­la­bo­rar en la for­ma­ción in­te­gral del di­rec­ti­vo que fue­se com­ple­men­ta­ria a la exis­ten­te, por­que la ca­li­dad de las es­cue­las de ne­go­cio en nues­tro país es de pri­mer ni­vel.

Por ello, se im­pli­có la Di­rec­ción de la Fun­da­ción CE­DE y si­guien­do es­te ob­je­ti­vo, lo que hi­ci­mos fue conjugar los de­ba­tes y las as­pi­ra­cio­nes de unos con la preo­cu­pa­ción y an­he­los de otros, para trans­for­mar es­tas ideas en al­go tan­gi­ble. Da­do que el pre­si­den­te ha­bía tras­la­da­do sus in­quie­tu­des en dis­tin­tas oca­sio­nes a es­cue­las de ne­go­cios sin en­con­trar una res­pues­ta cla­ra, de­ci­di­mos crear­la no­so­tros. Y esa fue una bue­na elec­ción, co­mo se ha de­mos­tra­do a tra­vés de diez edi­cio­nes y cin­co años de tra­ba­jo.

Par­tía­mos con un hán­di­cap, es de­cir, no es­tá­ba­mos arro­pa­dos por nin­gu­na ins­ti­tu­ción de pres­ti­gio aca­dé­mi­co; en to­do ca­so te­nía­mos el pres­ti­gio per­so­nal só­li­do de los pa­tro­nos, pe­ro con po­ca pro­yec­ción pú­bli­ca de la Fun­da­ción CE­DE, de re­cien­te crea­ción. Aun­que por su par­te CE­DE desa­rro­lla­ba su pa­pel en con­gre­sos y otras ac­ti­vi­da­des –pe­ro no me­dian­te un ejer­ci­cio prác­ti­co y de­fi­ni­do de en­se­ñan­za–, a la Fun­da­ción se le asig­nó ese rol de la for­ma­ción del di­rec­ti­vo.

La par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va de los pa­tro­nos de la Fun­da­ción CE­DE es un va­lor sin­gu­lar que no tie­ne nin­gu­na ofer­ta de for­ma­ción de las ins­ti­tu­cio­nes con­ven­cio­na­les José Mª Jor­dá

E.E.: A pe­sar de ese hán­di­cap, con­si­guie­ron ha­cer al­go di­fe­ren­cial. ¿Có­mo fue el pro­ce­so de de­fi­ni­ción del pro­yec­to? J.M.J.: Para ha­cer al­go dis­tin­to, ne­ce­si­tá­ba­mos la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va de aque­llos pa­tro­nos que con­for­ma­ban la en­ti­dad, pues era un va­lor sin­gu­lar que no tie­ne nin­gu­na es­cue­la. Co­mo mu­cho, al­gún miem­bro de nues­tro Pa­tro­na­to ha­brá rea­li­za­do la con­fe­ren­cia inau­gu­ral de un cur­so o la clau­su­ra de gra­dua­dos, pe­ro nun­ca, de una for­ma re­cu­rren­te, ha­bía im­par­ti­do dos ho­ras de cla­se en es­ta ma­te­ria. Creo que es­to ya mar­ca­ba una sin­gu­la­ri­dad y nos da­ba una sol­ven­cia de sa­li­da.

Con es­tas ideas cla­ras, em­pe­za­mos a dar for­ma y ges­tio­nar el mon­ta­je. En cua­tro me­ses, te­nía­mos or­ga­ni­za­da la pri­me­ra edi­ción y, aun­que en­ton­ces nos en­tró al­go de mie­do escénico e in­clu­so hu­bo una ten­ta­ción pru­den­te en de­mo­rar­lo, fi­nal­men­te nos de­ci­di­mos por co­men­zar en la pri­ma­ve­ra de ha­ce cin­co años, sin re­tra­so. Así ce­le­bra­mos la pri­me­ra edi­ción en la Uni­ver­si­dad Cor­po­ra­ti­va de Te­le­fó­ni­ca.

E.E.: ¿Có­mo se fue ge­ne­ran­do en las em­pre­sas el de­seo de par­ti­ci­par en los pro­gra­mas del ICLD?

J.M.J.: Es cier­to que para te­ner los pri­me­ros alum­nos con­ta­mos con la con­tri­bu­ción prin­ci­pal de em­pre­sas que, de al­gún mo­do, es­tán re­pre­sen­ta­das en el Pa­tro­na­to. Lue­go ya se ha abier­to pro­gre­si­va­men­te, por­que la va­lo­ra­ción del cur­so ha si­do muy al­ta y re­co­no­ci­da.

Nues­tra prio­ri­dad era dis­tin­guir­nos de los mo­de­los tra­za­dos por las es­cue­las de ne­go­cios, en las que mu­chos de los alum­nos han rea­li­za­do al­gún cur­so o pro­gra­ma so­bre li­de­raz­go, y ofre­cer una al­ter­na­ti­va di­fe­ren­cial para es­ta trans­for­ma­ción del lí­der en unos as­pec­tos muy sen­si­bles que no ha­bían tra­ta­do ni en sus ca­rre­ras uni­ver­si­ta­rias ni en las es­cue­las.

Nues­tro pro­gra­ma es, por de­fi­ni­ción, du­ro en cuan­to a agen­da, por­que un cur­so de 7:30 a 23:30, con muy po­cas ho­ras de des­can­so, lo es; pe­ro tam­bién tra­ta­mos más allá del equi­li­brio fí­si­co, el cui­da­do per­so­nal, la ali­men­ta­ción, la ges­tión del es­trés... La agen­da es muy in­ten­sa y con­cen­tra­da –y al fi­nal es en es­te úni­co pun­to don­de los alum­nos nos han “cas­ti­ga­do” en la va­lo­ra­ción–, pe­ro hay que apro­ve­char al má­xi­mo el pri­vi­le­gio de es­tar una se­ma­na “ais­la­dos” del queha­cer ha­bi­tual por el que las em­pre­sas pa­gan.

E.E.: Con es­ta edi­ción, han pa­sa­do por el ICLD 319 alum­nos de 49 em­pre­sas, de las cua­les so­lo 14 es­tán re­pre­sen­ta­das en el Pa­tro­na­to. Es de­cir, ha­béis al­can­za­do ya una ma­du­rez y una gran ca­pa­ci­dad para va­lo­rar el in­te­rés que exis­te por es­ta ex­pe­rien­cia. ¿Có­mo ve el fu­tu­ro de es­tos cur­sos? J.M.J.: Hay una cues­tión de via­bi­li­dad en cuan­to a ofer­ta, y que cons­te –y es al­go que me to­ca muy di­rec­ta­men­te– la im­por­tan­cia de que las diez edi­cio­nes ha­yan te­ni­do un pa­tro­ci­na­dor. Di­cho de otra ma­ne­ra, ca­da edi­ción ha to­ma­do su pro­pio nom­bre de­ri­va­do del “an­fi­trión”, por­que los cos­tes de ma­nu­ten­ción y es­tan­cia co­rren a car­go de ese pa­tro­ci­na­dor, lo cual nos per­mi­te aqui­la­tar el cos­te de la ins­crip­ción.

Pró­xi­ma­men­te, da­da la ma­du­rez y no­to­rie­dad ad­qui­ri­da por el pro­gra­ma, se po­drá pres­cin­dir del pa­tro­ci­nio y to­do se re­per­cu­ti­rá en la ma­trí­cu­la. In­clu­so en ese ca­so, en com­pa­ra­ción con ho­ras lec­ti­vas y con la pro­pia ca­li­dad del cur­so, es­ta­ría­mos en un pre­cio de mer­ca­do más que com­pe­ti­ti­vo, tal y co­mo lo ra­zo­nó el Pa­tro­na­to en la úl­ti­ma reunión. En es­te sen­ti­do, es­ta­mos en un mo­men­to de aná­li­sis de ex­pec­ta­ti­vas de ca­ra al 2017.

En cuan­to a los con­te­ni­dos, di­ría que he­mos apli­ca­do un per­fec­cio­na­mien­to cons­tan­te y una op­ti­mi­za­ción glo­bal, pe­ro siem­pre he­mos de pen­sar que hay un es­pa­cio de me­jo­ra. Al res­pec­to de es­ta par­te aca­dé­mi­ca, ten­dre­mos una reunión jun­to con la par­te ges­to­ra para ana­li­zar có­mo op­ti­mi­zar el pro­gra­ma, aun­que la va­lo­ra­ción de los alum­nos es tan po­si­ti­va, que tam­po­co re­quie­re ha­cer gran­des cam­bios. Nos sa­tis­fa­ce enor­me­men­te com­pro­bar có­mo cuan­do se les pre­gun­ta al fi­nal del cur­so si lo re­co­men­da­rían, la res­pues­ta siem­pre es de cin­co so­bre cin­co. Es de­cir, no hay na­die que no re­co­mien­de ha­cer es­te cur­so. A ve­ces hay opi­nio­nes fi­na­les que co­men­tan que se­ría bueno que se ex­ten­die­se a to­da su or­ga­ni­za­ción, su­pe­rio­res in­clui­dos. Tam­bién he­mos te­ni­do pro­pues­tas de pro­gra­mas in-com­pany, etc., pe­ro no pre­ten­de­mos ser una es­cue­la. Ofre­ce­mos un pro­gra­ma que aca­ba cuan­do los alum­nos pre­sen­tan su ca­so (un tra­ba­jo en equi­po) al ca­bo de tres me­ses de ha­ber con­clui­do el cur­so.

Nues­tra prio­ri­dad era ofre­cer una al­ter­na­ti­va di­fe­ren­cial para es­ta trans­for­ma­ción del lí­der en unos as­pec­tos muy sen­si­bles que no ha­bían tra­ta­do ni en sus ca­rre­ras uni­ver­si­ta­rias ni en las es­cue­las de ne­go­cios José Mª Jor­dá

E.E.: Des­pués de diez edi­cio­nes, ¿de qué se sien­te más or­gu­llo­so?

J.M.J.: Más que or­gu­llo­so, di­ría que lo que más sa­tis­fac­ción me pro­du­ce es, in­du­da­ble­men­te, la res­pues­ta y la opi­nión de los alum­nos. Es de­cir, no creo que ha­ya na­da más gra­ti­fi­can­te que cuan­do, tan­to por con­te­ni­do (res­pon­sa­bi­li­dad del di­rec­tor aca­dé­mi­co y su equi­po) co­mo por la or­ga­ni­za­ción (la flui­dez, la an­ti­ci­pa­ción, el ri­gor, el pre­su­pues­to y re­sul­ta­do, así co­mo el ex­tre­mo cui­da­do en to­do lo que con­cier­ne a una es­tan­cia), los alum­nos nos di­cen que es­ta ha si­do la me­jor ex­pe­rien­cia for­ma­ti­va de su vi­da pro­fe­sio­nal. Im­pac­ta aún más cuan­do se es al­guien que an­te­rior­men­te no se

ha­bía de­di­ca­do a te­mas for­ma­ti­vos; he si­do un ges­tor, pe­ro es­te pro­yec­to me ha apor­ta­do un gra­do de sa­tis­fac­ción nun­ca an­tes ex­pe­ri­men­ta­do. Mi vi­da pro­fe­sio­nal se cen­tra en la im­por­tan­cia de la exi­gen­cia y la cons­tan­cia, al­go apren­di­do a lo lar­go de 24 años con Isi­dro Fai­né, quien va­lo­ra el com­pro­mi­so y el man­te­ner en el tiem­po cual­quier nue­vo pro­yec­to que ha­ya­mos crea­do, de la ín­do­le que fue­ra. Aho­ra ha­bla­mos de cin­co años con es­te pro­gra­ma, pe­ro no po­de­mos ol­vi­dar que tam­bién es­ta­mos ce­le­bran­do dos dé­ca­das de exis­ten­cia de CE­DE.

ANTONIO RUIZ VA, DI­REC­TOR ACA­DÉ­MI­CO DEL ICLD

E.E.: El má­xi­mo co­mún de­no­mi­na­dor de la opi­nión de los alum­nos di­rec­ti­vos so­bre es­te cur­so es su ido­nei­dad. ¿Ba­jo qué pa­rá­me­tros lo ha­béis en­cua­dra­do, para con­se­guir esa acep­ta­ción de per­so­nas exi­gen­tes, con cier­ta ex­pe­rien­cia en la di­rec­ción?

ANTONIO RUIZ VA: Aquí hay una es­pe­cie de mez­cla –yo di­ría que fi­nal­men­te bri­llan­te– por la ex­pe­rien­cia vi­vi­da por ca­da uno de los in­duc­to­res del pro­yec­to, tan­to por par­te de José Ma­ría Jor­dá y Xa­vier Coll, co­mo de Da­vid Cua­dra­do (fue, con­mi­go, for­ma­dor y pro­fe­sor en el IDEC de la Pom­peu Fa­bra). A lo lar­go de los úl­ti­mos años, he­mos man­te­ni­do la ne­ce­si­dad de crear al­gún ti­po de ins­ti­tu­ción con pro­gra­mas de for­ma­ción no­to­ria­men­te di­fe­ren­tes a las pro­pues­tas de li­de­raz­go ha­bi­tua­les, no so­lo es­pa­ño­las sino in­ter­na­cio­na­les.

To­dos no­so­tros sos­te­nía­mos que, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, se ne­ce­si­ta­ba una com­bi­na­ción de hu­ma­nis­mo y mo­de­los de re­la­ción en­tre las per­so­nas, al­go no ha­bi­tual en las ofer­tas de for­ma­ción de las ins­ti­tu­cio­nes con­ven­cio­na­les.

Ese fue el ger­men del ICLD; un pro­yec­to que in­clu­ye­se pro­gra­mas de desa­rro­llo del li­de­raz­go para dis­tin­tos ni­ve­les de per­so­nas que re­qui­rie­sen una re­vi­sión o ac­tua­li­za­ción de sus pau­tas de com­por­ta­mien­to, de sus há­bi­tos de re­la­ción –o de di­rec­ción– con otras per­so­nas, en cual­quier ti­po de or­ga­ni­za­ción.

El pri­mer di­se­ño pues­to en mar­cha (don­de se plan­tea­ron ori­gi­nal­men­te tres ni­ve­les: CEOs, Co­mi­té de Di­rec­ción y di­rec­ti­vos con ex­pe­rien­cia) de­bía co­men­zar ob­via­men­te des­de aba­jo: el ter­cer ni­vel, y es so­bre el que he­mos ac­tua­do: al­tos di­rec­ti­vos de gran­des em­pre­sas.

El cur­so pre­ten­de sa­car­les de su ac­ti­vi­dad co­ti­dia­na para ha­cer­les re­fle­xio­nar so­bre dos co­sas prin­ci­pa­les: ser más efi­cien­tes y me­jo­rar la re­la­ción con los su­bor­di­na­dos, con los su­pe­rio­res y con sus pa­res, pe­ro para con­se­guir eso pri­me­ro hay que ser ca­pa­ces de re­la­cio­nar­se me­jor con uno mis­mo.

No es po­si­ble que los al­tos di­rec­ti­vos de es­te país no ha­yan erra­do. Aquí se sien­ten li­bres de ex­pli­car sus fa­llos, y de ello, y de pri­me­ra mano, apren­den los alum­nos Antonio Ruiz Va

E.E.: ¿Có­mo fue el di­se­ño del pri­mer pro­gra­ma?

A.R.V.: Hay que te­ner en cuen­ta que la in­men­sa ma­yo­ría de nues­tros alum­nos han es­ta­do en las me­jo­res es­cue­las de ne­go­cios y son unos gran­des pro­fe­sio­na­les de la ges­tión, pe­ro en los mo­de­los de re­la­ción he­mos iden­ti­fi­ca­do –y ellos mis­mos lo re­co­no­cen– al­gu­nas au­sen­cias y pro­ble­mas se­rios.

Por eso, el pro­gra­ma in­clu­ye des­de há­bi­tos de vi­da sa­lu­da­ble –con gran­des pro­fe­sio­na­les de la ali­men­ta­ción, la edu­ca­ción fí­si­ca y la psi­co­lo­gía po­si­ti­va– has­ta in­ter­ven­cio­nes so­bre fi­lo­so­fía, an­tro­po­lo­gía, o co­lo­quios que ver­san so­bre la cien­cia, la mú­si­ca, el ar­te o el fu­tu­ro. To­do eso, gran cóc­tel in­te­lec­tual, mo­vi­li­za las con­cien­cias, ya que na­die es ca­paz de cam­biar su pau­ta de com­por­ta­mien­to ha­cia fue­ra, si an­tes no es cons­cien­te de lo que ne­ce­si­ta in­ter­na­men­te para afron­tar un cam­bio.

Con­ven­ci­dos de lo ex­pues­to, di­se­ña­mos un pri­mer cur­so pi­lo­to (ju­nio de 2012, pri­me­ra edi­ción pa­tro­ci­na­da por Te­le­fó­ni­ca). Aho­ra, no­viem­bre de 2016, aca­ba­mos de con­cluir la 10ª edi­ción pa­tro­ci­na­da por Ban­kia. Si bien am­bas se pa­re­ce bas­tan­te for­mal­men­te, hay mu­chas di­fe­ren­cias en los in­gre­dien­tes y con­te­ni­dos.

E.E.: ¿Có­mo han ido evo­lu­cio­nan­do los cur­sos ICLD?

A lo lar­go de las con­vo­ca­to­rias, he­mos uti­li­za­do al­go tan sen­ci­llo co­mo es pre­gun­tar sis­te­má­ti­ca­men­te a nues­tros “clien­tes”, es de­cir, a los alum­nos di­rec­ti­vos, qué les ha­bía pa­re­ci­do el día y lue­go la se­ma­na, qué co­sas cam­bia­rían y, na­tu­ral­men­te, obra­mos en con­se­cuen­cia. He­mos ido mo­di­fi­can­do aque­llo que nos pa­re­ce que tie­ne mu­cho sen­ti­do, y creo que he­mos ido ob­te­nien­do unos re­sul­ta­dos, en tér­mi­nos de sa­tis­fac­ción, muy no­ta­bles y cre­cien­tes. Di­ría que es­ta­mos or­gu­llo­sos y sa­tis­fe­chos de que es­ta úl­ti­ma edi­ción ha­ya col­ma­do las ex­pec­ta­ti­vas y as­pi­ra­cio­nes de los alum­nos, que lle­gan al cur­so un do­min­go a mi­tad de la tar­de, pre­gun­tán­do­se qué ha­cen ahí, pues han te­ni­do que de­jar su fa­mi­lia, sus ta­reas y una se­ma­na con mu­cho tra­ba­jo por de­lan­te para es­tar con per­so­nas a las que no co­no­cen.

Al fi­nal, ese pro­ce­so de ir ga­nan­do la con­fian­za es una cues­tión de equi­po, de es­cu­char a per­so­nas de al­tí­si­mo ni­vel, con­sa­gra­das y sú­per co­no­ci­das, pe­ro tam­bién de prac­ti­car las re­la­cio­nes a tra­vés de unos for­ma­tos y unos mo­de­los pro­pios que he­mos en­sa­ya­do, me­jo­ra­do y que, para mu­chos, su­po­nen un des­cu­bri­mien­to ab­so­lu­ta­men­te no­ta­ble so­bre có­mo tra­ba­jar en gru­po de una ma­ne­ra di­fe­ren­te a lo que ha­bían he­cho has­ta aho­ra.

E.E.: ¿Có­mo se lo­gra rom­per esas ba­rre­ras de in­ti­mi­dad y con­fian­za en un pe­rio­do tan cor­to en­tre per­so­nas con tan­to ni­vel de es­trés, res­pon­sa­bi­li­dad y al­to ni­vel in­te­lec­tual? A.R.V.: En­fren­tán­do­se a las creen­cias li­mi­ta­do­ras. Pue­de pa­re­cer sor­pren­den­te e in­clu­so nos sor­pren­dió a no­so­tros mis­mos. To­dos las te­ne­mos, in­clu­so las or­ga­ni­za­cio­nes en su con­jun­to. En­fren­tar­se a ellas a tra­vés de ac­ti­vi­da­des que, ade­más de en­tre­te­ni­das, se tra­ba­jan en equi­po, es al­go nue­vo para los alum­nos. Los equi­pos se di­se­ñan de una ma­ne­ra ab­so­lu­ta­men­te ba­lan­cea­da y com­ple­men­ta­ria. Pre­via­men­te se han es­tu­dia­do las per­so­na­li­da­des y las ac­ti­tu­des de ca­da miem­bro y se con­fi­gu­ran gru­pos con una po­ten­cia ex­tra­or­di­na­ria.

An­te cier­tos di­le­mas que se les pro­po­nen, el 100% de los alum­nos nos trans­mi­ten lo irrea­li­za­ble de los mis­mos, ma­ni­fes­tan­do una creen­cia li­mi­ta­do­ra. Pe­ro cuan­do les fa­ci­li­tas y ex­pli­cas la me­to­do­lo­gía para afron­tar si­tua­cio­nes de es­te es­ti­lo, po­co a po­co se dan cuen­ta de que, pri­me­ro, hay que re­co­no­cer que ca­da uno es pro­pie­ta­rio de creen­cias li­mi­ta­do­ras, y se­gun­do, hay que iden­ti­fi­car­las para com­ba­tir­las y su­pe­rar­las.

Es­te es el pro­ce­so, pe­ro son ellos mis­mos quie­nes de­ben ha­cer es­te ejer­ci­cio teó­ri­co-prác­ti­co. Por eso les re­ta­mos a mi­rar­se y a mi­rar lo que ha­cen los de­más, co­mo si de las cé­lu­las es­pe­jo se tra­ta­ra. De pron­to pa­san de ser di­rec­ti­vos con va­rios (a ve­ces cien­tos y mi­les) co­la­bo­ra­do­res a su car­go, a es­tar en un equi­po de 8 o 9 per­so­nas –más o me­nos de su mis­mo ni­vel in­te­lec­tual, aun­que de dis­tin­ta pro­ce­den­cia, co­no­ci­mien­to y de­di­ca­cio­nes–, uni­das para con­se­guir al­go con­cre­to. Se tra­ta de una for­ma de tra­ba­jar po­co fre­cuen­te en las or­ga­ni­za­cio­nes, y ahí na­ce la me­di­ta­ción acer­ca de sus pau­tas de com­por­ta­mien­to ha­bi­tua­les.

Con­ta­mos con pro­fe­sio­na­les del coaching (one to one), que apli­can di­ná­mi­cas gru­pa­les y mo­de­los de trans­for­ma­ción per­so­na­les y gru­pa­les. Nues­tras pro­fe­sio­na­les es­pe­cia­li­za­das se de­di­can a tra­ba­jar con ellos non stop, al­go no­ve­do­so para los alum­nos, nun­ca en­fren­ta­dos a es­ta te­si­tu­ra (y así nos lo con­fir­man al fi­nal del pro­gra­ma).

Tras to­da es­ta se­ma­na de tra­ba­jo es cuan­do se re­co­no­cen en con­di­cio­nes de ini­ciar un pro­ce­so de trans­for­ma­ción. Es­ta pri­me­ra se­ma­na del pro­gra­ma es para aler­tar­los y lla­mar­les la aten­ción, “sa­cu­dir­los” –por así de­cir­lo–, y ad­ver­tir­les de que lo pue­den ha­cer me­jor, y que ade­más les va­mos a dar las he­rra­mien­tas para con­se­guir­lo. Es un pri­mer pa­so de un ca­mino, eso sí, un pri­mer pa­so efec­ti­vo.

El pro­gra­ma tam­bién in­clu­ye des­de há­bi­tos de vi­da sa­lu­da­ble –con gran­des pro­fe­sio­na­les de la ali­men­ta­ción, la edu­ca­ción fí­si­ca y la psi­co­lo­gía po­si­ti­va– has­ta in­ter­ven­cio­nes so­bre fi­lo­so­fía, an­tro­po­lo­gía, cien­cia, mú­si­ca, ar­te o el fu­tu­ro

Antonio Ruiz Va

E.E.: ¿Qué su­ce­de des­pués de esa se­ma­na in­ten­sa de re­clu­sión?

A.R.V.: Tie­nen que ha­cer unos tra­ba­jos en equi­po. En ese mo­men­to ya es­tán en si­tua­cio­nes di­ver­sas y lu­ga­res dis­tin­tos pe­ro

si­guen en­gar­zan­do la in­ter­ac­ción pro­fun­da ini­cia­da du­ran­te la se­ma­na del cur­so. Nos cons­ta que des­pués si­guen cons­tru­yen­do una au­tén­ti­ca ur­dim­bre que, in­clu­so cuan­do han pa­sa­do años en al­gu­nos ca­sos, es muy di­fí­cil de des­ha­cer: se cum­ple así uno de los ob­je­ti­vos del pro­gra­ma: es­ta­ble­cer re­la­cio­nes en­tre al­tos di­rec­ti­vos de gran­des em­pre­sas, de una ex­tra­or­di­na­ria uti­li­dad para ellos, tan­to per­so­nal­men­te co­mo para el fu­tu­ro de sus pro­pias or­ga­ni­za­cio­nes.

Para no­so­tros, es­to ha si­do un pro­ce­so de prue­ba y error. Es­ta­mos siem­pre en un pro­ce­so de me­jo­ra con­ti­nua, siem­pre in­tro­du­cien­do ele­men­tos que apren­de­mos en el ca­mino, gra­cias a un equi­po ab­so­lu­ta­men­te di­ná­mi­co; eso se re­fle­ja en los pro­gra­mas, ha­bien­do ob­te­ni­do es­ta úl­ti­ma edi­ción Ban­kia las me­jo­res va­lo­ra­cio­nes en su con­jun­to… has­ta aho­ra.

En el cur­so y ade­más de los de­ba­tes so­bre li­de­raz­go de la mano de los gran­des al­tos di­rec­ti­vos, tam­bién par­ti­ci­pan po­nen­tes de dis­ci­pli­nas me­nos con­ven­cio­na­les: des­de un ge­ne­ral del ejér­ci­to que ha di­ri­gi­do la Aca­de­mia de Za­ra­go­za (y ha ido al Polo Norte an­dan­do), que ha­bla de la re­si­lien­cia, has­ta un pa­leon­tó­lo­go –del equi­po ori­gi­nal de Ata­puer­ca– que nos ex­pli­ca su vi­sión so­bre el ori­gen del li­de­raz­go. Es­te con­jun­to de in­puts in­te­lec­tua­les, que in­flu­yen en la per­so­na a lo lar­go de esa pri­me­ra se­ma­na, ha­cen que fi­nal­men­te los alum­nos di­rec­ti­vos ex­pe­ri­men­ta­dos de­cla­ren ha­ber vi­vi­do un au­tén­ti­co pro­ce­so de trans­for­ma­ción.

Las em­pre­sas que nos en­vían sus alum­nos ha­cen una se­lec­ción ex­ce­len­te, man­dan­do a aque­llos que van a pa­sar a po­si­cio­nes de ma­yor ni­vel de di­rec­ción

Antonio Ruiz Va

E.E.: En es­ta dé­ci­ma edi­ción, han re­pe­ti­do co­mo po­nen­tes mu­chos al­tos di­rec­ti­vos, lo cual re­sul­ta cu­rio­so te­nien­do en cuen­ta la com­ple­ji­dad de sus agen­das. ¿Có­mo es po­si­ble que, de una for­ma con­ti­nua­da, la ma­yo­ría de­ci­da se­guir en­tre­gan­do su tiem­po a es­tos cur­sos que so­lo tie­nen 35 alum­nos?

A.R.V.: Es una com­bi­na­ción de fac­to­res, de en­tre los que des­ta­ca la res­pon­sa­bi­li­dad que ellos sien­ten acer­ca de su fun­ción. Des­de su fun­ción di­rec­ti­va co­mo CEO o pre­si­den­te no sue­len po­der sen­tar­se tran­qui­la­men­te y po­ner­se a dis­po­si­ción de unos “alum­nos”, di­rec­ti­vos de otras or­ga­ni­za­cio­nes, y en­fren­tar­se a un ti­po de pre­gun­tas que no sue­len sur­gir en su en­torno. Les gus­tan (con­fie­san que dis­fru­tan) las pre­gun­tas que en nin­gún otro si­tio se les for­mu­la­ría. Tam­bién es­tán de­sean­do ve­nir, por­que se van a en­fren­tar a es­pe­jos dis­tin­tos que re­fle­jan lo que su­ce­de en otras com­pa­ñías, to­do ello en un en­torno don­de tie­nen la opor­tu­ni­dad de co­mer o ce­nar con los alum­nos, de char­lar, pa­sear... Es­to no ocu­rre en sus em­pre­sas.

Otro as­pec­to esen­cial es que, so­bre to­do, par­ti­ci­pan en los cur­sos para con­tar lo que les ha su­ce­di­do en la vi­da y qué ba­rre­ras han te­ni­do que ven­cer para lle­gar don­de es­tán. Les exi­gi­mos –y lo di­go cla­ra­men­te– que cuen­ten dón­de se han equi­vo­ca­do, dón­de han co­me­ti­do erro­res, por­que de lo con­tra­rio no son creí­bles. No es po­si­ble que los al­tos di­rec­ti­vos de es­te país no ha­yan erra­do. Aquí se sien­ten li­bres de ex­pli­car sus fa­llos, al­go que tam­po­co en sus pro­pias or­ga­ni­za­cio­nes es fá­cil que su­ce­da, y de ello, y de pri­me­ra mano, apren­den los alum­nos. E.E.: Tam­bién es di­fe­ren­cial el ti­po de per­so­na­jes que han pa­sa­do por el cur­so, más allá de los di­rec­ti­vos, pues es un con­ti­nuo ir y ve­nir de per­so­nas que tie­nen un tre­men­do res­pe­to en sus áreas (án­gel Ga­bi­lon­do, Ma­rio Alon­so Puig, Ig­na­cio Martínez Men­di­zá­bal, Fer­nan­do Trías de Bes, el ge­ne­ral Fran­cis­co Gan…) y el de­no­mi­na­dor co­mún es que prác­ti­ca­men­te to­dos lo ha­cen co­bran­do muy por de­ba­jo de su ca­ché, o in­clu­so de for­ma gra­tui­ta. ¿Por qué desean ellos par­ti­ci­par?

A.R.V.: Yo creo que hay un do­ble efec­to que a mí me gus­ta lla­mar de “eli­tis­mo po­si­ti­vo”, es de­cir, sen­tir­se pro­fe­sor o po­nen­te de es­ta ins­ti­tu­ción es al­go que bas­tan­tes de ellos in­clu­yen en sus pro­pios CV; ade­más sa­ben que se van a en­con­trar con un alum­na­do ex­qui­si­to. Aquí el equi­li­brio es im­pres­cin­di­ble y cla­rí­si­mo, no ha­ría­mos na­da te­nien­do un pro­fe­so­ra­do ex­ce­len­te si tu­vié­se­mos un alum­na­do que no es­tá a su altura. Y vi­ce­ver­sa.

Las em­pre­sas que nos en­vían sus alum­nos ha­cen una se­lec­ción ex­ce­len­te, man­dan­do a aque­llos que van a pa­sar a po­si­cio­nes de ma­yor ni­vel de di­rec­ción; por lo tan­to, es­tán ter­mi­nan­do de pre­pa­rar­les para las po­si­cio­nes má­xi­mas de li­de­raz­go. Ex­ce­len­cia a am­bos la­dos de la ecua­ción n

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.